viernes, 16 de marzo de 2012

Apuntes (158): vid.


Molesta el estilo de Baroja, sobre todo cuando pone en boca de sus personajes opiniones encontradas, creándose unos diálogos totalmente artificiales que hacen que la obra pierda brío y se quede en una especie de ensayo novelado de andar por casa (vid. El árbol de la vida o Las miserias de la guerra).

~

En contraste, la prosa de Goethe es majestuosa, límpida, se diría que perfecta, algo en lo que el traductor de mis ediciones tiene mucho que ver (vid. Las afinidades electivas).

~

Y Ortega nos presenta de modo bastante inteligible una filosofía algo simplona donde realiza disparos, unos más atinados que otros, pero siempre con una seguridad en la exposición, una confianza en sus dotes intelectuales, que causa un rechazo instintivo, el mismo que un señorito luciéndose a caballo ante las miradas del populacho (vid. La España invertebrada).

~

Al contrario que Eliot, igualmente señorito pero que se hace el interesante con su universo alegórico donde habitan pájaros parlantes y cadáveres sembrados en los jardines (vid. Four Quartets).

~

Dicen que quien critica la gloria está ávido de ella (vid. Por estos andurriales).

7 comentarios:

Dyhego dijo...

Monsieur Ridao:
Cada vez me cuesta más concentrarme en la lectura. Con lo que me gusta Murakami y todavía no le he metido mano.
Saludos.
(Borré anteriores entradas porque me sentí estúpido. No se ha perdido usted nada).

José Miguel Ridao dijo...

Déjate de Murakamis, que te vas ha volver tarumba, no me extraña que no te concentres. Coge a Galdós, hombre, un tío castizo, del país, sin trampa ni cartón.

Saludos sentandocatedrantes.

Teresa, la que escribe dijo...

Me importa un pito lo que digan: yo aprendo un montón cada vez que entro aquí.

Martín López dijo...

Le doy mi apoyo en lo de Galdós... Tenía una mala leche escribiendo que dejate tú de modernos...

José Miguel Ridao dijo...

¡Hola, Teresa! Veo que has cambiado la ventana por un escritorio. Menos mal, pensé que lo dejabas. Está visto que el veneno de la tinta, aunque sea electrónica, es muy potente.

Martín: a mí el de la mala leche me parece Baroja, más que Galdós. No vea la que está dando a los judíos, en el libro que estoy leyendo ahora. Yo creo que aquí no llegaba ni a moderno, lo desgraciaban antes.

Mery dijo...

No sabes cómo te comprendo con Pío Baroja; le puse mucho interés hace tiempo y acabé por sentenciarlo sin remedio: no puedo con él.
En cambio Goethe ¡uf! Si no has leído "Poesía y verdad" no te lo pierdas. Una autobiografía estupenda, justo hasta que marcha a Weimar a vivir.

Un beso, don crítico de la gloria

José Miguel Ridao dijo...

Totalmente de acuerdo, Mery. Ahora estoy leyendo "Las miserias de la guerra". Como testimonio está bien, pero como obra literaria es un pestiño.

Un beso criticón.