viernes, 30 de diciembre de 2011

Algunas anérdotas


- Esta mañana me han sacado sangre los vampiros. Al salir me he cruzado con la señora que iba después, ¡y se ha santiguado!

- Mi parienta vio una vez llegar a urgencias a un nota que tenía partido el dedo corazón, y al preguntarle cómo le pasó, dijo que ¡jugando al dominó! ¡Pito doble!

- Cierto amigo mío, que es una mijita despistado, olvidó un artilugio electrónico en el techo del coche y, lógicamente, a los pocos kilómetros salió volando sin que él se percatara. Como tiene una flor en el culo, un vecino lo encontró en la carretera y se lo devolvió.

- El mismo amigo, nada más sacarse el carnet de conducir, salía del garaje acompañado de su padre y se le caló el coche justo debajo de la puerta automática. El padre se puso a gritar, el coche no arrancó, la puerta bajó y el coche a tomar por culo.

- Otra del mismo prenda: fue a echar gasolina, y hasta que no se bajó del coche no vio que la gasolinera estaba cerrada. Salió echando leches y cagándose en los muertos del demonio, y, claro, no se dio cuenta de que la barrera de salida estaba bajada: un tubo de acero de catorce pulgadas que impactó contra lo que hasta ese momento había sido un parabrisas.

Y tengo muchas más, a ver si otro día sigo...

7 comentarios:

Er Tato dijo...

¿Otro día...? ¡Y un huevo! Ya estás largando.

Un abrazo expectorante, ¿o era expectante?

José Miguel Ridao dijo...

Es que ahora no me acuerdo, pero esto tendrá continuidad, mi amigo es una mina (espero que no se moleste si me lee).

Alejandro dijo...

¿Cierto amigo? ¿Mi parienta?... no sé, no sé.

Un abrazo emparentado.

P.D. Créelo Tato, que su amigo es una mina.

Er Tato dijo...

No, si yo conozco a ese amigo, Alejandro.

Es un poeta brillante y economista mediocre con ínfulas de keynesiano sin premio... ;-P

Saludos

Tita dijo...

Juaaaaaaaas Juasssssss juasssss

Oye, lo de santiguarse ¿tú no has leido nunca una hoja de riesgos de hacerte análisis?

Dejaron de darla ¡no te digo más!

Alejandro dijo...

El mismo, Tato. Feliz año.

José Miguel Ridao dijo...

Menudo cachondeo que os traéis. Se lo voy a decir a mi amigo y sus vais a enterar, que es como el primo de Zumosol.

Tita: pues a mí nunca me lo han dado a leer. Seguro que te acojonan con el sida. Lo de esta mujer, de todos modos, no tiene nombre, cuando la operen va a tener que ir con un cilicio.

Abrazos garmischpartenkircheneros.