viernes, 18 de junio de 2010

En precario

Hoy me siento raro; paso por una situación desconocida por mí. Hasta ahora siempre he vivido bajo un techo en propiedad, o algunas veces que me he ido de vacaciones he alquilado una casita, o una habitación de hotel, pero desde ayer a las seis de la tarde me he convertido en un desheredado. Vivo en mi piso pero ya no es mío; ni siquiera lo tengo alquilado. Entonces... ¡soy un okupa! Y verdaderamente es así: me lo ha dicho hasta el notario. A ver si me explico.

Como creo que ya he comentado, me voy a mudar. Pero como no soy rico (aunque estoy bastante entacado, todo sea dicho), he debido vender mi piso para comprar la nueva casa. Por este orden: primero vendo el piso y luego compro la casa. Pero como queremos hacer obras, hemos puesto un plazo de tres meses desde que firmamos la venta (ayer) hasta que entreguemos el piso a los nuevos propietarios. Nuestra situación durante estos tres meses se recoge en el documento notarial de una manera curiosa: "la parte vendedora continuará en el uso de la vivienda... hasta el día... en concepto de precario". ¡Precario! No pude aguantarme y le pregunté al notario por qué se llamaba así, y me dijo: "Verá usted: modernamente esto es lo que se conoce como okupa". Se me vino el alma a los pies. Mi dignidad por los suelos. Soy un okupa. Vivo en precario.

P.S. Y encima todavía no he podido firmar la compra de la nueva casa por no sé qué problema de la tasación de los cojones.

23 comentarios:

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
¿Y no te merece la pena iros a Alájar, te compras unas vaquitas y una ovejitas (como la Carmen Sevilla) y te dedicas a la economía... (del trueque, claro)?
¡A ver si tienes un detalle y me invitas a la inauguración de tu chalete! (Prometo portarme bien:nada de rimas obscenas ni groseras, no hablaré de temas escatológicos e incluso recitaré unas églogas de Virgilio, en latín o en español, lo que se tercie).
¡Que no se te suba la chaletitis a la cabeza!
Salu2 okupacionales, camelleros, dromedariles y ornitorrincolaringólgos (Virgen de la Macarena, lo que me ha costao...)

Bea. dijo...

Ay Ridao en precario acabaré viviendo yo, la Rocío no tiene bastante con poner en mi puerta la bandera con el crepón que ya se ha hecho famoso ,ahora mi puerta parece un rastrillo mi hijo está encantado pero me estoy pensando demandarla y pedir daños y perjuicios ,mi hijo y ella han colocado un cartel en la puerta mi mansión invocando a los dioses para que los dos partidos de Españaque quedan ,sean menos malos que los dos partidos que nos representan , la gente viene y saca fotos ,creo que mañana la Rocío estará detenida , ya está avisada.
Un beso avisador.

José María JURADO dijo...

Quédate en origen, no te vayas.

Con los jueces precarios no te peuden echar.

El Okupa siempre triunfa.

eres_mi_cruz dijo...

pobres tasadores...
pero si son el último mono...

1- el tasador emite un informe que firma y por el que es responsable civil (seguro suscrito con cobertura mínima de 200.000€)...
2- el informe ha de ser validado por un técnico de la sociedad tasadora...
3- el tasador recibe una llamada amable del validador para hacer algunas correcciones...
4- el tasador recibe una llamada hostil del jefe de validación...
5- el tasador recibe una llamada de la secretaría de la sociedad para concertar una cita...
6- el tasador se reune a puerta cerrada con el director de la sociedad y el jefe de validación en un cuarto oscuro con parafernalia fetichista...
7- se valida la tasación y se emite el informe...

esto es un problema con la tasación... suele pasar con operaciones donde hay manejo, hay taco...

Luis Valdesueiro dijo...

Paciencia, y buena mudanza en estos tiempos de desolación, también llamada crisis.
Un abrazo.

Marisa Peña dijo...

Y además de funcionario, precario(que tiene una rima consonante que no puede pasarse por alto;))
Ánimo y que os sea leve.

mangeles dijo...

¡okupa¡okupa¡habitante no reconocido y sin título en consonancia¡....

Bah¡¡¡ no te preocupes Ridao...todos los mayores de 18 años, que viven en una casa...son OKUPAS...y viven en precario...No tienen título de propiedad, ni arrendamiento, ni cesión, ni ¡¡¡ ná de ná¡¡¡....Cualquiera les puede echar cuando quiera...

¡¡¡Una casa nueva, es un sueño nuevo....aunque crea mucho stresss...PACIENCIA CHICOS¡¡¡

Besos, y mucha suerte.

Pd.Por cierto...lo primero que hay que llevar a una nueva casa, es un poco de sal y aceite, para garantizarse la buena suerte y la prosperidad....¡eso aprendí de algunos andaluces supesticiosos¡

Paco Gómez Escribano dijo...

Bueno, el caso es tener un techo, sea como sea. No te comas el coco que es peor. Saludos.

José Miguel Ridao dijo...

Eso me gustaría a mí, Dyhego, pero imaginarás que mando poco. No son chaleres, sino "endosados", pero igual hago una inauguración bloguera y todo.

Aprovéchate, Bea, que puedes sacar tajada con un reportaje de ésos de Tele5.

Pues tienes razón, José María. Tomo nota. Viviré como okupa y alquilaré mi nueva casa.

Me has convencido, eresmicruz. Borro el PPS. Qué culpa tendrán ellos.

Abrazos rectificantes.

José Miguel Ridao dijo...

Yo me mudo con desolación y todo. Luis. Y eso que he estudiado en los jesuitas.

Funcionario, precario y el dromedario de ayer, Marisa. Será por rimas...

Gracias, mangeles. Estamos muy ilusionados. Trataré de acordarme de la sal y el aceite.

Tienes razón, Paco, aunque a veces cuesta no hacerlo.

Abrazos loyoleros.

Anónimo dijo...

Monsieur RIDAO:
¡Que es broma! Yo no voy dando el follón a la gente en sus casas.
Que todo vaya bien.
Salu2.

José Miguel Ridao dijo...

Hombre, Dyhego, unas cervecitas virtuales ya me aceptaréis, ¿no? A lo mejor me dejo caer y brindamos con champagne francés burbujeante.

Un abrazo virtual.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Tiene una gran mérito eso de vender y comprar, y no tener que tirarse al vacío desde una hipoteca puente. Si vas a ser okupa selo con dignidad, y no como los cutres que hay por ahí (no te pongas camisetas del Ché, te dejes rastas, ni hagas juegos malabares).
Un abrazo.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Pensé que se había moletado usted. Lo siento.
Salu2.

José Miguel Ridao dijo...

No te preocupes, tocayo. Te aseguro que es imposible que yo me deje rastas.

Qué cosas tienes, Dyhego. Yo sólo me molesto con los bancos.

Dos abrazos.

enrique baltanás dijo...

El notario te ha informado mal: el precario y el okupa no son equiparables. El precario tiene un contrato (verbal o escrito) y por tanto permiso del propietario. No así el okupa.

José Miguel Ridao dijo...

Mira lo que dice la tercera acepción de la RAE, Enrique:

Der. Que se tiene sin título, por tolerancia o por inadvertencia del dueño.

Parece ser que hay dos modalidades de precario: el okupa y el que tú dices, tolerado por el dueño, entiendo que con contrato o sin él. Parece que no soy un okupa, después de todo.

Bea. dijo...

Ridao si tienes algún problema no te preocupes yo te envío enseguida un juez su secretrio personal y su auxiliar administrativa , eso si a la hora de pagar a hacienda no te haga el remolón aunque estés en preario total.Ya sabes hacienda somos todos.

El alegre "opinador" dijo...

Pues sí que has tenido suerte de vender tu piso con la que está cayendo. Unos amigos míos no pudieron esperar más para firmar la casa nueva -tenían apalabrada la venta de su piso- y ahora tienen dos casas que no pueden pagar... Los que iban a comprar el piso se echaron atrás y después de un año no han conseguido aún colocarlo. Más vale ser okupa tres meses que multi-propietario angustiado más de un año.
Buena suerte y felicidad en la casa nueva. Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Te tomo la palabra, Bea. En cuanto a Hacienda no te preocupes, soy un buen paganini.

Muchas gracias, Alegre. Di a tus amigos que bajen el precio. Si no venden de aquí a diciembre, malo.

Abrazos.

Alejandro dijo...

¿Te han tasado los cojones? Así cualquiera pide una hipoteca. Sí te hace falta un aval, cuenta con los míos, kerido okupa.

Mery dijo...

Angelito, eso de ser okupa en tu propia casa ha de resultar extrañísimo.
Ahora bien, el tiempo pasa volando, así que tu precariedad será como un soplo en la eternidad y luego estarás tan contento.
Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Mis cojones no han dado para el préstamo, Álex. A ver si me prestas uno de los tuyos.

Eso espero, Mery. No veo el momento de mudarme.

Abrazos.