miércoles, 8 de septiembre de 2010

Si Petrarca levantara la cabeza...


No encuentro nada más poético que el viento,

que el sol, tu amor, la luz y las estrellas;
me tienes a tus pies, dulce doncella,
sólo con verte andar estoy contento.

Tanto verso me nubla el pensamiento,
o quizás fue el beberme tres botellas
de cognac, que no pude ver tus mellas
ni el hedor que despides con tu aliento.

Si dicen que tu pecho es ambrosía,
que has hecho a los hermanos enemigos
y atraes los caballeros en porfía,

¿cómo es que nos impones el castigo
de oler en tu jardín la porquería
que emana desde dentro de tu jigo?

8 comentarios:

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Pasaría que Petrarca te metería en un ARCA con una PETRA bien grande para que te hundieses más pronto que tarde en los abismos abisales pero no por tus pecados de lesa escatología sino por esa "h" de "emana"...
Salu2 doctoacadémicos

José Miguel Ridao dijo...

Es que con tantos efluvios me he transtornado, Dyhego.

Liliana G. dijo...

No quisiera yo que ningún galante caballero me dedicara semejante "sonecto".

Deben ser las tres botellas de cognac...
Ridao, no podés ser tan irreverentemente gracioso, jajajaja (sin plagiar a Menéndez, claro)

Besos y abrazos porfiados :)

Sara dijo...

Me gusta, esta vena quevediana! (o sabiniana?)

mangeles dijo...

¡?¿?¿?¿?...¡vaya un enamorado¡ ...en fin....¡¡¡andaluces fuleros¡¡¡...mucho que maravillosas son las mujeres ....y eso.. y lo otros....y mira que poemas escriben...

besossss

L.N.J. dijo...

Puer diría: !Arte y figura, hasta la sepultura!-

Saludos.

Elena Lechuga dijo...

Pues me he perdío, me temo... ¿era una ironía sobre la poesía en general -en ese caso me parece genial la elección del soneto- o es que el cognac no era del bueno?

A Petrarca se le invita a una copita del susoddicho, y punto.

Salud!

José Miguel Ridao dijo...

Es lo que yo digo, Liliana: si bebes, no escribas.

Quevediana más bien, Sara.

Bueno, mangeles, no todo van a ser rosas..

No lo tengo muy claro, LNJ: ese Petrarca tiene pinta de estirao.

Bienvenida, Elena. A veces es bueno desmitificar las cosas. Tienes razón, a Petrarca lo inflamos a cognac y listos.

Abrazos.