miércoles, 31 de marzo de 2010

¿Semana... Santa?

A lo mejor esto que voy a decir es una perogrullada, pero la Semana Santa sólo es santa para quien crea en los santos. Esto tiene mucha más miga de lo que parece. En primer lugar, puede seguir siendo santa por mucho que los incrédulos no lo vean así, y viveversa: puede ser no santa se pongan como se pongan los creyentes. Yo veo dos opciones:

1. Que los creyentes estén en lo cierto, y entonces sí sería santa.

2. Que los creyentes se equivoquen, y entonces no sería santa, aunque para el caso es lo mismo: la fe inquebrantable nunca les haría cambiar de opinión.

Al final siempre ganan los creyentes, que se quedan con su Semana Santa, y los agnósticos nos quedamos un poco puteados, que si sí que si no, aunque al que de verdad tenga dos dedos de frente le debe importar un pimiento la santidad de la semana en cuestión. Lo que importa es la fiesta, la celebración, las vacaciones.

En resumen: lo dejamos como está: SEMANA SANTA, con todas las letras. Y ahora, ¡a la calle a ver los pasos!... ¡o a la playa!... ¡o a escribir en el blog!

Yo me quedo en Alájar.

15 comentarios:

mangeles dijo...

Pues creo yo, que en ningún caso una Semana, puede ser santa. La cualidad de Santo/a, solo lo tienen las personas y católicas.

Useasé, Ridao...que se pongan como se pongan, los creyentes, los agnosticos, y los ateos....la Semana, con sus siete días correspondientes, de "Santa" nada.

Besitos.

Pd.: Yo voy a ver la "Madrugá", o hasta que aguante, en un enlace del Canal 10 que me ha pasado el Juanma.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Tienes más razón que un santo, tocayo. Un abrazo.

Fernando Moral dijo...

Error de base en el razonamiento: la semana santa no es de los creyentes. Si me apuras, yo diría que ni la mitad de los que disfrutan con ella lo son. He dicho.

Un abrazo cirial y tal.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Pues yo voy a tener que darle la razón a Fernando, mal que me pese. Reducir la Semana Santa a los creyentes es obviar gran parte de la complejidad y el encanto de la celebración. Familia, tradición, historia, rito, amistad, estética... son muchos los factores que intervienen. Incluso la fe. No te digo más.
Un abrazo semanasantero.

Liliana G. dijo...

Por aquí la tenemos un poco más clara si se quiere, es decir, los ritos están relegados a la iglesia, no existen hermandades y las procesiones no tienen las galas que tienen las Españolas. La mayoría de nosotros (por no decir todos), esperamos Semana Santa para tomarnos un fin de semana largo y de descanso.
Los lugares turísticos están a reventar, y la parafernalia que se comercia, bate récords...

Besazos, Ridao.

¿Me extrañaste? Tengo muuuuucho trabajo y no puedo bloguear cuando quiero... snif snif

Cita dijo...

O a rebuscar los cojones! o a pintar al habitación! jejeje
me alegra volvera leerte ahora que vuelvo a pasear por aqui

Muchos besos!!

Cita

Cita dijo...

Me pongo muy seria para asegurar y jurar si es necesario que no queria poner cojones, rectifico.
CAJONES...

Parece un chiste malo y viejo pero ha sido una errata real. Mil perdones!

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
A riesgo de que me tilden de yo qué sé qué, estoy ya de nazarenos, de penitentes, de pasos, de cofradías y de los señores ésos que se dan latigazos o se clavan púas de verdad... hasta más de allá del capirote.
¡Y encima me da rabia que nunca salgan en el telediario las procesiones de Murcia!
Si tú estás en Alájar, nosotros nos vamos mañana a Alcalá del Júcar! (Te convido a una cerveza si te presentas allí y me reconoces).
Salu2.

Alejandro dijo...

No pasaba para opinar sino para advertir.

Estimada Cita: te aconsejo que nunca acabes un comentario en este Santo Blog con una palabra que termine en ones.

No vayáis a decirme después que no estábais avisados.

El alegre "opinador" dijo...

Al final, a todo el mundo le viene bien una semanita de vacaciones (sea santa o no). Los creyentes la vivimos de una manera y los no creyentes de otra. Cada uno a lo suyo, y todos tan contentos con los días de descanso. Disfruta en Alajar.
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Muy lúcida, mangeles. Toda la razón: ¿cómo va a ser santa una semana?

Como lo que soy, tocayo, o eso me dicen...

Fernando y Juan Antonio: yo no he dicho que sea de los creyentes, cagüendiez, sino que ellos son los que la consideran "santa" con todo lo que ello conlleva. Disfrutarla, la puede disfrutar todo el mundo.

Abrazos cagüendieceros.

José Miguel Ridao dijo...

Vosotros sí que lo tenéis claro allí, Liliana. Desde luego es lo mejor para evitar malentendidos. Ya te echo de menos, pero tú a tu ritmo, cómo te voy a pedir nada si lo das todo.

Bienvenida de nuevo, Cita, menuda rentrée. Lo de rebuscar los cojones es de antología, y lo arreglas en el siguiente comentario terminándolo en "perdones". Por esta vez lo dejaré pasar...

Me pilla muy lejos Alcalá del Júcar, Dyhego, pero creo que te reconocería por la cámara de fotos.

Abrazos rebuscacojoneros.

José Miguel Ridao dijo...

Angelica, Álex. Ten en cuenta que no es de aquí...

Pues sí, Alegre. Lo suyo es repartirse, aunque como hay gente pa to al final todo está masificado (menos Alájar). Disfruta tú también.

Abrazos.

Mery dijo...

En mi caso he pasado unas cuantas Semanas Santas en diferentes ambientes: en Madrid, en un pueblo segoviano, en Marbella, en la sierra... y siempre he notado un algo tristón en el ambiente, sea donde fuere.
Imagino que no nos podemos librar de lo que es esta Semana, lo que se rememora en ella: un drama de vida. Quizás nos recuerda que nuestra propia vida es eso: a veces drama, a veces fiesta.

Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Qué comentario tan acertado. Es verdad, nos recuerda el drama de la vida, por encima del drama de la Pasión.

Un beso.