viernes, 15 de enero de 2010

Books?

Pocos son los que desconocen que la palabra book significa "libro" en inglés. Este idioma evoluciona bastante más rápidamente que el español, y es muy dado a los neologismos, sobre todo en el ámbito tecnológico; no en vano casi siempre son compañías norteamericanas las que lanzan las novedades en este ámbito, y más concretamente en los productos informáticos. Así, conteniendo el término book se utilizan con profusión tres palabras que hacen referencia a otros tantos inventos novedosos: el notebook, el netbook y el e-book. El notebook, también denominado laptop, no es más que un ordenador portátil convencional; el netbook, surgido recientemente, es un portátil de tamaño más reducido y por tanto más manejable, con unas prestaciones algo inferiores al notebook. Por último, el e-book es el famoso libro electrónico, objeto de debate últimamamente en los ámbitos literarios, y que está llamado a sustituir, o al menos a convivir con el libro tradicional de papel.

Lo que llama la atención es que se utilice la palabra "libro" para denominar estos nuevos dispositivos, cosa que en nuestro idioma no sucede salvo en el caso del libro electrónico. Parece que los angloparlantes no tienen tantos complejos lingüísticos, si es que se pueden llamar así, y desde el momento en que se puede leer un texto en una pantalla en lugar de en un papel, utilizando programas cada vez más sofisticados denominados e-readers o lectores electrónicos, no han dudado en asimilarlos a los libros de toda la vida. Evidentemente no es lo mismo, pero... ¿acaso no se trata de leer buena literatura, o lo que a cada uno más le guste?

A mí me interesa sobre todo lo que leo, por encima del formato, que no deja de ser una herramienta más o menos útil o más o menos bella. Desde luego que aprecio el arte tipográfico, la belleza de muchas ediciones en papel, el olor de las páginas y todo eso, pero no me parece lo fundamental. Además, los nuevos modelos de e-book, que no es otra cosa que una PDA o handheld evolucionado, cada vez tienen más ventajas, y la evolución, como en toda novedad tecnológica, será vertiginosa. Yo, al menos, la espero con expectación e interés. ¿Por qué desdeñar un formato nuevo que puede ofrecer tantas ventajas? Seguramente los de mi generación se seguirán agarrando al papel, pero... ¿y las generaciones futuras, los que están naciendo ahora mismo? Si se aficionan a la lectura, algo que está por ver desgraciadamente, ¿qué formato preferirán? ¿Cuántos lectores de libros de papel habrá dentro de cien años? Pues no lo sé porque no soy adivino, pero puedo imaginármelo.

P.S. Hoy me he hartado de escribir términos en inglés; a ver cuándo somos nosotros los que inventamos las cosas y los americanos tiene que hocicar, no sólo con palabras como "siesta".

32 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues no me he enterado lo que es un "books", miarma.

Paco Gómez Escribano dijo...

Estoy de acuerdo, José Miguel, en que de lo que se trata es de leer contenidos de calidad, independientemente del formato. Todavía no me he leído ningún e-book, prefiero el libro, dónde va a parar. Pero cada vez leo más cosas de Internet, webs, blogs, etc. Puedo leer un artículo o una entrada en la pantalla del PC pero no una novela. El libro, para este tipo de lecturas, sigue siendo para mí el formato ideal. Me gustan las portadas, el olor, la firma del autor, la sinopsis, su voluminosidad, etc. Pero claro, quizá el formato electrónico sea el futuro. Quién sabe.
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Resumiendo, Javier, eso ni son books ni son na, pero se puede leer en ellos. Como ya hablamos un día, es el tiempo de los clevers, aunque por ahora mucho papel, contri más mejón.

Un abrazo, que disfrutes en Cai.

José Miguel Ridao dijo...

Quién sabe, Paco. Por mi parte, creo que está al caer un ibuc de esos. Ya te contaré. Un abrazo.

Carlos González dijo...

Pues yo paso de los e-book, debo ser muy bruto. Donde esté una novela en papel y una buena biblioteca confeccionada a base de las lecturas a través de una vida, que se quiten esas modernidades sin sustancia. Me pasa lo mismo con la comida, por ejemplo, prefiero un buen bocata de ibérico a una hamburguesa. En fin, doctores tiene la Iglesia.

Octavio dijo...

Tiempo al tiempo. Hace años, muchos despotricaban de los móviles, y ya ves. Será, me temo, lo que la industria editorial desee. Habrá que esperar. Pero lo importante de verdad es leer, sea en papiro, en papel o en pantalla. El contenido estará siempre por encima del soporte.

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Muy bruto no, cada uno tiene sus preferencias. Lo que yo creo es que este fenómeno va a ir a más y supondrá en el futuro una especie de revolución. No pienso que sea cuestión de doctores, sino de dejar pasar el tiempo a ver qué sucede; no creo en los adivinos.

Un abrazo y bienvenido, Carlos.

José Miguel Ridao dijo...

Te me has colao, Octavio. Eso mismo es lo que yo pienso. El tiempo dirá, y las editoriales tampoco tienen mucho que decir ante los cambios tecnológicos, sociales y culturales. Más bien se tienen que adaptar a ellos si quieren sobrevivir.

Un abrazo almejero.

Octavio dijo...

La cuestión no es sólo que la industria tenga que adaptarse. Por ejemplo, puede haber Quijotes en ebook, pero ¿qué ediciones? ¿Podremos leer la mejor, la de Rico, por ejemplo, o alguna patatera, poco fiable para lectores expertos? No se trata sólo de que los libros estén en ebbok, sino de que sean ediciones fiables. Y ahí creo que la industria sí tiene algo que decir. Si ve que el público experto es poco permeable a las nuevas tecnologías, tal vez las buenas ediciones sean exclusivas del papel. Pero habrá que esperar, insisto.
Abrazo, sí, almejero, claro.

José Miguel Ridao dijo...

Más que la industria es el mercado quien decide. Si no hay demanda para ediciones excelentes nadie las hará, salvo algún mecenas (que haberlos haylos). Estoy convencido de que si en el futuro sigue habiendo exigencia por parte de los lectores (que la habrá), se editarán maravillas en formato electrónico.

Un abrazo bivalvuliano (sin premio).

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Muy interesante. Coincido contigo y con Octavio, que venía a decir lo mismo. Yo, que soy muy dado a las nuevas tecnologías, no les pongo reparos a los ebooks, con dos condiciones: buenos títulos y ediciones; buena lectura (es decir, que se pueda leer como si fuera un libro, sin más fatiga ocular). Eso sí, yo que soy tanto de subrayar, anotar y doblar esquinas, me tendría que acostumbrar a nuevas formas para la misma tarea. Por este motivo creo que, al menos para la poesía, me quedaré con el papel.
O podrá pasar como con los mp3: cuando una música "digital" (entiéndase así, para que la SGAE no me multe) gusta, se compra uno el disco de calidad. Mútese mp3 por ebook y disco por libro.
Abrachops.

El alegre "opinador" dijo...

Será que soy un nostálgico de lo "palpable"... Pero es que me gustan tanto los libros en papel. Sobre todo las ediciones de libros de arte y arquitectura con fotografías y planos espectaculares, textos cuidados, papel satinado...
Pero no me opongo a los ebook. Estoy en el que parece el punto común del debate. Todo dependerá de la calidad de lo que se ofrezca a través de esa tecnología. Como Octavio, yo juraba que no tendría móvil nunca... Y ya llevo 15 años con uno al cinturón a todas horas. Pensé que el CD para la música sería el acabose y ahora tenemos los mp4. Si hay calidad en lo que se ofrezca ¿Por qué no los ebook?
Un saludo.

Cita dijo...

Siesta y jamón jejeje

Yo siempre he pensado que la lectura sobre papel nunca se extinguira, pero no será lo usual, será como ahora son los discos de vinilo por ejemplo.

Estoy contigo, lo importante es el contenido...

besos

CIta

Jesús Cotta Lobato dijo...

Los anglos hocicarán en lo hispano dentro de tres o cuatro siglillos de nada. En cuanto a lo del libro electrónico, no opino, porque cada vez que leo algo a favor o en contra, me convencéis, puñeteros.

José Miguel Ridao dijo...

A lo que pides ya le queda poco, Juan Antonio. La oferta de títulos es cuestón de tiempo (en inglés ya hay muchos), y fatigan menos que el papel gracias a la tecnología e-ink y sobre todo a que puedes elegir el tamaño de letra. En cuanto al subrayado, de aquí a nada será mucho más cómodo, sobre todo debido al uso de pantallas táctiles, con la ventaja de que puedes acceder en un instante a los párrafos marcados gracias a los sistemas de búsqueda, cosa que en papel lleva su tiempo, y buscar entre toneladas de libros (aquí los tienes todos juntos en un dispositivo).

Otro abrachop.

José Miguel Ridao dijo...

Alegre, creo que los libros de arte durarán bastante más que los convencionales, por sus caracteísticas. Lo del móvil es un argumento de peso.

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Cita, yo creo que llegará un momento en que el vinilo se extinguirá. Todo se acaba.

Un beso.

José Miguel Ridao dijo...

Venga, Jesús, mójate, que te hemos convencido. Mira qué bien suena: "A merced de los pájaros, ahora disponible en e-book al módico precio de un euro". Lo que se iba a difundir la poesía, y total, para lo que se gana en derechos...

Un abrazo cuernero.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

A mi me regaló mi hijo un buen puñado de libros en un CD y no he sido capaz de leer ni uno siquiera.
Me costará mucho acostumbrarme si llega la hora al e-book.
Saludos

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Estoy de acuerdo con Paco. Espero que en la vejez, si llego, sigan publicándose libros en papel. En un artículo que leí recientemente se hablaba del fin del 'homo typographicus'. Puedo leer textos cortos en pantalla (el blog se adapta muy bien a la poesía como tú dices, tocayo), y a veces, he leído alguna novela entera francesa de la biblioteca electrónica "Gallica", pero echaba de menos pasar las páginas. Un fuerte abrazo.

Las hojas del roble dijo...

LOs buenos libros, hasta en papel del culete...

Alejandro dijo...

¿Y qué van a hacer aquellos que compran los libros para adornar el salón de su casa?... que intuyo que son bastantes.

En cuanto a lo que apunta Juan Antonio: es cierto que debe ser tan legible como un libro de papel y creo que las funciones de subrayado, anotaciones, etc. mejorarán, con seguridad el soporte existente.

Respecto al aporte nacional al hocique planetario... ¿qué te parece la palabra pirata?

Liliana G. dijo...

sí, sí, sí... tenés razón sobre los "books" electrónicos, las palabras en inglés, el tecnicismo de punta y todo eso...
Pero no hay caso, sigo anclada a los vetustos formatos en papel.

¿O es que a nadie le quedan los ojos como huevos fritos después de leer doscientas páginas en pantalla? 0_0

Apoyo incondicionalmente tu "P.S.", geniaaaaaaaaaal :)

Besazos

Juanma dijo...

Qué pesaditos con las nuevas tecnologías...y yo que no me entero.

Abrazos cibernéticos, querdio Ridao.

Capitán dijo...

Ya verás como tdos los que escriben y protestan de los e-books acabarán haciendo la ola por tener e-readers (mira que suenan mal las palabritas de marras).

José Miguel Ridao dijo...

Eso es lo malo, Rafael, que te regalan mil libros y se te quitan las ganas. Lo suyo es uno sólo, y que te interese.

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Tocayo, yo creo que el invento irá perfeccionándose, y te gustará cada vez más. Hasta puede que se moje uno el dedo para pasar páginas electrónicas.

Un abrazo profético.

José Miguel Ridao dijo...

Di que sí, Julio, y en rollos de cocina. Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

A esos les vendrá de perlas, Álex, quedarán de cultos y de amantes del buen gusto y el sabor a lo antiguo. Pirata no me vale, que Drake fue mucho Drake.

Un abrazote (sin premio).

José Miguel Ridao dijo...

Haces bien, Liliana, pero la tinta electrónica es cada vez mejor. Las nuevas pantallas no cansan nada. Tú prueba, no pierdes nada.

Un abrazo tejuroquenollevocomisionero.

José Miguel Ridao dijo...

Cómpratelo, Juanma. Entre otras cosas corrige las erratas cuando escribas en él, y te da collejas para que aprendas la lección.

Un abrazo nomecabenaero.

José Miguel Ridao dijo...

Y que lo digas, Capitán, y serán los mismos que no apagan el móvil en las reuniones, pero hace diez años juraban que nunca lo usarían.

Un abrazo paratodalafamiliero.