sábado, 12 de junio de 2010

El blog como taller (Baltanás dixit)

Hace tiempo hablaba Enrique Baltanás de la posibilidad de usar el blog como taller literario, de modo que alguien cuelga un poema y los comentaristas aportan su opinión y posibles variantes al mismo. Lo cierto es que se trata de un medio ideal para esto, pues permite el acceso a muchos lectores, entre los que con suerte se pueden encontrar buenos poetas, a los que sería difícil acceder físicamente. Viene todo esto a cuento porque en un poema que colgué hace poco, Carpe diem, el final no estaba bien rematado y yo era consciente de ello, y el poeta Ramón Simón me lo hizo ver en un correo privado, aportándome ideas. Después de trabajarlo un poco he cambiado los últimos versos, y ahora el poema queda así:

Carpe diem

Despierta de una vez, mira esos ojos.
¿No ves que con el tiempo
desaparecerán destellos y fulgores?
Sumérgete en su luz abrasadora.
No dejes escapar un solo rayo
y bébete la dicha que te ofrece el destino.
No quieras consolarte
con el zumo de la melancolía,
y apura hasta los últimos momentos
la copa iluminada
por el oro cautivo entre las celosías
de aquella primavera sevillana.


He cambiado poco; antes terminaba así:

y apura hasta los últimos momentos
la copa iluminada
por el oro cautivo en su mirada prístina.

En mi opinión añadiendo un sólo verso el poema queda bastante más redondo. Mi amigo Ramón me recomendaba otro final, con más versos:

y apuras hasta el último momento
la copa de agua que te ofrece aquella
mujer que vive junto al pozo de tu infancia,
quien semanas más tarde lavará
tu rostro ensangrentado con lágrimas de madre.


Y seguro que cada comentarista tendrá un final distinto, pero es interesante prestar atención a los distintos criterios y aportaciones. El intercambio siempre enriquece. Por eso pido vuestra opinión sobre si el nuevo final ha mejorado el poema.

16 comentarios:

José María JURADO dijo...

Ha mejorado, pero a mí me gustaría más sin el último verso. Queda más misterioso. Si lo dejas, cambia el adjetivo "sevillana", el poema no tiene color local y ese adjetivo atrae demasiado la atención sobre sí mismo.

Pero sobre gustos, colores.

Jesús Cotta Lobato dijo...

También: la copa iluminada por el oro
cautivo en celosía y primavera.

Y coincido con JMJ.

Enrique Baltanás dijo...

El poema ha mejorado claramente. El verso final es ahora más sencillo, pero al mismo tiempo más contudente. El que la celosía sea sevillana le añade detalle y concreción, así que discrepo de la opinión de JMJ.

Sólo 2 observaciones:

1) Uno se sumerge en el agua, no en la luz. Propongo: Asómate..

2) Una copa no se apura hasta los últimos momentos (aunque depende del contexto: sostuvo su copa hasta el smismo momento...). ASí que propondría: y apura hasta el final.

Saludosd y... tú mismo.

José Miguel Ridao dijo...

Bueno, las tres primeras visitas son de tres grandes poetas; no me puedo quejar. Como dice José María, para gustos colores. Evidentemente yo he rematado el poema a mi gusto. Aunque el poeta es un fingidor, ese final sevillano está muy relacionado con mis vivencias, y es cierto que el verso localista atrae la atención, aunque no sé si eso es malo o bueno. La inmersión en la luz es una más de las metáforas que tanto me gustan, y de las que quizá abuso, y las copas se apuran hasta los últimos sorbos, por ejemplo, pero necesitaba tres sílabas. No me convence "momentos", ya era consciente. En resumen: se aprende mucho, y no sé qué cambiar, o si cambiar algo, por ahora. Lo malo de los talleres es que se le hace a uno la picha un lío (poesía pura), y lo bueno es el intercambio. Éste es de los poemas a guardar en un cajón para volver a él con vuestros comentarios y los venideros, y seguro que al abrir el cajón en el futuro sale un poema mejor. Gracias a los tres.

eres_mi_cruz dijo...

de tu poema sólo cambiaría
sevillana por sevillista...

es broma (pero es cierto)...
cambiar un poema ajeno es como sugerir quitar y poner tabiques en la casa de un amigo... al final la casa la habita el dueño...
sin embargo estos talleres me parecen muy productivos para conocer los mecanismos(¡!) personales de cada poeta... la técnica...
como un taller de canto de Krauss, ridao...

alumbrar me parece más natural que iluminar...
si escribes no dejes escapar un solo rayo pienso en una fuente natural, no en una bombilla de 60W, que además ya están prohibidas...
los viejos pueden iluminar a las jóvenes, pero es más complicado a la inversa...
por la misma razón en la estrofa
¿No ves que con el tiempo
desaparecerán destellos y fulgores?

cambiaría por
¿No ves que el tiempo
atenuará destellos y fulgores?

maduritas punto com, coño... joder ridao...

mangeles dijo...

Me gusta como te ha quedado. Lo he leído varias vesces en voz alta...y a mí me suena mejor en singular:

hasta el último momento
celosía en vez de celosias..

¡Pero no sé si se rompe la rima o la versificación¡

Besos

Rocío. dijo...

Pues yo creo Ridao,que lo que escribiste al principio estaba muy bien,y que además uno no debe cambiar lo que ya ha puesto,porque es lo que pensaba y sentía en ese momento,vamos digo yo.
Un beso poetiso.

Bea. dijo...

Ridao no hagas ni caso tu cambia todas las veces que creas conveniente.
Yo tenía una amiga muy dada a coger trozos de poemas y cambiar la letra a su antojo ahora se dedica a obsequiarme con algunos , como ella lee mucho a Baudelaire , ha cogido un trozo de un poema suyo titulado : la Beatriz y me ha obsequiado con este texto : Clavabas lentamente en mi corazón el puñal.

Y con este otro de Mioguel Hernandez :
Vine con un dolor de cuchillada,
me esperaba un cuchillo en mi venida,
me dieron a mamar leche de tuera
zumo de espada loa y homicida.
Ridao tu cambia lo que quieras ,yo me voy a hablar con un magistrado que tengo muy cerca,ja,ja,ja,las espadas están en alza.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Cuantas más correcciones aceptes más tendrás que repartir los dividendos económicos que te generen tus poemas, jajajajaja.
Salu2 zeugmáticos (que no sé que pijo quiere decir pero queda muncho curto)

Rocío. dijo...

Yo creo que si Ridao,si cambias mucho tu poemas luego tendrás que repartir dividendos,que ahora con la crisis que tenemos encima,tos queremos trincar,ten cuidao.
Bueno como veo que la vea recibe poemas y hasta tiene un magistrado cerca,pa que la ponga al día en las demandas demandadoras,yo le mando este de becquer,pa qu ese entretenga.
¡ No me admiró tu olvido!,
Aunque en un día,me admiró tu cariño mucho más.
Porque lo que hay e mi,que vale algo.....,eso ni lo pudiste sospechar.
Un beso al ilustrisimo magistrado.

Ramón Simón dijo...

Según mi modesto entender el poema ha ganado bastante.

Después están los gusto y regusto de cada uno, pero lo que verdaderamente importa es que el poeta, es decir tú querido amigo José Miguel, ha sido lo suficientemente valiente para darte cuenta de que los versos finales había que mejorarlo, ganarle más soltura, más rotundidad, que el poema sea más redondo como se suele decir. Y ello es mérito sólo tuyo, los demás, amigos, enemigos, esposa, amante, poetas, ilustradores, magos de las palabras y de los versos, aportamos pequeñas ideas, versos que imperfectos pueden ayudar a sacar lo mejor del otro, del poeta.

Gracias por citarme en tu blog, y sigo manteniendo que el trabajo, el mérito, el logro es tuyo, sólo tuyo.

Un abrazo “un jartón de grande”.
Ah! y me debes unas cuantas cervezas, que no “sete orvide”.

José Miguel Ridao dijo...

eresmicruz: los arquitectos sois muy dados a sugerir quitar tabiques en casas ajenas. Es más, sugerís a vuestros clientes cómo estarán más cómodos en su propia casa a la hora de diseñarla. La arquitectura es casi tan subjetiva como la poesía o la economía, que ye es decir. Es broma, hombre (bueno, mitad broma y no).

Es verdad que alumbrar es más natural que iluminar, pero al puñetero verbo tiene muy pocas sílabas. La métrica es tirana. ¿poesía libre? Pues también, pero pasa como con los cálculos de estructura: como no la tengas en cuenta se te derrumba el poema.

Ah, y el tiempo al final mata, no atenúa. Hasta a las madurorras y los tíos buenos como nosotros.

¡Viva el Sevilla!

José Miguel Ridao dijo...

No rompe nada, mangeles, y suena igual de bien, o incluso mejor. Es para pensarlo, gracias.

Rocío: eso va en contra de la teoría del cajón, muy arraigada entre los poetas. Ya hablaré de ella en otra entrada.

Yo practico mucho ese juego también, Bea. A Bécquer lo he masacrado, literalmente.

Es que en lo referente a poesía me siento generoso, Dyhego. Es más, estoy dispuesto a donarte todos mis derchos de autor futuros (espera, a ver si tengo suelto...).

Veo que también te trabajas a Bécquer, Rocío.

Abrazos perpetrantes.

José Miguel Ridao dijo...

Te debo múltiples cervezas, queipiriñas y legendarios, amigo Ramón. Gracias a ti por tu aportación y por dar la primera lección en este taller.

Diecinueve abrazos.

eres_mi_cruz dijo...

la vida se alumbra y cuando en el paritorio nos iluminan por primera vez es para ponernos a trabajar...
desengáñate ridao... según google, silva es un jugador del Valencia así que pierde toda esperanza...

la métrica es un paquete que se regatea fácil...
la-co-pai-lu-mi-na-da... (7)
la-co-pa-a-lum-bra-da... (7)
es-ta-co-paa-lum-bra-da... (7)

será porque no querís...
las cuentas si no cuadran, se cuadran... hasta con versos catalécticos y cabos sueltos... ¡economista!

me reafirmo pues, mi final sería:

la Copa iluminada
por el oro cautivo entre las celosías
de aquella primavera sevillista


y añadiría dos heptasílabos más...

cam-pe-o-nes cam-peo-nes
o-é o-é o-é-o...

José Miguel Ridao dijo...

Todo muy razonable: es verdad que la métrica se regatea y hasta se torea, para eso están los calzadores. Pero para regate el tuyo del final. ¿Te quedas con la copa iluminada en lugar de alumbrada? Pero hombre de Dios, piensa en esa copa gloriosa alumbrada por cien mil velas encendidas mientras las creaturitas del otro barrio no tienen ni pa encender la chimenea.

Ah, muy culta la sinéresis del primer heptasílabo de propina.