jueves, 23 de septiembre de 2010

Blasfemias saludables


Llevo un tiempo dando vueltas a eso de las religiones (tranquilos, que hoy dejo descansar a la saudade), y es que no termino de verlo claro. Hasta me he tenido que levantar de la cama para contarlo; si no, reviento. Que nadie se me ofenda, pero eso de que hace mucho tiempo nació un mesías para salvarnos habría que verlo. Y me da igual que esté escrito en la Biblia, por mí como si estuviera en el BOE, que no, que no me lo creo. Y lo de que resucitara y subiera al cielo y tal... ¿quién lo dice? ¿Los evangelistas? Y qué iban a decir ellos, si estaban compraos... Y después está lo más gordo: adorar a unos muñecos de madera, con todos mis respetos, y besarles y llevarlos a cuestas. Sé que me van a matar mis amigos cofrades, pero yo, quitando la estética, lo veo una jartá extraño, a veces me da hasta yuyu. De reliquias ya ni hablamos, y a las misas se va como a los mítines, con todos mis respetos de nuevo (para los de las misas, no para los de los mítines). Y fueraparte de todas esas cosas materiales, la parte espiritual tampoco me acaba de convencer. ¿Qué es eso del Espíritu Santo? Dicen que se puede ir al cielo o al infierno. ¿Y cuál de los dos sitios es mejor? Por no hablar de los pecados, que hay algunos que más que pecados parecen obras de buena voluntad. Y bla bla bla... todas las religiones nos dicen lo que tenemos que hacer y cómo. Lo que quieren es controlar nuestras vidas, coño, ¿o es que no lo veis? Porque si nos pasamos a Mahoma la cosa se pone más fea, y supongo que los animistas africanos muy libres no son. No estoy diciendo que sean opio ni nada por el estilo, es simplemente que no lo comprendo, lo veo sospechoso, me huele a chamusquina. Y ya me callo y me acuesto que bastante he blasfemado por hoy, y como me lea mi madre no me deja entrar más en su casa. Con Dios, nunca peor dicho.


P.S. Y que nadie me diga que no tengo fe, que le quito la fe de una hostia, con perdón.

P.P.S. No me toméis demasiado en serio (en la forma, en el fondo sí).

25 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Pues soy capaz hasta de entenderte.
Lo que pasa es que tenemos un carajal impresionante.Hemos confundido religión con cultura, clero con "dioses", fe con fetichismo y así podríamos seguir.
Al final me da igual como se llame: religión, ética, ley de vida pero en algo tenemos que basar nuestro comportamiento en este tránsito.
La FE de todas formas es un don de Dios, y si no te la ha concedido por mucho que la busques no la encuentras.
Limítate a ser buena gente y verás como un día podrás gozar del Reino del Padre sin preocuparte de más nada.
Saludos.
P.E. Por cierto: allí me han dicho que hay unos cuantos que hacen unos Aikus del carajo.

Sara dijo...

Seguro que hoy has dormido como un bendito; un poco de blasfemia diaria nunca viene mal! Aunque si vamos a hablar de "control" yo creo que tendríamos que ponernos a mirar hacía otro(s) lado(s)...PD: Me gusta la idea de un cielo de haikus, voy a ver cómo puedo agenciarme uno de esos pasaportes! :-)

maile dijo...

Supongo que son cuestiones que todos nos hemos planteado en algun momento (o cada dos por tres) y que cavilando, o dejando de hacerlo, nos llevan a conclusiones diferentes.
Pero si. Mejor sera que no salga de su casa en unos dias si sus amigos cofrades leen esto. Seguro que matarle no, pero se la van a liar.

Saludos señor Ridao.

L.N.J. dijo...

José Miguel, estoy totalmente de acuerdo contigo. Lo que ocurre es que al ser humano le gusta tener siempre a alguien por encima de él que le controle lo que hace mal y bien, y quién inventó a un sólo dios, los demás se encargaron de patentar miles de ellos.

... Y bla, bla, bla...

Habría mucho que hablar, besos.

Ramón Simón dijo...

José Miguel , te envío la letra de una canción de Serrat. Es mi manera de ver el mundo:

Cada loco con su tema,
contra gustos no hay disputas:
artefactos, bestias, hombres y mujeres,
cada uno es como es,
cada quién es cada cual
y baja las escaleras como quiere.

Pero, puestos a escoger, soy partidario
de las voces de la calle
más que del diccionario,
me privan más los barrios
que el centro de la ciudad
y los artesanos más que la factoría,
la razón que la fuerza,
el instinto que la urbanidad
y un sioux más que el Séptimo de Caballería.

Prefiero los caminos a las fronteras
y una mariposa al Rockefeller Center
y el farero de Capdepera
al vigía de Occidente.

Prefiero querer a poder,
palpar a pisar,
ganar a perder,
besar a reñir,
bailar a desfilar
y disfrutar a medir.

Prefiero volar a correr,
hacer a pensar,
amar a querer,
tomar a pedir.
Antes que nada soy
partidario de vivir.

Cada loco con su tema,
que contra gustos no hay ni puede haber disputas:
artefactos, bestias, hombres y mujeres,
cada uno es como es,
cada quién es cada cual
y baja las escaleras como quiere.

Pero, puestos a escoger, prefiero
un buen polvo a un rapapolvo
y un bombero a un bombardero,
crecer a sentar cabeza, prefiero
la carne al metal
y las ventanas a las ventanillas,
un lunar de tu cara
a la Pinacoteca Nacional
y la revolución a las pesadillas.

Prefiero, el tiempo al oro,
la vida al sueño,
el perro al collar,
las nueces al ruido
y al sabio por conocer
a los locos conocidos.

Un abrazo

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Yo creo que todo el mundo cree en algo (Dios, Alá, Manitú, Nirvana, Universo, Energía, Nada, etc). Un asidero mental para los momentos duros de la vida (Ay, Dios, etc, mío, que encuentre trabajo). Esas "creencias" se materializan en un objeto (la estatua de la Virgen, la pata de conejo, las bragas usadas de Marilyn Monroe, los calzoncillos de Messi). Lo malo es cuando un señor que se considera intermediario entre los Dios y los humanos intentan decirnos lo que tienes que hacer. Y eso sí que no.
¿Y se levanta usted de la cama, a altas horas de la noche, para escribir estas cosas? ¡Pues no que me dan ganas de tirarte un ridauku a la cabeza!
Anda y anda, salu2.

Liliana G. dijo...

Y es de ver cómo van cambiando las imposiciones religiosas con los años... ¿no se supone que si hay algo escrito y es "palabra de Dios", debería mantenerse a rajatabla por los siglos de los siglos? ¿Cómo es eso de que se agiornen las supuestas "palabras santas"?
Comparto tus dudas José Miguel, todavía me acuerdo que de pequeña, iba a catecismo con una mantilla negra... ¿quién lo dictaminó? ¿Qué horror?

El hombre es el propio esclavo del hombre y de sus pensamientos, la religión es una herramienta más para manejarlos a ambos.

Besos primaverales.
(Sigo trabajando)

José María JURADO dijo...

Ridao, son unas simplificaciones muy simples, con respeto.

José Miguel Ridao dijo...

Pues entonces hacen carajaikus, Rafael. ¿Donde es, en el cielo o en el infierno?

No creas, Sara. Me he espiritao con tantos pensamientos blasfemos y no he pegado ojo. Hay demasiados controles.

Me parapetaré detrás del blog, Maile.

Eso es bueno, Lourdes, hablar sin pelearse.

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Esa filosofía de vida es la más sabia y la comparto, Ramón. Sobran comentarios. Gracias, amigo.

Dyhego: los intermediarios siempre se lo han llevado calentito. Yo no creo que sea necesario ese asidero mental, sino un modelo de vida y unos principos. Anda, tírame ese ridaiku que lo merezco.

En este asunto siempre hemos sintonizado, Liliana. Es bueno saberse acompañado.

José María, espero no haber ofendido a nadie. Evidentemente hay mucho que hablar sobre esto, no hay más que ver los millones de páginas escritas sobre teología. Pero sirve como punto de partida, y así es como lo veo; estoy dispuesto a profundizar.

Abrazos.

Marisa dijo...

Se va Usted a condenar, Sr. Ridao. Así, aproveche Usté y nos cuenta si es verdad que el inferno es tan malo, que no se yo que decirle....

La verdad es que tiene Usté delito, perder sueño por estas cosas.... aunque, como dice Serrat y en pocas palabras, cada uno pierde el sueño por el motivo que le sale de los mismísimos. EA!!!

Este tipo de dudas trascendentales son terribles, le dejan a uno/a hecho polvo, y, además, no nos sacan de dudas...

en fin... cuando tenga la duda trascendental de si me hago un té o un café, me acordaré de Usted y me dejaré de tonterias..

Saludos y siga Usté blasfemando sobre este circo religioso, que da gusto leerlo.

eutelia dijo...

¡Pues a mi ni siquiera se me habian ocurrido esas preguntas!..Mi hija de 5 años debe tener algunas respuestas de dudosa logica, le preguntare, porque la logica en este asunto no es de lo mas importante..Soy atea desde que naci, yo y toda mi generacion. Digo, creer en Yoko y Lennon no cuenta,¿no?.
Un abrazo
Eutelia

Antonio Rivero dijo...

En primer lugar, todos los evangelistas apócrifos o no, narraron la vida de Jesús. Solo cuatro son testimonios, que a la luz de otros historiadores y a la luz de los otros evangelios, resultan creíbles. En segundo lugar, no entiendo porque te parece raro que el ser humano necesite de salvación, con todas las inmoralidades que llevamos a cuestas. Es evidente que el hombre siempre necesita de salvación. Lo de la misa, hay personas que van a mitines, otros, vamos creyendo que se celebra el sacrificio incruento de nuestro señor Jesucristo. Lo del Espíritu Santo es mejor que los teólogos lo respondan. Yo tengo una idea vaga, pero ya dijo un santo español, que el Espíritu Santo es un gran desconocido.

Todas las religiones nos dicen que tenemos que hacer y como, pero el cristianismo no es un código para salvarse, pues como dijo Jesús al rico, no vale con cumplir los mandamientos y ser bueno para tranquilizar la conciencia, sino dar todo el corazón a Dios y amarlo. Sólo el amor salva. El ejemplo es que para el judío no valió que se cumplieran los mandamientos durante siglos desde Moisés hasta el año 0, sino que hizo falta la entrega infinita del Padre al hijo, que muriendo salvó a los hombres.

Y además te digo más, tus blasfemias saludables no me han ofendido en absoluto. Todo lo que has dicho son preguntas necesarias. La fe ciega es absurda y perjudicial. Es necesario ser crítico. Espero no parecer que quiero darte una homilía, pero ya que tu eres sincero con lo que piensas, así yo también lo he sido.

Un Saludo.

Javier dijo...

Grave pecado, Ridao, no creer lo que todos creen. Es antidemocrático e incorrecto. De Dios no hablemos, que es cosa de prelados y dignidades cardenalicias, pero de Jesús, ése de Nazaret que le llamaba padre, habría que ver si fue o no fue, o sólo existió en la imaginación de Pablo para justificar su cisma...

En fin, que habrá que creer, ¿no?

Un abrazo.

Mery dijo...

Lo de los evangelistas compraos ha tenido su punto y casi estallo en risas.
La verdad es que todas las religiones son sospechosas, de hecho unas se han copiado a otras a los largo de la Historia; por ejemplo, la figura de la madre vírgen es mas que frecuente.
En la Católica, la Virgen María no tuvo en un principio ninguna relevancia, pasaron 4 ó 5 siglos hasta que se la veneró.

Comprendo tu desconfianza y lo malo es que, al respecto, nunca sabremos de la misa la media (y nunca mejor dicho).

Un abrazo

Marisa Peña dijo...

Pues me quedo con Simón y la canción de Serrat, cada uno es cada cual pero a mí que me dejen ser quien soy...y tener libertad de pensamiento sin que nada ni nadie me condene.Besazos.

eres_mi_cruz dijo...

hay que tener una fe ciega para ver a Dios en la Pablo de Olavide...
más allá de la S-30 olvídate de encontrarLo, ridao...
es más, si yo fuera Él no pasaba de la Ronda Capuchinos... namá de pensarlo me entran sarpullíos... ni en metro, colega...

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Ridao, un secreto: el infierno es un invento de los curas.
Dios nos quiere a todos igual y no castigará a nadie, te lo aseguro.
Lo único que hará con los que somos unos hijos de la gran p... aquí, en esta vida, será ponernos de cara a la pared y jodernos un poquillo; como hacían los maestros buenos antiguos, vamos.
Que duermas tranquilo.

Anónimo dijo...

http://www.ensayistas.org/antologia/XXE/unamuno/

Una lectura interesante.

Un beso, primo político (con perdón).

MLS

Lola dijo...

Vaya por Dios, después de esto vas de cabeza al infierno...

A ver cómo me las arreglo yo ahora para pasar contigo el resto de la eternidad, que yo no me conformo con lo de "hasta que la muerte os separe"... Mira que el dilema que me planteas!

Besos, ;-)

José Miguel Ridao dijo...

Marisa: no son tan trascendentales las dudas, ni siquiera son dudas, ni certezas, no sé bien qué son, pero es lo que pienso al respecto.

¡Atea, Eutelia! ¡Eso sí que es difícil! Por la mitad del esfuerzo podrías ser una auténtica creyente.

Antonio: a mí no me tienen por qué salvar, creo yo, pero vamos, que si viene alguien y me salva no voy a decirle que no. Eso sí, tengo que estar hundiéndome o algo por el estilo. Gracias por tu sinceridad, y celebro que pienses que la fe ciega no basta. Siempre hay que ser crítico con todo; siempre. Nunca me han parecido bien los dogmas (vaya, te acabo de soltar uno).

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Pues si hay que creer se cree, Javier, faltaría más.

Coincidimos, Mery, pero cuando hablo con cristianos auténticos, críticos y con fe me llegan a impresionar (no a convertir).

Marisa: este Ramón es un moustro. Deberías conocerlo.

Eresmicruz: no estará allí Dios, pero si unos dioses balompédicos de leyenda que entrenan todos los días.

Abrazos palanganeros.

José Miguel Ridao dijo...

Me quitas un peso de encima, Rafael. Tú tampoco te preocupes, que si al final no hay Dios nos vamos de juerga después de muertos, que no habrá nadie para controlarnos.

Te perdono lo de político por ser quien eres. Me he leído el ensayo y es muy bueno, aunque no comparto algunas posturas, como ésa de que hay que luchar constantemente por conocer la verdad. Yo, la verdad, estoy más tranquilito viendo cómo luchan otros.

Prima de tu prima: nos vamos juntos al infierno y santas pascuas. Por lo que tengo visto y oído, el cielo debe de ser un coñazo que te cagas.

Un abrazo y dos besos (uno casto y otro no tanto).

Jesús Cotta Lobato dijo...

Cuando Dios quita el sueño, es por algo. A mí me pasa lo mismo y estoy encantado. Por lo demás, la religión es lo más alejado de lo soez, de lo meramente material, convierte a tus hijos en hijos de Dios y los libra de ser tan solo unos monos con más neuronas. A lo mejor es mentira, pero qué más da. También puede ser mentira lo contrario. Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Hombre, Jesús, no niego que la religión esté alejada de lo soez, pero hay muchas otras cosas que también lo están. Yo, por ejemplo, que no soy nada religioso y tengo bastante claras las cosas a ese respecto (en realidad tengo claro que no hay mucho que aclarar, o más bien que hay poco que hacer para aclararlo), procuro tener unos principios y valores que considero adecuados e inculcarlos a mis hijos. No serán hijos de Dios (o no creeré yo que lo son), pero tampoco eso los convierte en monos hiperneuronados, sino en unos seres humanos maravillosos, que al fin y al cabo es lo que somos, Dios mediante o sin mediar.

Un abrazo mercurial.