jueves, 25 de junio de 2009

Bloguerías (VI)


1. Bloguitas bloguitatis et omnia bloguitas.

2. Los halagos blogueros son de ida y vuelta.

3. Si tienes baja tu autoestima, ábrete un blog.

4. Comenta y te comentarán.

5. Adula y te adularán.

6. Sigue y te seguirán.

7. Borra y te borrarán.

8. Consejo bloguero: no presumas ni te engrías.

9. Ombloguismo: creerse un genio y buscar protagonismo.

10. Aquí un ombloguista disfrazado de bromista.

28 comentarios:

Jesús Cotta Lobato dijo...

No sé, José Miguel, tampoco veo yo tanta vanidad en el bloguerismo. La hay, como en todo lo humano, pero creo que prima el deseo de comunicarse, de transmitir ideas, de saber si lo que escribe y piensa es tan bueno o tan malo.

marisa dijo...

Vaya, estamos filosóficos hoy...la vanidad es parte del ser humano, sobre todo la necesidad de afirmarnos y de ser reconocidos y queridos. De ida y vuelta , dar y recibir, ese es el juego de la vida;si siempre recibes eres un egoísta(un "jeta" vamos9 y sis siempre das un masoquista(o un "pringao" según se mire)
En lo de borrar no estoy de acuerdo, yo mantengo a gente que me ha borrado o incluso no me tiene porque me parece interesante lo que cuentan( aunque un día lo mismo hago limpieza, quien sabe...)
Me voy, que ya no nos queda nada de cursoooo.Paso unas actas y a cerrar el chiringuito.besos.

Alejandro Muñoz dijo...

Amiblogismo: ombliguismo practicado en pandilla.
¿No presumas ni te engrías?...
Un abrazo SanPablero.

Julio dijo...

La segunda, como las cumbias...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Cachondo, pero profundo.

Mis más sinceras felicitaciones, genio.

Liliana G. dijo...

Hay mucho de eso José Miguel, pero no todo.
Fijate que te comento, pero vos no me comentás. Te sigo, pero vos no me seguís, por lo tanto los halagos blogueros en este caso son sólo de ida, ergo, desinteresados.

Me encanta ser la excepción de la regla porque me hace sentir egobloguera. Jajajaja

Besos Ridao.

Octavio dijo...

Pues yo te doy la razón. Incluso los que nos disfrazamos, lo hacemos por vanidad.
Un abrazo.

Vicky dijo...

Yo creo que en el mundo del blog hay de todo , como en la viña del señor...,
Los hay que les comentas y te devuelven el comentario , no sé si será por cortesia o pq les gusta el escrito...
Por ejemplo yo a ti te comento y nunca me devuelves el comentario , pero fijate, no soy rencorosa y cuando un blog me gusta le comento , no exijo nunca nada a cambio ....creo que las cosas se deben de hacer porque uno las desee sin mas...

Un placer leerte.

Un abrazo.
Vicky.

Olga B. dijo...

Uf. Mil razones. Yo he visto blogs que no tenían comentarios decir "al ataquerrrrr". Comentar en 200 sitios con los mismos halagos, con lo cual ya tenían asegurados... ¿50 devoluciones? Y da igual que lo que encontraran fuese bueno o malo, todo eran profundos versos y palabras sublimes y evocaciones y dulzuras.
En mi caso, estuve seis meses sin poner ni siquiera enlaces, ni sabía ni quería, prefiero ir poco a poco y con gente fiel. Comento y enlazo también a quien no corresponde si lo que escribe lo merece, y no correspondo si no es así, aunque en alguna ocasión me hayan matado a halagos y no corresponder me haya costado algún disgusto. No creo que se trate de dar y recibir, como si hubiese que comprar los comentarios, sino de comentar donde encuentras algo que merece la pena, te divierte, no sé. Cualquier otra cosa me parece hasta injusta.
Pero bueno, aquí no hay reglas... que cada uno haga lo que quiera. Al final actuamos como somos.

José Miguel Ridao dijo...

Vaya, escribí la entrada sin ánimo de crear polémica, pero lo cierto es que es un asunto espinoso. Os respondo un poco en general.

Vaya de entrada que exagero bastante, Jesús tiene razón en que tampoco hay tanta vanidad, pero es cierto que detecto más que en otros ámbitos, yo el primero. Otro asunto a reflexionar es la cortesía, de lo que ya hablé en una entrada hace tiempo. La verdad es que me siento mal con lo que me dicen Liliana y Vicky. Especialmente la primera es mi más fiel comentarista, y me halaga creo que de corazón, y yo no le comento apenas en su blog; a Vicky, aunque es reciente, ni siquiera le he comentado nunca. El caso es que me gusta la poesía, pero me ocurre que suelo leer blogs con entradas más generales, que se prestan más al comentario. Los blogs de poesía me gustan cuando son buenos, como es el caso, y sus poemas merecen un halago, pero no dan juego para comentar. Espero que no suene a disculpa, pero sé que soy descortés y no me gusta. Por otro lado, como dice bien Liliana, ella ha demostrado no ser vanidosa para nada, en otro caso no comentaría todos los días a un ingrato como yo. Otra que veo que se escapa es Marisa, a la que han borrado y ella sigue entrando en el blog del que borra. A mí me hacen eso y como mínimo me sienta mal y dejo de comentar.

Con Alejandro, Julio y Javier creo que no hay rollos de estos, pues como nos conocemos estamos curados de espanto, y si tenemos que decirnos algo nos lo decimos en la cara. Octavio piensa igual que yo, de lo cual me alegro, y en cuanto a Olga, es un caso ejemplar de dedicación y esmero con sus comentaristas, y me consta que lo hace de corazón.

En fin, asunto delicado éste, lo mejor es, como dice Olga y una vez me dijo Octavio, que cada uno haga lo que le apetezca, pero yo no puedo evitar sentirme mal a veces, y se pueden crar situaciones incómodas y malentendidos.

Un fuerte abrazo a todos, y muy especial para Liliana y para Vicky.

Pasión dijo...

José Miguel tengo un blog para desahogarme por no decir otra cosa más dura.

Los que me siguen no tengo el gusto de conocerlos. Sigo otros blogs, escribo comentarios en ellos, la mayoría no responden, tampoco me importa mucho.

Tú fuiste el primer bloguero que me dio "un abrazo" y eso nunca lo olvidaré.

El único protagonismo que busco es el de comunicarme con personas a fines o no, que enseñen. Para tonterías están los chateos, por cierto aún no he entrado en ese mundo.

No suelo adular, no creas, me cuesta trabajo, cuando lo hago es de corazón porque lo siento.

Si no comento no quiere decir que no te lea.

Abrazos de corazón.

Miradme al menos dijo...

Po zí. No toh lo bló, pero munshos.
Ridao, estoy de acuerdo contigo y, sobre todo, con la forma tan cachonda de decirlo.
Un abrazo

Liliana G. dijo...

¡Vaya José Miguel, no es un reproche hombre! Y menos para que te sientas mal, creo que sé respetar la idiosincrasia ajena... jajaja
Estas cosas se toman o se dejan, yo he decidido tomarla porque me siento muy a gusto en tu blog.

Espero que se haya entendido. Que no te quiero en el mío por obligación, jajjaja

Besotes cariñosos y divertidos.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Pues yo sí estoy de acuerdo con estas bloguerías. Algo de vanidad hay; para el deseo de comunicarse basta el facebook; el blog siempre conlleva un cierto deseo de reconocimiento.
Un abrazo.

Javier de Navascués dijo...

Y a todo lo que dice José Antonio, añadiría que, también a diferencia del facebook, para el blog hace falta talento, como el de esta entrada (y no es peloteo)

JESUS FIDELIS dijo...

Muy bueno Jose Miguel, buenísimo.
No he leido una entrada tan ingeniosa en mi vida.
Maravillosa, estupenda, me quedo sin palabras.
...bueno, ahora te toca a tí...te espero en mi blog...ya sabes, ese tan bueno.

Capitán dijo...

De todo hay en la viña del Señor, incluso en cada blog cada día es diferente y a veces se buscan respuestas distintas.

Te veo mordaz en la entrada y suavón en la respuesta a los comentarios.

Vicky dijo...

Tranquilo , en ningún momento fuiste descortés , es más me gustan las cosas claras y a la cara , al pan pan y al vino vino.

Y esta muy bien que seas selectivo en esta vida , porque yo lo soy mucho.

Vicky.

Ángeles dijo...

Yo no tengo blog, y leo los que me parecen buenos, y me gusta leeros y divertirme y pensar y reconocer o no sentimientos e ideas en vuestros escritos.
Además se crean unos lazos de familiaridad de compartir partes de nuestra vida (inventada o no).
A veces pienso, pero que c... le importará lo que yo pienso a este, pero aqui estamos que vanidosos somos todos.
Un beso José Miguel y otro a Lola y a los niños dos.

José Miguel Ridao dijo...

Os iba a dedicar un comentario por separado a cada uno, para aumentar el número de comentarios de mi entrada y alimentar mi vanidad, pero como he hecho propósito de humildad haré como antes y os respondo a todos en el mismo. Eso sí, que sepáis que esta entrada podía ir ya por 36 comentarios.

Pasión, me ha llegado eso del primer abrazo, no lo sabía, y me alegro. En ti tampoco detecto vanidad, como en otras tres comentaristas de más arriba (todas mujeres, es curioso...).

¿Verdá que zí, Miradme? En una jartá de blos, diría yo.

Ya sé que no es un reproche, Liliana, y además tú tienes un montón de comentaristas en tu blog, muchos más que yo, me das envidia (a lo mejor por eso no te comento;-).

Coincidimos, Juan Antonio. Es bueno el argumento del facebook.

Vaya, Javier, mi vanidad te lo agradece, y si no es peloteo mejor (esas cosas se notan).

Gracias, gracias, Jesús, tú también eres un moustro, no hay quien nos tosa. Parece mentira que se junte tantísimo ingenio en pocos blogs, será que Dios nos cría y nosotros nos juntamos. Por cierto, menos mal que has metido las dos últimas líneas en tu comentario, si no me creo lo que me dices.

Como debe ser, Capitán, como debe ser, es una estrategia bloguera tendente a conservar comentaristas para poder seguir alimentando el ego.

Gracias, Vicky. Ah, y si comento en tu blog no te vayas a creer que es por esta entrada, te vengo leyendo desde que entraste en el mío.

Tienes razón en lo que dices, Ángeles, se crean lazos y se descubren afinidades, y se aprende y se comparte. El mundo de los blogs es fascinante, bien usado. Gracias por mi beso, y repartiré los otros nueve, otro para ti.

Hoy os agradezco especialmente los comentarios, ha sido muy enriquecedor el diálogo, y gratificante. Un fuerte abrazo.

Ángeles dijo...

Se me olvidó, un beso al jamón.

Mery dijo...

Hay vanidad, y ganas de comunicarse, y deseo de crear algo propio por lo que no te pagan, y admiración hacia ciertos blogs...
n estas páginas reflejamos, como un espejo, nuestro estado de a´nimo y nuestra personalidad.
Buena tarea, por otro lado.


Un abrazo

H dijo...

Solo te escribo si tengo algo que decirte.
Te leo todas las entradas, aunque eso signifique que algunas veces debo leer tres seguidas.
Vuelvo para leer tu respuesta.
Si no me respondes te llamo.

José Miguel Ridao dijo...

Al jamón no le doy un beso, Ángeles, no se vaya a estropear. Por cierto, hoy nos vamos toda la familia para Alájar hasta septiembre, y se abre el plazo de recogida del premio jamonero. Tú lo viste claro desde el principio, así que te esperamos, manda un correo el día antes. Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Tienes razón, Mery, no sólo hay vanidad, pero como hay mucho de esto me gusta soltarlo como aviso para navegantes, nunca mejor dicho, entre los que me incluyo.

Un beso.

José Miguel Ridao dijo...

Pues vaya si me llamaste, H, vaya horitas, se nota que alguien está metiendo blogueína en tus venas;-)

Gracias por leerme, y ten cuidado con los premios...

Anónimo dijo...

No se si hay mucha vanidad dentro de este mundo, pero lo que si veo es mucho valor. No todo el mundo es capaz de enfrentarse a tanta gente leyendo y exponerse a opiniones ajenas que, muchas veces, no tienen que ver con lo escrito.

Lo cierto es que, los que leemos, os lo agradecemos, por lo mucho que se aprende (bueno y malo).

No te veo yo ombloguista, más bien al revés.

Felices vacac...(perdón) vacaciones felices.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, lo mismo digo, que disfrutes el ver... (perdón, el verano que disfrutes).