miércoles, 21 de diciembre de 2011

¡Los muertos del éxito!


Ojo al correo electrónico con el que me felicitan las Navidades desde el departamento de Organización de Empresas de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, al que pertenezco:

La Dirección del Departamento y el personal de apoyo administrativo os desean una Feliz Navidad y un 2012 pleno de éxitos.
¡Pleno de éxitos! ¿Pero qué coño significa eso de "éxitos"? ¿No me podían haber deseado paz, felicidad, alegría, si acaso prosperidad? ¿Habrá algo menos navideño que el éxito, más repugnante, más utilitarista, más alienante? A veces me planteo qué leches hago dando clases de empresa, si no creo en lo que enseño. La Economía es otra cosa, es una ciencia abierta, social, emparentada con la Filosofía. En Economía no se habla de éxito, sino de necesidades humanas. Así nos luce el pelo, si el máximo ideal de nuestros jóvenes es el éxito, si los estudios de empresariales son los más buscados porque conducen al éxito. Yo me cago en los muertos del éxito, y pido más humanidad, coño, que se puede salir adelante sin tantos éxitos y tantos sacrificios estériles a la mayor gloria del dios euro.

P.S. Ahí, con dos cojones, dando nombre y apellidos y los centros donde trabajo, que hay demasiadas mariconas sueltas por ahí que les da miedo no vayan a pegarles una patada virtual en el culo. Y es que cuando las cosas se dicen con educación y sin decir palabrotas no hay que temer nada...

19 comentarios:

Dyhego dijo...

Monsieur Ridao:
Ayer, en una de las mil sesiones de evaluación en las que tengo que estar presente por aquello de tener alumnos diseminados en todos los grupos, me senté al lado del profe de economía y para hacerme el interesante y el listo le pregunté: "tú eres keinesiano o..." (lo dejé en el aire porque no tenía ni repajolera idea de a quien nombrar). Me respondió: que va, yo soy liberal a tope, de la doctrina de Freiman? o algo así. y empezó a hablarme de no sé qué. Yo le decía que sí, que si el liberalismo y que si tal. Después la jefa del estudios nos llamó al orden y ahí quedó la cosa. Él tan contento de hablar con alguien tan enterado como yo (ején, ején) de economía y yo tan contento de que no hubiera descubierto mi engaño,jejeje.
Recuerdo vagamente una entrada suya de hace siglos en la que habla de las escuelas económicas y no sé qué. A ver si me da usted una charla acelerada para la próxima vez que me encuentro con el profe, jejeje.
Saludos con éxitos a raudales.

José Miguel Ridao dijo...

Pues a ver si hago una entrada divulgativa al respecto, Dyhego. Espero tener éxito, porque si no, no me merece la pena. Lo que es yo, no muevo un dedo si la cosa no va a tener éxito.

Un abrazo, si es que llega a buen término.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Ahí Ridao, con dos cojones. Eso también le digo yo a mi empresa, tanto exito y tanta polla; más bollos con manteca colorá es lo que hace falta.
Mira por favor un correo que te he remitido, contéstame si sabes orientarme.
Gracias, un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Pues me has cogido justamente contestándote, Rafael, estamos compenetrados. Pienso que mi respuesta hará que el día seis de enero el éxito sea total.

Un abrazo convencido.

Sara dijo...

Hace muchos años a un buen amigo mío le preguntaron lo siguiente en una entrevista de trabajo:
-¿Qué es para usted el éxito?
- ¿Cómo dice? Perdone, pero no entiendo bien su pregunta y, de todas, formas, no creo que vaya a responderle.
La entrevista fue cortísima, y, claro, no le dieron el trabajo. Después, su carrera profesional dio un giro de 180 grados -hacia un mundo en el que, si no inmune, al menos todavía no se habla tanto del “éxito”. Y la verdad es que yo le estaré eternamente agradecida a mi amigo (que es ahora mi Sr. esposo) por ese gran acto de chulería de primera juventud… :-)

El jefe del Departamento dijo...

¡Andurrialeeeeees!
Está usted despedido.

Alejandro dijo...

Hola José Miguel. Voy con prisas y apenas tengo tiempo de leerte, pero quería aprovechar la visita para desearte Feliz Navidad y un 2012 pleno de éxitos... amigo.

Jesús Díaz Palma dijo...

Conmovedor, Ridao. Te felicito por el texto y agradezco tu calidad humana y tus cojones.

Un saludo.

L.N.J. dijo...

La clave está en el éxito José Miguel, no entiendes nada. El éxito te lleva a la fama, tú mismo te puedes promocionar y después los demás van y te compran.

Un beso, o dos.

Paco Principiante dijo...

Ridao, pienso igual que tú. Y que decir de esas escuelas (colegios, universidades...) en las que te ofrecen "orientación al liderazgo".

Si viesen el "liderazgo" como una forma de entender la vida, vale. Lo que me temo, que el que lo escucha esta pensando realmente en "orientación para ser jefe (director, mando...)", y ya sabemos que ocurre cuando hay muchos jefes y pocos indios...

Tú si que eres un lider!!!

Por cierto, ¿cómo es que no te han llamado para ministro de economía? ¿Tú estabas en la quinielas, no? Voy a tener que hablar con Mariano...

gatoflauta dijo...

La verdad, me recuerda esta historia un anuncio televisivo de los gloriosos tiempos del Ínclito, que pretendía incitar a la lectura con el eslógan: "Un libro ayuda a triunfar". Ya se ve que la cosa viene de lejos...

Er Tato dijo...

¡Ay, qué fácil es rajar del éxito cuando se tiene...! Sobre todo siendo funcionario. ;-P

Felices fiestas para todos tus parroquianos, y también para ti y los tuyos.

Un fuerte abrazo, so mamón.

Liliana G. dijo...

Querido José Miguel, vengo a desearte:

¡PAZ, FELICIDAD, ALEGRÍA, PROSPERIDAD (¿voy bien?) Y... ÉXITOS!

Claro que sí, a ver si el éxito se lo van a llevar sólo los demás, vamos, que hay que repartir un poco.

Ahora en serio ¡FELIZ NAVIDAD! Y un montón de besos para vos y tu familia. De todo corazón.

José Miguel Ridao dijo...

Qué historia tan bonita, Sara. Tenía las cosas clarísimas. Si actuó así, es normal que no siguiera ese camino. En eso consiste la felicidad, creo yo (entre otras cosas).

Un mojón pa ti, jefe, y no te hago un calvo porque hay gente mirando.

Muchas gracias, Álex, te deseo muchos éxitos también, sobre todo en la procreación, que ye estás empezando a aburrirte con dos niños solamente.

Gracias, Jesús, y yo agradezco los comentarios como el tuyo.

Lourdes: yo no quiero que me compren, por Dios, no estoy en venta.

Paco: yo no soy líder ni en mi casa (ahí menos que en ningún sitio). Te contaré un secreto: Mariano me ha estado llamando todos estos meses para convencerme, y después de las elecciones ha seguido insistiendo pero yo como si nada, en seguida voy a ser ministro de Economía con la que está cayendo. Al final opté por recomendarle a Luis, que lo conozco de hace tiempo. El pobre se ha caído de un Guindo, pero total, para lo que hay que hacer mejor un ministro gilipollas que uno ladrón.

Es verdad, gatoflauta, me acuerdo, y también de los best sellers de Mario Conde titulados así como: "Cómo llegar a ser un directivo de éxito".

Felices fiestas a ti también, Tato, que eres un directivo exitoso, aunque no te conozca en persona se te ve el plumero como buen liberal. Que sigas teniendo éxitos, y que levantes el país, coño, que nosotros los funcionarios estamos una mijita quemaos, jeje.

Es verdad, Liliana, vamos a quedarnos con un poquito de éxito por lo que pueda pasar. Muchas felicidades en tus navidades tórridas (calurosas, se entiende).

Muchos abrazos y felicitaciones de una persona sin mucho éxito ni poco, pero que trata de ser feliz.

Er Tato dijo...

¡Si tú supieras, amigo Ridao...! ;-)

José Miguel Ridao dijo...

¿No te habra llamado Mariano? Luis, Luis... ¿Eres tú? Te has pegado el guindazo...

Er Tato dijo...

¡Sí hombre, con el porrazo que le pegué hace poco...! Y los que le quedan.

Rocío. dijo...

Para mi el éxito es tener un montón de amigos,que aunque no te lo merezcas,están ahí,te quieren y nunca te abandonan,sea cual sea tu circunstancia en la vida,para mi ese el el mayor éxito alcanzado.

José Miguel Ridao dijo...

Pues a ese éxito también me apunto yo, Rocío, y me temo que tengo mucho que luchar. Un beso muy fuerte.