viernes, 13 de febrero de 2009

Palimpsesto virtual



Ayer hablaba de palabras teñidas de sentimientos, de palimpsestos mil veces borrados y vueltos a escribir, hasta el punto de desposeer al autor de su obra, convirtiéndola en algo vivo, nuevo, fascinante. Eso sucede sin duda cada vez que nos acercamos a un poema, a una novela, a un ensayo, pero ahí se queda la magia, en el corazón de cada amanuense, incapaz de compartir el hallazgo, el matiz, el tinte único con que adorna su pergamino.

En el blog, sin embargo, sí es posible abarcar y compartir toda la riqueza aportada por los lectores de una obra, somos testigos del buen hacer de los artesanos de las letras y de los tejedores de sentimientos, comprobamos cómo se borra el pergamino para volver a escribir en él, dejando una huella fácil de reconocer. La propia naturaleza del medio lo favorece: a una entrada sucede una serie de comentarios, a los que responde el autor de la entrada, y entre todos se va conformando el palimpsesto. Lo mejor de todo es que no es necesaria la alquimia para descifrarlo, porque es un medio transparente y simple, alejado de secretos y misterios.

Para mí que el blog tiene el alma de Heráclito: todo cambia, todo fluye, todo mejora, hasta en la literatura.

10 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Son las virtudes de la retroalimentación (perdón por el palabro). A vces la gente me pregunta que de dónde saco el tiempo para escribir en el blog. Yo siempre respondo que me divierto y me relajo así, escribiendo, leyendo opiniones, compartiendo de alguna manera.
Buena bloguería, amigo.

Juanma dijo...

Me pasa igual que a Juan Antonio: el tiempo existe, no se saca de ninguna chistera. Y yo me lo paso bien en bloguilandia. Leo a gente y me lee gente que hace unos mesos ni sabía que existían. Y me gusta hacerlos.
Y me gusta, muchísimo, cómo escribe usted. Pero muchísimo, que conste...

Un abrazo.

Mery dijo...

Ha dado usted en el quid de la cuestión, señor de los andurriales.

Heráclitos todos, uníos. Yo me uno al sentir y decir de Juan Antonio y Juanma, desde luego.
Un beso

Olga B. dijo...

Pues hoy vamos a estar todos de acuerdo (de momento, no pierdas la esperanza). Reconozco que, desde que me dijiste que te ponías manos a la obra para escribir una entrada inspirada en mi comentario, sentía una cierta inclinación a la empatía:-)
En serio, el diálogo, con todas sus servidumbres (que las tiene)es la única manera de ir conformando ese palimpsesto compartido. A mí, en general, me sorprende la calidad y cantidad de matices que pueden salir a relucir a propósito de un tema, y también suele salir de ese diálogo el objeto de la próxima entrada.
El alma de Heráclito, qué cosas tienes:-)
Por cierto, JOSÉ MIGUEL (por Dios, por Dios, mil perdones again), lo de Helga no fue error pero tampoco lo considero ironía, sino una elegantísima relectura de mi nombre donde tu subconsciente, como el mío, seguramente te traiciona. Gracias.
Saludos y muy buen día:-)

José Miguel Ridao dijo...

Vaya, me pongo serio en una entrada y ya me hablan de usted, ¿a que me hago la foto con el cocker? Como esto siga así voy a liarme a repartir premios.

Me pasa como a vosotros, Juan Antonio y Juanma. También me dicen que de dónde saco el tiempo, y yo respondo que mientras ellos ven la tele o esperan en una cola yo escribo en el blog o preparo una entrada. Juanma, me abruma usted con su halago, pero tengo una duda: ¿le gusta cómo escribo en esta entrada o en la de los premios?

Mrs. Mary of the due voice: anoche me sorprendió usted con su parquedad. Touché

Es verdad, Olga, que mi subconsciente me hizo llamarte Helga y yo pensaba que había sido una broma consciente. ¿Sabes lo que se me ocurrió en ese momento? Ponerte un nombre distinto cada vez que te haga un comentario, en función de lo que tú hayas escrito. Si me das permiso lo haré de vez en cuando, es que me caes muy empática.

Por cierto, entre todos me estáis poniendo perdido mi palimpsesto, con lo limpito que estaba.

Juanma dijo...

¿En la de los premios del agua cuyo nombre no recuerdo? No, no, no...me refiero a cada una de tus entradas (dejemos esos tratamientos de "usted" para otros menesteres).

Ea, con Dios.

radioblogueros dijo...

Pues ya ves, a nosotros nos gusta tanto el blog que le hemos hecho un programa. Nos encantará contar contigo y con tus comentarios.

Saludos.

Parsimonia dijo...

Como dice el profe, es la retroalimentación lo que favorece a veces que una entrada se convierta en palimpsesto o borrador. Si recordamos la que hizo ayer el profe, refiriéndose al poema de Octavio, modificado en su esencia por un cambio de palabra sugerido por el atento X, nos damos cuenta del favorecedor cambio, fruto del mismo feedback o retroalimentación.

José Miguel Ridao dijo...

Os visitaré, radioblogueros, no os quepa duda.

Parsimonia, es verdad que la entrada de ayer del profe hizo multiplicarse el palimpsesto octaviano. En el soporte papel eso es imposible.

Un abrazo.

Rosna dijo...

A veces el efecto Feed-back no es inmediato , al menos en mi caso soy lenta , permitame Ridao san brindar con agua de manantial y esta vez con todos y por todos sus comentaristas y amigos por el talento que regalan en cada mensaje .

Para usted y para tod@s : Feliz Día de San Valentín
Rosna