lunes, 15 de junio de 2009

Razón y corazón

En estos tres días tratando de desintoxicarme de la blogueína mi cabeza ha seguido con la inercia de la entrada diaria, y como no tenía portátil donde volcar mis energías eché mano a mi cuaderno de siempre, el de papel. Y no para escribir entradas, que eso lo dejo para el blog, sino para que mi pensar y mi sentir no se perdieran, o al menos quedaran por escrito, si no todo, siquiera una aproximación. Algunos pensamientos, algunos estados de ánimo, piden la poesía a gritos, y eso es lo que he hecho en mis pocos ratos libres, escribir versos, si no lo hago hoy seguramente no lo podré hacer mañana, o al menos no los mismos.

A vueltas con mi última entrada, sobre la necesaria distancia del escritor, sobre el conflicto entre sentir y pensar, a veces sólo aparente, creo que esto es lo que pienso, o lo que siento, o lo que pensé o sentí el sábado. Bueno, esto es lo que hay:


No hay razón sin corazón,
me dicen los poetas,
y mi razón se rebela,
y mi corazón también.
Como si no fuera un todo
alma, cuerpo y escritura.
Versos fríos y calientes,
modelados por el poso
que dejó en mi razón
la llaga antes abierta,
cerrada mientras escribo,
dormida,
sólo dormida.

14 comentarios:

Julio dijo...

Despersonalízate, Ridao. Escribirás todavía mejor.
Abrazos barreriles

José Miguel Ridao dijo...

Gracias por el consejo, Julio. Algo tengo escrito despersonalizado, que no impersonalizado.

Anónimo dijo...

Sr. Ridao, si ha de ganar alguien yo prefiero el corazón, me parece imposible que el autor no deje algo de si mismo (de lo que ha sentido, conocido, oido, intuido) en cada escrito.
Un saludo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ridao eres un artista, de los pies a la cabeza.

Más que lo que dice Julio, te diría que leas, que leas mucho. Que leas poesía. Buena poesía. Si quieres, puedes.

Y más que despersonalizarte, te aconsejo que te "descojones" del mundo, pero poéticamente.

No te será difícil, genio.

José Miguel Ridao dijo...

Sr. Anónimo, yo creo que razón y corazón son un todo, aunque a algunos les puede más la razón y a otros el corazón, y eso se nota en la escritura.

Muchas gracias, Javier, como me lo crea la he cagado. Sigo tu consejo, últimamente leo mucha poesía, y descojonarme es mi especialidad, a veces me tengo que contener.

Un abrazo.

Alejandro Muñoz dijo...

Puedes despersonalizarte pero ten cuidado de no desridaizarte.
Un abrazo.

Ricardo Arjona dijo...

Y no te descojones mucho que no es bueno

Liliana G. dijo...

¡Ooooh! Qué poema tan rebelde, con razón y corazón sin lugar a dudas, pero con ese toque Ridao que tiende inevitablemente a poner a dormir a su llaga. Me has impresionado...

Cariños José Miguel, "persevera y triunfarás...".

José Miguel Ridao dijo...

Lo mejor del día es que todo el mundo me da consejos, y todos buenos.

Álex, si me desridaízo lo pierdo todo, tendré que estar alerta.

Ricardo, lo bueno es descojonarse en compañía, y de eso tú, yo y el de arriba sabemos tela. Intentaré evitar el onanismo descojonero.

Liliana, tú siempre me das ánimos, te mereces un premio, y no de los que reparto por ahí. Tienes razón en que la perseverancia es clave, y por ahí fallo a veces, lo tendré en cuenta.

Un abrazo agradecido y meditabundo.

Julio dijo...

Descojónate, pero que no se te caigan, Ridao

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Descojónate.

José Miguel Ridao dijo...

Me estáis volviendo loco. La próxima vez que escriba un poema no sabré si mirar dentro de mí o en casa del vecino, reír o llorar, perseverar u holgazanear.
Creo que me voy a descojonar de todo el mundo y a tomar por saco.

Pasión dijo...

Buenas noches José Miguel, me encanta eso que dices de escribir en tu cuaderno, a falta de un portátil, nos ahorraríamos tanto dinero inútil.

LLevo toda mi Vida en mi corazón y en "mi razón".

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Tienes razón, Pasión, escribir en un cuaderno es mucho más bonito y cómodo. Lo que ocurre es que el portátil tiene muchas otras ventajas que, bien empleadas, merecen mucho la pena.

Muchas gracias como siempre por tu comentario.