lunes, 9 de febrero de 2009

Un blog, dos blogs, tres blogs

Que no cunda el pánico, que no voy a hablar otra vez de dibujitos animados ni de muñecotes. Lo que hoy me ronda por la cabeza es la conveniencia o no de tener uno, dos, tres o tropecientos blogs. Y es que a veces me pongo sentimental y tengo la necesidad de contar mis cosas, otras me da por intentar salvar el mundo, en ocasiones me las doy de escritor y me fijo más en el estilo que en el mensaje, y mayormente me dedico a escribir, como ahora, una retahíla de chorradas no demasiado congruentes. Así, a veces pienso que podría tener un blog para cada cosa, pues corro el riesgo de que algunos de vosotros, comentaristas insignes, os hartéis de entradas como ésta y me borréis de las litas de recomendados, y a ver entonces quién me iba a leer.

Un poner: podría llamar al blog donde escribo como lo hago ahora “Para desblojonarse”, y así quien entre ya sabe a lo que va; que se desblojone o no ya es cosa suya. En cuanto al blog de las confesiones lo llamaría “La vida es un blog que se me escapó”. Otra cosa que se me ha ocurrido es, para las cosas más serias, abrir un blog de esos que llaman “de autor”, al que titularía, para dar continuidad al anterior, “La tierra es el blog donde vivo yo”. Lo tengo todo pensado: me haría una foto con perilla y el pelo alborotado fumando en pipa delante de una chimenea con aire meditabundo y con un cocker spaniel a mis pies. Lo único malo es que tendría que alquilar la pipa, la perilla, la chimenea, el perro... y una peluca.

En fin, aquí estoy dando vueltas al asunto, a ver si vosotros, blogueros con pedigrí, me podéis echar un cable (y puestos a hablar de pedigrí, que alguien me preste el cocker para la foto).

P.S. Si alguien con perilla se siente aludido no es por nada, es que quedan bien para esas fotos, antes los intelectuales gastaban barba y ahora perilla.

12 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Aquí un perilla, que la usa desde antes de que se pusiera de moda.
Yo que tú me quedaba con un solo blog, a no ser que haya uno segundo muy, muy específico (yo tengo un segudo blog para relatos, pero no estoy demasiado convencido de su pertinencia: hoy por hoy no lo habría "escindido" del otro). Creo que el blog es, por naturaleza, ecléctico y que la variedad le da el interés. Además, llevar varios blogs actualizados es una tarea inmensa, así que mejor concentrar esfuerzos.
Y, por último, prueba a dejarte perilla. No veas lo resultón que queda. Claro que de eso sabe más Octavio, el Perilla con mayúsculas.

Juanma dijo...

A mí no me sale barba, a pesar de mi edad. Y no te puedo ayudar con la foto: basta que leas la pequeña descripción de mi perfil para que sepas por qué.

Un fuerte abrazo.

Olga B. dijo...

A mí me gusta la variedad, me parece un encanto más del blog ese no saber por dónde va a ir la cosa (igual es una excusa para hacer yo misma lo que me salga sin más preocupación:-). Pero los presuntos nombres de blogs me han parecido estupendos. Puedes usarlos como etiquetas de estos anudurriales para facilitar la lectura de la bitácora y organizar tus "prontos". No sé, se me ocurre.
Yo no me fío nada de las pintas de intelectual, así que la foto con peluca no me parece buena idea, pero sí me gusta tener una referencia digamos facial de los autores que visito. Vamos, que pido foto (y prometo contestar:-)
Saludos.

Rosna dijo...

No me gusta la palabra Blog , para mi es un Cuaderno de experiencias vividas y compartidas con la gente maravillosa e imprevisible que vamos conociendo en el camino . Crear 1, 2 o 3 cuadernos depende del tiempo que cada uno dispone y obvio lo importante es la continuidad y la variedad de temas .
Ridao san , si deje su foto en el cuaderno .Wowwww ...que curiosa .(-_-)
Buena semana !!!

Rosna

José Miguel Ridao dijo...

Creo que voy a seguir tu consejo, Juan Antonio. Con el tiempo libre que tengo lo que me falta es actualizar más blogs.

Juanma, que alegría verte de nuevo. Espero que todo vaya bien con la baby. Corro a leer tu perfil.

Me pones en un aprieto con lo de la foto, Olga, no sé si usar peluca o poner una antigua de cuando no la necesitaba:-)

Rosna, a mí tampoco me gusta la palabra blog, pero es que mientras allí veíais Doraemon los niños de aquí veíamos un programa llamado "Un globo, dos globos, tres globos", y tenía fácil el título de la entrada. Si pongo "un cuaderno, dos cuadernos, tres cuadernos" no me lee nadie.

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

¡Eso es justo lo que me pasa, Juanma! Busco un término medio entre gilipollas e intelectual y no lo encuentro. Así no hay quien cuelgue una foto.

Julio dijo...

Yo sé de algunos que tiene varios y les va de rechupete...

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Por si sirve de algo mi experiencia, yo abrí cuatro en su día, llevado por la novedad, y ahora sólo tengo tiempo y ganas de atender uno.

Mery dijo...

José Miguel: para mí no hay nada mas aburrido que un blog monotemático, como un ladrillo pesado de difícil digestión, quita , quita. Mejor quédate como estás, variando estas estupendas entradas cuando te lo requiera el ánimo.
En cuanto a ponerte perilla...ay, Dios, la secta se agranda, cuánto peligro. De ello hablé el 8 de abril del año pasado, a raíz de conocer a Juan Antonio, Octavio, Rafa, etc, por si te apetece leerlo (no sé poner enlaces, lo siento).
Bueno, lo dicho, que estás ien como estás. A mi me encanta
Un beso

José Miguel Ridao dijo...

Me habéis convencido, me quedo con un solo blog. En fin, tendré que olvidarme de la foto mirando al infinito, con la ilusión que me hacía. Seguiré siendo un perillán, que es lo que mejor se me da, pero para eso no me hace falta perilla.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Pues aquí un calvo sin spaniel ni pipa. Yo creo que lo mejor en el blog es contar lo que a uno le dé la realísima gana. Si tu máxima es no aburrirte, no aburrirás. Y si alguien te quita de su lista, allá él. A mí me gustan las bitácoras de entradas breves, diarias, variadas y con cierto humor. La tuya es una de ellas.

Anónimo dijo...

yo... good post