miércoles, 9 de junio de 2010

Huelga contra los sindicatos

¡Qué espectáculo dieron ayer los sindicatos! ¡Qué despliegue de banderas! ¡Cuántas consignas entonadas con voz viril! ¡Qué barbas lucían los líderes! ¡¡¡Una mierda para todos ellos!!! Comisiones tiene de obrera lo que yo de reina de los mares, y UGT está muy unida, sí, pero no entre los trabajadores, sino entre los chupópteros que viven de las cotizaciones que pagan los trabajadores a quienes dicen defender. Ojo: cotizaciones a la seguridad social, no cuotas sindicales, que es el gobierno quien les compra a costa de los españoles que renegamos cada vez más de ellos.

El éxito de la convocatoria de ayer fue inenarrable, y sin incidentes, como en una democracia madura. Miento: sí hubo un incidente: en Logroño acabaron a pancartazos entre los miembros de dos sindicatos, con el resultado de cuatro sindicalistas al hospital. Como ya no hay grises que les aticen se atizan entre ellos. A lo mejor habían ensayado la pelea, para dar más "movimiento" a la huelga. Es de vergüenza. ¿Qué diferencia hay entre los sindicatos verticales de Franco y esta bazofia? Ah, sí, éstos están en el taco, y los de Franco sobrevivían mal que bien.

Digo yo que se podría realizar una huelga contra los sindicatos, con pancartas que recen "No a CCOO", "No a UGT", y consignas del tipo: "CO-MI-SIONES, NOS TO-CAS LOS COJONES", o bien "U-GE-TÉ, JO-DE-TÉ". Nunca he ido a una manifestación, pero a ésa me apunto en la cabeza.

32 comentarios:

Er Tato dijo...

¿Que qué diferencia hay entre los sindicatos de Franco y estos? NINGUNA.

Un abrazo

P.S.: Iba a colgar ese video impagable en la taberna, pero como viene al pelo en tu entrada, ahí te lo dejo. Que conste que me debes una entrada. ;-P

eres_mi_cruz dijo...

las imágenes de esos orondos descamisados en la tribuna de oradores, de esas gambas malas de pelo rizado bailando con un pito, de esos bomberos de calendario semidesnudos, de esas palomineras con largas faldas de flores...
¡qué obsoleto! ¡qué demodé!...

lo que hoy se lleva en una buena manifestación es un buen pelo cardado, un polo chemise lacoste, un tierno infante repeinado con pantalón corto y una pancarta incomprensible para su edad del tipo queremos saber la verdad...

nostalgia de mineros, nostalgia de astilleros...
ayer los sindicatos se dirigieron a la ventanilla de los funcionarios... vuelva usted mañana...
cría cuervos...

Liliana G. dijo...

Ustedes, allí en España, se desayunan con esta bazofia sindical ahora, pero en Argentina, ya es como el Teatro Negro de Praga, tienen toda la parafernalia tan aceitada que no se les pasa nada. Son tan bestias como allí, y cada vez más organizados (¿organizados?), a las pancartas les han agregado bombos y cornetas, se sacan la camiseta y están en cueros dejando ver, la horda de inadaptados trogloditas que son en realidad... Puff Ridao, que en todas partes, como digo siempre, se cuecen habas, pero por lo visto, llegamos a un punto donde se queman cerebros.

Ah, por aquí tenemos la CGT (Confederación General del Trabajo), cuyos líderes (Dios nos guarde) no creo que hayan trabajado nunca...

Besotes, José Miguel.

Ramón Simón dijo...

Yo me quedo mejor en casa que "pa eso soy el lider sindical de mi familia, el cabeza". Tengo que decir que mi familia está compuesta por un sólo miembro , es decir yo "mismamente".

¡Viva el sindicato unipersonal RSG!

y su lema " yo me lo guiso, yo me lo como, como Juan Palomo!

Un abrazo.

Bea. dijo...

Todos sabemos lo que hacen los sindicatos colocarse entre ellos mismos , es una verguenza nacional.

Adolf dijo...

En Alemania después de la Primera Guerra Mundial ocurrió algo parecido. Hacía falta un líder vigoroso, un partido fuerte, un Estado unido. Creo que en este blog se percibe algo de eso: fuera los sindicatos, fuera los partidos políticos, fuera la democracia. Históricamente eso tiene un nombre muy feo y unas consecuencias aun peores.

José Miguel Ridao dijo...

Te la debo, Tato. Igual te endoso una entrada poética amariconada, jeje.

Nostalgia relativa, eresmicruz. Malos tiempos eran aquéllos para los trabajadores.

Pues sí que cuecen habas en todos lados, Liliana. Habones, diría yo.

Tú sí que eres un sindicato vertical, Ramón, con la cabeza bien alta.

Muchos pensamos así, Bea.

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Adolf: es inevitable que entre los comentaristas habituales y el propietario de un blog existe cierta afinidad ideológica, que por otro lado no tiene por qué ser representativa de la opinión del total de la sociedad. Por eso es especialmente bienvenida tu opinión. Es cierto que cargo demasiado las tintas, y que habrá sindicalistas honestos, pero mi opinión es básicamente la que está escrita. Eso no significa para nada que quiera borrar la democracia, ni los partidos, ni tampoco los sindicatos. No quiero una anarquía ni una dictadura. Lo que quiero es que los sindicatos actúen de verdad en defensa de los trabajadores. Se han acomodado, comprados por el gobierno, estoy convencido. La inercia del ser humano es a vivir bien sin dar mucho golpe, y si se lo ponen tan fácil... Otra cosa son los sindicatos tradicionales, como los ingleses en la época de Thatcher, luchando de verdad por los mineros, y eso que perdieron.

Un saludo.

Er Tato dijo...

Hombre, Ridao, yo esperaba otro tipo de entrada... Como una pa los toros, por ejemplo. En fin, habrá que conformarse con lo que caiga, que ya veo que la cosa está mu mala. ;-)

Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Hablando de toros, mañana presenta José María Jurado su magnífico libro "Plaza de toros" en el coso (para evitar la redundancia he caído en la cursilería) de Espartinas. Una buena ocasión para tomar unas cervezas.

Juan Pablo López dijo...

Yo me apunto a la manifestación CONTRA LOS SINDICATOS. Pero voy más allá...¿Y si la organizaramos en serio?

Un saludo,
JPLT

Fernando Moral dijo...

Aquí un adepto a la propuesta de Juan Pablo, en serio.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muy buena entrada, tocayo, genial. YO sólo salvaría a algún sindicato tipo USO, que es la cenicienta del ramo.
Un abrazo.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
¡Como dice Pedro Almodóvar: hagas lo que hagas... ponte bragas!
Si criticas a los sindicatos eres facha y si los defiendes eres progre (de Lacoste, se entiende).
Estoy de acuerdo contigo.
Los sindicatos deberían subsistir con los ingresos de los afiliados. Únicamente. Y trabajar como el que más. Y negociar en épocas de bonanza. Y defender las condiciones laborales.

Por cierto, hay una pregunta de la que aún no tengo respuesta fidedigna: cuando un sindicalista va a la huelga ¿le descuentan la parte proporcional del sueldo? me gustaría saberlo fehacientemente para terminar de encajar mis opiniones.
salu2 con baderitas y toda la pesca.
(los trabajadores de los invernaderos tienen que estar más contentos con tanto sindicalista que vela por sus intereses...).

Alejandro dijo...

Contad conmigo.
Además, tengo buena letra y me creo capaz de confeccionar las pancartas.

Alejandro dijo...

También me gustaría echaros una mano con los lemas y las coplillas que entonaremos... aunque no me veo muy inspirado. No encuentro rima para SINDICATO.

Juan Pablo López dijo...

Estimado Fernando Moral y estimados todos:

Si más de mil jóvenes y "jóvenas" son capaces de hacer una "quedada" utilizando el teléfono movil y los mails para, no recuerdo la ciudad andaluza ahora mismo, hacer un macrobotellon, ¿no seríamos nosotros capaces, con la que está cayendo, de convocar una manifestación contra los sindicatos y por el adelanto de elecciones? Me derrito en imaginar una multitudinaria manifestación en Madrid, completamente civil (que se manifieste el "pueblo" como tal, no dependemos ni de políticos ni de sindicatos ni de organización alguna, debemos ser ciudadanos, alcanzar el derecho del cives romano), pidiendo calidad democrática, condenando a los sindicatos torticeros que tenemos y pidiendo la renovación del consejo de administración de esta empresa llamada España.

Me reafirmo en la propuesta.
Saludos,
JPLT

José Miguel Ridao dijo...

Llevar a la realidad el título de la entrada sería un sueño. Sucede que yo no tengo capacidad organizativa, y lo digo en serio. Pero bien pensado, no lo veo tan difícil. Como dice JPL, los jóvenes hacen "quedadas" tan ricamente.

Dyhego: no tengo ni idea de si le descuentan o no el sueldo a un sindicalista liberado huelguista. Sería interesanta saberlo.

Abrazos para todos.

José Miguel Ridao dijo...

Se me ocurre que podríamos utilizar nuestros blogs para hacer correr la voz, con entradas simultáneas, por ejemplo.

veridiana dijo...

¡Todo es un Fraude!

Un beso

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Me apunto, claro, a la manifestación contra los sindicatos mayoritarios, aquellos que son sufragados por el Estado. Está claro que es muy difícil que alguien muerda la mano que le da de comer. Y si, además de darle de comer, los libera del trabajo y les paga a precio de saldo las vacaciones en residencias de tiempo libre (las mismas que existían en tiempos de Franco, debidamente modernizadas a costa del erario público), ya ni te cuento.
Contad conmigo. Uy, mala palabra para acabar un comentario en este blog...

Un abrachop.

Er Tato dijo...

Sería un buen plan, pero mañana estoy de viaje y no vuelvo hasta el viernes. Gracias de todas formas por la invitación, porque ibas a invitar tú, ¿no? ;-)

Otro abrazo

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Jo, Tato, yo iba a ir porque pensaba que invitarías tú, qué chasco.

Er Tato dijo...

Se me olvidaba contestar a una pregunta que ha surgido por ahí sobre la remuneración de los liberados en las huelgas.

En principio, habría que distinguir entre liberados al 100%, los que no pisan la empresa y trabajan para los sindicatos aunque el salario se lo pague el empresario, y los representantes de los trabajadores -delegados y miembros de comités de empresa- que tienen una cantidad determinada de horas mensuales de permiso sindical -entre quince y cuarenta horas mensuales más o menos en función del tamaño de la empresa-, remuneradas por el empresario.

Si se trata de liberados al 100%, no pierden ni un duro, salvo que voluntariamente decidan donar el salario de ese día al sindicato. Si se trata de parcialmente liberados y no usan las horas de permiso, se les descuenta del salario, pero si deciden usarlas, no. Usarlas o no es una decisión personal de cada representante.

Saludos

Er Tato dijo...

Que no te había visto, profe.

Hombre, sé que me tenéis ganas, pero a ver si copias de mi taberna, que al primer barril siempre invita la casa... ;-)

Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Vaya, para una vez que iba a invitar te largas de viaje, Tato. Tú te lo pierdes, igual se está en el AVE que en la plaza de toros de Espartinas...

Juan Antonio: por hablar, y ya que falta Tato, tú invitas a la primera cerveza. Después, a escote.

Ah, gracias por la información, Tato. Ya sospechaba que era así. ¿Habrá algún sinvergüenza que no vaya a la huelga para no perder su parte de salario? Ahí lo dejo en el aire...

Dos abrazos.

Dyhego dijo...

Con su permiso, Monsieur RIDAO.
Señor TATO, le estoy sumamente agradecido por la información. Viniendo de usted, seguro que es fehaciente y exacta.
Es una pregunta que siempre quise hacer y nunca supe a quién.
Eso me aclara muchas, pero que muchas dudas.
Muchas gracias a ambos.

Juanma dijo...

Y relacionado con ello, dice un servidor que los piquetes informativos no deberían estar prohibidos, es que no deberían existir. Me explico antes de que peligre mi yugular. El DRAE define piquete como “grupo de personas que pacífica o violentamente, intenta imponer o mantener una consigna de huelga”. Como siempre, hay de todo, pero negar a estas alturas que la mayoría de piquetes opta por la imposición y la violencia (casi siempre verbal, a veces física) es negar la información que nos llega desde cualquier telediario, periódico o parte radiofónico. No sé usted, yo sí los he sufrido en mis carnes. Pero me da igual que todos los piquetes informativos estuvieran formados por hermanitas de la caridad, voy un paso más allá.
Un piquete informativo, sobre el papel, se organiza para informar. Pero la información también es un derecho y no un deber. Si a mí me diera la real gana, puedo vivir sin abrir un periódico o encender una televisión y una radio. Nadie me puede obligar a estar informado, puedo ser un eremita si me lo pide el cuerpo: si alguien se acerca a informarme sobre algo, debe bastar un “no” por mi parte para que me dejen en paz. Además, por lo general, una huelga se convoca con tiempo y, desde esa convocatoria hasta el día “h”, la información que se mueve es abundante, a disposición de todo aquel que quiera tenerla. El piquete informativo, por tanto, no parece tener mucho sentido.

Es de las pocas cosas que me atacan los nervios...los sindicatos.

Abrazos, querdio mío.

El alegre "opinador" dijo...

Más razón que un santo. Yo suelo aplicar a los sindicatos lo del chiste y la pandereta... Son una vergüenza. Liberados que no quieren volver a trabajar de verdad en la vida...
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias a ti y a Tato, Dyhego.

Totalmente de acuerdo en tu brillante argumentación contra los piquetes, Juanma. Al piquete, que le den por el ojete.

Estamos de acuerdo, opinador. Me gustaría que se hiciera una encuesta nacional sobre el asunto, porque en privado no hago más que oír argumentos como el tuyo, pero en público los sindicalistas vociferan mucho.

Abrazos ojeteros.

danicurri dijo...

totalmente de acuerdo, panda de paniaguados y pesebreros pendientes de la cebada de los amos.

José Miguel Ridao dijo...

Somos millones los que pensamos así, danicurri. Anda que si saliéramos a la calle...