jueves, 5 de febrero de 2009

Buenos tiempos para la lírica

... y malos para la economía. ¿Qué mejor momento que éste para sumergirse en versos propios y ajenos, para leer, glosar, compartir y gozar de la poesía? Basta ya de datos macroeconómicos, de malos augurios, cuitas, mentiras que todos queremos creer, verdades que ignoramos para no caer en el desánimo, proclamas encendidas de los que anuncian el apocalipsis. ¡Qué sabrán ellos! Como si tuvieran una bola de cristal.

Hoy hace falta apagar el televisor, quemar los periódicos y leer sobre lo que hay dentro de nosotros, no sobre lo que hay fuera, que no podemos cambiar. Además, fuera llueve y hace mucho frío.

7 comentarios:

Olga B. dijo...

Sí que hace frío, José Miguel, frío por todas partes. Más vale quedarse bien adentro y ya vendrá mayo con sus flores.
Pero ese "adentro", siempre quiere salir un poco afuera. Mejor al calorcito de los amigos y las conversaciones, las penas con plan son menos.
Un saludo.

Julio dijo...

Querido amigo:
Ayer precisamente se fastidió la tele en mi casa y pasamos una jornada in albis informativo. ¡Jo, qué gustito!

José Miguel Ridao dijo...

Olga, cuando digo "adentro" me refiero también a los amigos, familia... Vamos, cualquier sitio donde estemos calentitos. La entrada parece pesimista, pero la he escrito desde el optimisto. Es lo que tiene la prosa, que permite expresar lo que no se siente ;-)
Que pases tú también muy buen fin de semana.

Julio, yo estuve dos años sin tele y los recuerdo de los mejores de mi vida. Luego vinieron los niños y decidí invitar a Mr. Disney a casa todos los días.

Un abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Ayer estuve toda la tarde con la escritora juvenil Ana Alcolea; vino a casa a merendar, después de haberles dado una charla a mis alumnos, y quiso conocer a mi familia. Toda la tarde charlando de libros, de recuerdos y vivecnias. Sin televisor. Sin crisis. Sin frío. Qué tarde más agradable.

Mery dijo...

Golpes Bajos podría reescribir su canción de los 80´ y así la escucharíamos mientras tomamos un chocolate caliente con nuestra gente, o a solas.
Mira, José Miguel, una buena tarde para escuchar a Bach.
Buen fin de semana

José Miguel Ridao dijo...

Envidio tu tarde, Juan Antonio. A mí me tocó currar.

Mery, no te lo vas a creer, ayer por la noche entró en mi blog un tío de Estocolmo. Como sepa castellano no lo apaciguo ni con Bach.

¡Buen fin de semana!

Mery dijo...

AY, chiquillo, que ma parto de la risa ¿qué haría un sueco por estas latitudes? Ve preparando tu alma, que lo mismo viene a suicidarte a ti, jajaja.
Es que el mundo de internet es como la plaga de la langosta.
Un abrazo