lunes, 12 de diciembre de 2011

William Wordsworth: The Tables Turned


Levántate, amigo, y deja tus libros,
o engordarás de no moverte:
Levántate, amigo, desperézate,
¿A qué vienen tantos afanes?

El sol, por encima de las montañas,
un tenue y refrescante brillo
ha derramado por los verdes campos,
su tarde dulce y amarilla.

No hay brillo en la lucha con los libros:
Escucha el pardillo del bosque,
¡Qué música tan dulce! Un tesoro
repleto de sabiduría.

¡Y escucha el canto risueño del tordo!
Tampoco es mal predicador:
Sal al encuentro de la luz del mundo,
observa la Naturaleza.

Ella te ofrece un mundo de riqueza,
bendice nuestros corazones--
Respiramos el saber por el cuerpo
y la verdad por la alegría.

El pulso de un bosque de primavera
puede enseñarte más del hombre,
de lo que es el mal y del bien,
que todos los sabios del mundo.

Dulce es la voz de la Naturaleza;
Nuestra razón entrometida
deforma la belleza de las cosas:--
Matamos para conocer.

Olvidemos las ciencias y las artes;
Ceguemos esas hojas yermas;
Adelante, abrid el corazón
que todo lo observa y acoge.




Up! up! my Friend, and quit your books;
Or surely you'll grow double:
Up! up! my Friend, and clear your looks;
Why all this toil and trouble?

The sun above the mountain's head,
A freshening lustre mellow
Through all the long green fields has spread,
His first sweet evening yellow.

Books! 'tis a dull and endless strife:
Come, hear the woodland linnet,
How sweet his music! on my life,
There's more of wisdom in it.

And hark! how blithe the throstle sings!
He, too, is no mean preacher:
Come forth into the light of things,
Let Nature be your teacher.

She has a world of ready wealth,
Our minds and hearts to bless—
Spontaneous wisdom breathed by health,
Truth breathed by cheerfulness.

One impulse from a vernal wood
May teach you more of man,
Of moral evil and of good,
Than all the sages can.

Sweet is the lore which Nature brings;
Our meddling intellect
Mis-shapes the beauteous forms of things:—
We murder to dissect.

Enough of Science and of Art;
Close up those barren leaves;
Come forth, and bring with you a heart
That watches and receives.

Nota: En esta traducción he optado por seguir una pauta métrica, tratando de acercarme a los ritmos yámbicos alternos del original. Así, he empleado endecasílabos en el primer y tercer verso de cada estrofa y eneasílabos en el segundo y el cuarto. De las rimas, obviamente, he prescindido. En cuanto al poema en sí, Wordsworth, como buen poeta romántico, exagera lo indecible en su glorificación de la naturaleza y su desprecio por los libros, algo no exento de ironía, pues él sabía perfectamente que su poema se publicaría, y no desdeñaba los libros en absoluto.

9 comentarios:

Jesús Díaz Palma dijo...

He de reconocer mi profunda ignorancia respecto de la teoría en la poesía, ya que los siguientes vocablos: ámbicos,endecasílabos y eneasílabos me han sonado a chino; pero macho, el poema es brutal.

Gracias J. Miguel.

José Miguel Ridao dijo...

Pues eso sí que es un buen síntoma, seguro que hay un montón de gente que se la coge con papel yámbico de once capas y claro, no sabe disfrutar del poema. Gracias a ti.

Dyhego dijo...

A veces es necesario dejar los libros de lado y salir un poco al mundo.
Saludos mundanos, monsieur Ridao.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Pues, como bien dices, José Miguel, hay mucho de pose: deja los libros y zambúllete en la naturaleza. Sí, pero eso lo dice alguien que lo desea publicar en un libro para que lo lean. Vamos, a dios rogando y con el mazo dando, más o menos. Aunque no sé si es muy apropiado escribir en este blog palabras como "mazo" y "dando". En fin.
Enhorabuena por la traducción.
Abrachops.

Fernando Moral dijo...

Estoy de acuerdo con Juan Antonio no solo en cuanto a la bondad de la traducción, sino también en lo de la pose de los autores. Todos la tienen en mayor o menor medida, así que el auténtico problema aparece cuando ellos mismos se la creen. De la excelencia se puede pasar al ridículo en cero coma (esta última expresión hace furor ahora entre los jóvenes como yo).

Abrazos desde la pose.

L.N.J. dijo...

La vida contemplativa José Miguel, dedicarse a ella durante un tiempo y depurarse un poco de los libros, no está mal.
Haz como Newton, pero ten cuidado con la cabeza; aunque si deduces algo diferente a lo mismo de siempre, de lo habitual; que se te caiga el árbol y después nos cuenta a todos tu gran descubrimiento.

Un besazo.

José Miguel Ridao dijo...

Bueno, Dyhego, si no hay más remedio...

Gracias, Juan Antonio. El amigo WW (atento a mi categoría, usando iniciales) sabía de lo que hablaba, el muy pájaro. Creo que los románticos eran una mijita farsantes, empezando por Bécquer.

Gracias también, Fernando. No conocía lo de "cero coma", estoy a años luz de mis alumnos, menos mal. Pues ahora que lo dices, hay quien se lo cree, vaya que sí.

Mejor me dedico a pasear por la naturaleza, Lourdes, y a la vuelta a escribir, que hay tiempo para todo.

Abrazos wordsworthianos (¡uff!)

Mery dijo...

Qué bien lo haces siempre. No digo mas.

José Miguel Ridao dijo...

... Y yo no te agradezco menos.