miércoles, 10 de junio de 2009

Un aburrimiento

A veces me pregunto si habré hecho bien teniendo tantos hijos tan seguido. Creo que es bueno para ellos, porque tienen compañeros de juego, y aunque es durillo por el momento, dentro de unos años nos alegraremos. Ellos se lo pasan pipa jugando y peleándose, pero creo que también disfrutan de lo lindo con sus papás. La prueba es lo que me dijo Miguel hace poco:

- Papá, yo quiero que mamá y tú duréis lo mismo.
- ¿Y por qué, hijo?
- Porque si no va a ser un aburrimiento.

Lo que sí parece claro es que nos quiere juntos, menudo rollo eso de que vaya cada uno por su lado. En fin, procuraremos ponernos de acuerdo, no vaya a ser que el niño de las narices se aburra...

19 comentarios:

Ricardo Arjona dijo...

Esta entrada escrita por ti es razonable, pero cuando la lea tu Lolita se va a horrorizar por razones cronológicamente obvias.

maite mangas dijo...

Mis crios a veces preguntan cosas del tipo ¿Quien se va a ir al cielo primero? como el que pregunta cuántos dias quedan para que termine el cole.
Cuando estás metido en la espiral de los días, de repente vienen tus hijos y te hacen dar un frenazo en seco...¡que tíos, como me hacen pensar!. Creo que todos los nios son filósofos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues nada, amigo, a seguir teniendo hijos, sobre todo, para que nunca se aburran.

Y tengas que ir con tres "Balaguer" amarradas con cabo, "y rabo".

Un abrazo.

Liliana G. dijo...

Te diré José Miguel, que mis cuatro también son "uno detrás del otro". De niños, lo mismo que los tuyos, juegos y peleas. De grandes les ha quedado lo de las peleas entre otras cosas y eso porque se aman como lo que son: hermanos, porque de juegos ni mú.

Pero no te preocupes que con una computadora al lado no se aburrirá si no te tiene, tal y como vienen las cosas el poder de adaptación de los niños es pasmoso.

Pero por las dudas, yo que vos me quedaría bien pegadito a la Santa.

Cariños.

José Miguel Ridao dijo...

Ricardo, yo viviré hasta los cien y ella hasta los 92, no creo que le importe.

Sí que es verdad que son filósofos, Maite, pero de distintas corrientes. Yo los tengo epicúreos, platónicos, kantianos...

Javier, en vez de las tres Balaguer prefiero un artobú. Total, ya puestos... Ya te comentaré la reacción de Lola cuando lea lo de tener más hijos...

Me agobias, Liliana. ¡Mis hijos tendrán en la misma estima a un ordenador que a mí! Por lo menos ya puedo morirme tranquilo. Seguiré tu consejo y me pegaré bien a la Santa.

Un abrazo duradero.

Alejandro Muñoz dijo...

No te pongas fecha de caducidad que la esperanza de vida crece casi exponencialmente y te veo acojonado dentro de 58 años.
Confirmo para quién no los conozca que tus hijos no se aburren y en gran parte es por tu culpa. Miguel ya se lo pasaba pipa incluso cuando era hijo único.
Quédate tranquilo que Ricardo y yo leeremos tus Ridaikus en el sepelio antes de encender la cerilla.
Nada nuevo bajo el blog, yo también hablo hoy de mi primogénita.

Julio dijo...

Negocia, negocia, Ridao

Ricardo Arjona dijo...

Miguelito, perdona que conteste a Ale en tu blog.

Ale, efectivamente, nada nuevo bajo el blog, yo hablo hoy de mi sepelio.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Los que tenemos cuatro no nos aburrimos, eso es seguro. Yo las tuve de dos en dos: 14-12 años tienen las mayores y 7-4 las pequeñas. Y, por parejas, se llevan fenomenal. Y a veces las mayores tienen la excusa perfecta de jugar con las pequeñas para seguir sintiéndose niñas. Una maravilla.
Pero qué agotador, uf.

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Álex, como siga escribiendo ridaikus a este ritmo vais a enterrar también a los oyentes.

Luego me asesoras, Julio.

¿Dónde has hablado, Ricardo? No me digas que te has abierto un blog, y yo sin saberlo...

Pues creo que es más agotador todos seguidos, Juan Antonio, aunque todos me dicen que saldré antes (no sé de dónde, ni cómo, ni si quiero salir).

Un abrazo pretertuliano.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Pues ya sabes: con la mano.

José Miguel Ridao dijo...

Choca esos cinco, machote, hacía tiempo que no me daban un premio.

Javier Quiñones dijo...

Ese hijo tuyo, me refiero a Miguel, es un portento de chispa, gracia y sensibilidad. Por lo que veo te tiene a raya, así que ni un solo paso desviado, por si acaso.
Entiendo tan bien el jaleo de tu casa, José Miguel, que me entra nostalgia de cuando era pequeño y disfrutaba con mis cuatro hermanos, todos chicos. Mi casa era un desarreglo, pero ¡qué nostalgia de aquellos años!, cuando no había sombras en el horizonte, cuando la muerte quedaba tan lejos, cuando la vejez era cosa de otros, cuando jugábamos a imaginarnos qué seríamos de mayores.
Aunque sea un jaleo tu casa, disfrútalo, que dura poco.
Además de qué te quejas, si tienes un soberbio trono para escribir "ridaukus" y algún que otro poné...
Un abrazo, Javier.

Miradme al menos dijo...

sí señor, no hay cuatro sin...
Os admiro. Yo tengo dos y no me aburro. ¡No quiero imaginarme lo que tiene que ser cuatro seguidos!

Ricardo Arjona dijo...

JM, aunque no te lo creas hay vida más allá del bloguerío, existe un mundo paralelo con otras vías de comunicación distintas

Pasión dijo...

Hola José Miguel, ¿qué puedo decir de Miguel y sus hermanos?, nada, absolutamente nada, ellos adoran a sus Padres.

El encanto es tu Mujer, una Flor, un Paraíso.

Unos ojos que te tienen fascinado, encantado.

Abrazos.

Mery dijo...

La verdad es que hoy en día es raro encontrar familias de 4 o mas niños seguidos. Casi todos mis conocidos tienen 2, cosa curiosa, perfectamente planificados.
Quizás lo verdaderamente aburrido sea planificar, digo yo.

José Miguel Ridao dijo...

La verdad es que no me quejo, Javier, soy consciente de la suerte que tengo con mi familia. Eso sí, cuando la gente me pregunta que cómo me va con tantos peques yo les repondo lo que quieren oír. Imagínate que les digo que es una delicia, y que son los mejores momentos de mi vida. Primero que se iban a pensar que estoy loco, y segundo que les iba a dejar hechos polvo, pues me lo suelen preguntar compañeros que tienen uno o dos niños y están agobiados.

¡Coño, no lo he hecho queriendo! Voy a responderte, Miradme, y veo que te he puesto en evidencia sin saberlo. No me lo tengas en cuenta... Además, ayer me dijeron un secreto dos pajarracos;-)

Ricardo, ¿no será más bien un mundo para lelos y nenazas?

Pasión, Lola está encantada con tu comentario. Ahora me toca a mí bajarle los humos... Tu comentario ha sido encantador, muchas gracias.

Mery, tratándose de niños planificar creo que es bueno, si no imagínate. Lo que nos pasa es que nosotros planificamos tener como mínimo cuatro (y dice Lola que como máximo también).

Un fuerte abrazo a todos.

Javier de Navascués dijo...

Habéis planificado ser generosos y aventureros, que ya está bien...