domingo, 4 de septiembre de 2011

El timo de la estampita


Afortunadamente, aún hay juegos y pasatiempos infantiles que no han cambiado gran cosa desde que yo era pequeño. Uno de ellos es el coleccionismo de cromos, que se iban colocando pacientemente con pegamento (no eran pegatinas, como ahora) en un flamante álbum. Recuerdo varias colecciones de futbolistas de primera división de los años 70, otra de motociclismo, animales y muchas otras. Estos álbumes venían a tener unas cien estampas. Los sobres se compraban en los kioscos a dos pesetas y tenían cinco estampas cada uno. Como es lógico, al principio todos los cromos que comprábamos eran nuevos y los íbamos pegando en el álbum, pero al poco tiempo nos empezaban a salir "repes", que cambiábamos con otros niños en el recreo. Algunos afortunados llegaban a tener un taco de más de doscientos cromos, buscando desesperados los dos o tres que les faltaban. Si alguno de nosotros tenía la suerte de tener repe uno de ellos pegaba el pelotazo, porque el niño potentado estaba dispuesto a darte lo menos cincuenta estampas a cambio. Lo más emocionante de todo era cuando te faltaba una única estampa. Recuerdo que en la colección de motos me quedaba sólo Ricardo Tormo. No había visto ese cromo en mi vida, y cuando vi que un niño de mi clase lo llevaba en el taco no daba crédito. Se lo cambié por todas mis repes.

Como he dicho antes, hoy en día también hay colecciones. Mis hijos mayores, que han visto a sus amigos, me han pedido el álbum de la liga de fútbol. Al principio me pareció muy buena idea, era como volver a la infancia. Les compré el álbum, y cuando lo abrí vi que contenía ¡551 cromos! Los sobres valen 60 céntimos, y traen seis cromos, luego cada cromo cuesta diez céntimos. Suponiendo que completáramos la colección sin tener una sola repe, suceso cuya probabilidad es la misma de que en este mismo momento caiga un meteorito del cielo y me rebane el pito, eso nos costaría 55,1 euros. Como lógicamente nos saldrán repes, muchas repes, y suponiendo que vayamos a completar el álbum, esa cifra se multiplicaría. Seamos generosos, y multipliquémosla por tres. La broma del álbum completo saldría por 165,3 euros.

Ni los reyes magos tienen un presupuesto como ése cuando vienen de oriente a traer regalos. ¿Es el timo de la estampita o no lo es? Y los padres sin saberlo...

9 comentarios:

Er Tato dijo...

¡Y tú racaneándole al chiquillo con lo del ratoncito Pérez...!

Un abrazo, don tacañón

P.D.:¿Que caiga un meteorito y te rebane el pito? Quillo, que con las cosas de comer no se juega...

Alejandro dijo...

Lo es, José Miguel. Lo es.
Y ten cuidado, querido amigo. Yo de ti no menospreciaba a los meteoritos.

Un enorme abrazo de nuevo.

Luis Valdesueiro dijo...

La infancia ya no es lo que era. Y los cromos, mucho menos.
Saludos.

Fernando Moral dijo...

Joder cómo sois los de económicas. Ni se me habría ocurrido hacer la multiplicación. Eres un crack.

Por cierto, YO TAMBIÉN TENGO EL ALBUM DE MOTOCICLISMO. Te ha faltado decir que la mayoría de esas colecciones (excepto la de fútbol) era de la editorial Maga

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Tu ratón es un pródigo, Tato. Te dedico una entrada, para que veas. Y ojo, que he leído lo que has dicho en el blog de Romano, tú quieres buscar mi ruina, como cuelgues una entradita así en tu blog te corto un güívol, que me he quedado con tu cara, tú eres el administrador del Betis, a mí no me engañas ;-))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))

José Miguel Ridao dijo...

Hombre, Álex, qué de tiempo. Aléjate del blog, hazme caso, aún estás a tiempo, ahora es el momento, después del verano.

Anda que no, Luis, ni siquiera se saben de memoria los cromos que ya tienen.

Hola, Fernando, qué de tiempo también. es verdad, Maga, había olvidado el nombre. Esas pedazo de Bultacos, y de Ossas...

Abrazos nostálgicos.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
A no ser que tenga usted una cuenta en determinada entidad bancaria, en cuyo caso entregan al cliente un lote de 300 sobres. Lo sé, no porque tenga yo mis caudales en dida entidad, sino porque un vecino sí los tiene y mi hijo y el suyo tienen tratos estampiles.
Salu2 estampa2.

Er Tato dijo...

¡Ya me gustaría a mí ser ese Tato del que hablas...! Con la pasta que se está llevando de mi Betis compraba yo la editorial de las estampintas esas.

Por cierto, ¿cuánto me pagas si no escribo una entrada sobre el asunto de marras? ;-)

Un abrazo repe

P.S.: Oye, tú que eres docente -aunque seas poeta, que nadie es perfecto-, ¿qué opinas sobre la jornada laboral de los idem y de los empleados públicos en general? Si no vas a ser sincero, no me contestes, pisha... ;-P

José Miguel Ridao dijo...

Menuda información, Dyhego. Veo que no les haces publicidad. Lo buscaré, anyway.

Tato: para la segunda pregunta, te doy la dirección de mi abogado. Bueno, todo el mundo lo conoce. es el señor del Nido, y te advierto que de joven iba por ahí con pistolas cazando rojos.

En cuanto al pago, dime dónde lo prefieres, en las piernas, los brazos, ojos, o quizá prefieras una parrillada de costillas.

Abrazos matones.