martes, 16 de junio de 2009

La música de Shakespeare


A nadie se le escapa que Shakespeare fue un genio como pocos. Hasta en sus obras aparentemente menores emerge su talento y consigue hacer que salte la chispa de la magia. En sus manos, o en su pluma, el idioma inglés adquirió una dimensión especial, poética, musical. El Bardo de Avon consiguió transmitir como nadie las pasiones humanas en boca de sus innumerables y eternos personajes.

La obra de Shakespeare está plagada de tonadas y canciones, pero como él sólo puso la letra, la música queda a la imaginación de sus lectores. En ocasiones el cine ha conseguido recreaciones bellísimas de muchas de sus obras, como por ejemplo ocurrió con "Much ado about nothing", traducido algo absurdamente como "Mucho ruido y pocas nueces". La dirección de Kenneth Branagh es ejemplar, así como la recreación histórica, y la música de Patrick Doyle es magnífica y totalmente adecuada a la acción, como se puede comprobar cuando Balthasar canta por indicación del príncipe, animando a las damas a despreocuparse y aceptar a los hombres como son, con todos sus “defectillos”:





La letra no tiene desperdicio:

Sigh no more, ladies, sigh no more;
men were deceivers ever;
one foot in sea and one on shore,
to one thing constant never;
then sigh not so,
but let them go,
and be you blithe and bonny;
converting all your sounds of woe
into... Hey nonny, nonny.
Sing no more ditties, sing no mo,
or dumps so dull and heavy;
the fraud of men was ever so,
since summer first was leavy.
Then sigh not so,
but let them go,
and be you blithe and bonny,
converting all your sounds of woe
into... Hey, nonny, nonny"

Y ésta es mi traducción:

("No suspiréis más, señoras, no suspiréis;
los hombres siempre fueron embusteros;
un pie en el mar, otro en la orilla;
jamás constantes en nada.
No suspiréis, pues, de ese modo,
sino dejadlos ir
y sed alegres y despreocupadas,
convirtiendo todos vuestros lamentos
en algarabía.
No cantéis más canciones,
no cantéis más sobre vuestras tristezas y pesares.
La mentira del hombre siempre fue la misma
desde que son frondosos los veranos.
no suspiréis, así por tanto,
y dejadlos marchar
y sed alegres y despreocupadas,
convirtiendo todos vuestros lamentos
en algarabía")


Una declaración de intenciones en toda regla, que suscribirían sin duda las cuotas femeninas en el poder, y en el siglo XVII nada menos, y es que todo está inventado desde hace tiempo.

Y termino con una cita del genio: "The earth has music for those who listen" ("La tierra tiene música para aquellos que escuchen"). Eso hay que hacer, escuchar en lugar de hablar...

18 comentarios:

Julio dijo...

Siempre he sido partidario de leer a los escritores en su lengua original, pero en el caso de don Guillermo no me cabe la menor duda.
Un abrazo, Ridao

Ricardo Arjona dijo...

El Mercader de Venecia es sin duda la obra que más me gusta de Shakespeare, probablemente porque desde pequeño me encandiló esa posibilidad de obtener una libra de carne sin verter la sangre, y sí, mientras la lees estás en Venecia, incluyendo música italiana como trasfondo.

Miradme al menos dijo...

Me ha encantado el texto. No lo conocía. Las Bibianas y compañía acabarán imprimiéndolo y pegándolo en las puertas de los ministerios.
A mí la obra que más me gusta es El rey Lear.
Un saludo para ti y los pajarracos.

José Miguel Ridao dijo...

Estoy contigo absolutamente, Julio, por muy buena que sea la traducción se pierde gran parte del original; es como si al traducirla la obra fuera distinta, y con Shakespeare es especialmente marcado (y en poesía no digamos...).

No he leído el Mercader, Ricardo, lo haré porque lo tengo en casa, así podré entender lo de la libra de carne y de paso me aseguro buena literatura.

Espero que las Bibianas no visiten mi blog, Miradme, esta entrada les gustaría, pero otras...

Un saludo pajarraquero.

maite mangas dijo...

Me traes una una de mis películas favoritas...¡como me gusta! ¡qué ganas de volver a verla!
Creo que me quedo con la magia de El sueño de una noche de verano.La primera vez que lo leí fué en una edición infantil (con 11 o 12 años) con unas ilustraciones de Enid Bliton fantásticas. Ahí me enganchó a mí Shakespeare.
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Me alegro, Maite. Hay que reconocer el talento de Brannagh para recrear a Shakespeare, que no es fácil. Yo me quedo, aunque suene a tópico, con Romeo y Julieta.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por la entrada de hoy.

José Miguel Ridao dijo...

No hay de qué, gracias a ti por compartirla.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias, yo también.

Buena entrada, amigo.

El poema es muy duro. ¡Para los hombres!

No todos somos así. ¿O sí?

Un fuerte abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

No es tan duro, Javier, más que nada porque hay cien al revés que éste y más duros. No es que reivindique a Bibiana, pero estoy con, un poné, Sor Juana Inés de la Cruz.

En cuanto a tu pregunta, yo por supuesto no soy así, y si lo fuera tampoco lo reconocería.

Un abrazo, Javier.

Pasión dijo...

Buenas noches José Miguel.

Tengo que agradecer a una Profesora en mi infancia que nos traía "los clásicos", entre ellos Romeo y Julieta, pero ella no se conformaba en describir la Obra de Shakespeare, nos ilustraba con la maravillosa Obra de Ballet de Prokofiev.

En un Colegio Público, la mayoría "despreciaban" semejante Obra, les gustaba más cantar sevillanas.

Abrazos.

Pasión dijo...

Perdón, José Miguel, déjame que te robe el Vídeo.

Dyhego dijo...

Un saludo (sin gluten).

José Miguel Ridao dijo...

Por supuesto, Pasión, el video es tuyo. Esa sensibilidad por Shakespeare y Prokofiev habla muy bien de ti.

Gracias, Dyhego, otro saludo para ti, hay cosas que deberían cambiar.

Liliana G. dijo...

Don Guille ha hecho un mea culpa masculino de aquéllos, el detalle de alentar a las damas a que dejen de quejarse y hagan de la algarabía un culto, por lo visto es tan viejo como el mundo...

Estupenda entrada Ridao. Sin desperdicios.

Un cariño grande, sin suspiros y con algarabía.

José Miguel Ridao dijo...

Sabía que te iba a gustar, Liliana, este Guille es un moustro.

Un beso.

Andrea dijo...

Gracias por poner una traducción tan buena de la letra. Hace tiempo que vengo buscando una que le haga mérito al original. Sé el suficiente inglés como para darme cuenta de cuando la están pifiando, pero no el necesario para que suene también hermoso en castellano. Gracias de nuevo.

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias por el cumplido, Andrea. Para eso hago estas entradas, para compartirlas.