viernes, 27 de febrero de 2009

Kraus: el maestro (1)

Alfredo Kraus Trujillo nació en Las Palmas de Gran Canaria el 24 de noviembre de 1927 y murió en Madrid 72 años después. Literalmente, murió cantando. Tuve la suerte de acudir a su último concierto en Sevilla en enero de 1999, meses antes de morir. Su rostro representaba su edad, pero la voz era la de un joven de 30 años, ¡y qué voz! También lo vi representando su papel favorito, Werther, en octubre de 1995. Cuando terminó de entonar su aria favorita, “Pourquoi me reveiller..”, levantó del asiento al teatro entero, que lo vitoreó mientras él aguardaba con la terrible carta en la mano. Varios minutos después pudo continuar cantando.

Lo mejor que he escuchado de Kraus es el llamado “Lamento de Federico”, la emocionante aria de La Arlesiana, de Cilea. En la versión que ofrezco Kraus la canta con 63 años. Es impresionante comprobar cómo fluyen las notas, con qué naturalidad, como si no le costara esfuerzo emitirlas; yo estoy convencido de que en efecto no le costaba. Kraus había nacido para cantar, y lo hacía como quien respira. Los que alguna vez hemos intentado cantar en la cuerda de tenor sabemos lo difícil que resulta mantener esas notas (2’12”): (vo... rrei... po... ter...). Con todos mis respetos para los tres tenores, creo que ni subidos uno encima de otro (Pavarotti debajo, por supuesto) llegaban a su altura.

Cuando en este aria Kraus entona “il... dol... ce... sem... bian... te” (2’48”) siempre me emociono, no lo puedo ni quiero evitar. Recuerdo que corrí a ponerla la mañana en que murió, cuando me enteré de la noticia; ese día me emocioné más que nunca. ¡Y cómo mantiene el si bemol agudo final (4’01”)! Lo hace durante seis segundos, pero da la impresión de que podría haber seguido en esa nota un par de horas más.



Abusando de vuestra paciencia, aquí tenéis otra versión de Kraus cantando el Lamento con... ¡71 años! Alguna diferencia hay con la versión anterior, pero... ¡71 años! ¿No será que Kraus conoció a Fausto entre bambalinas en una de sus actuaciones a través de Werther, y éste le enseñó cómo pactar con el diablo? Si fue así, seguro que Goethe hizo de testigo.

8 comentarios:

Juanma dijo...

Desde la poca ópera que he escuchado, y por supuesto desde mi ignorancia, me toca decir que Alfredo Kraus es el único tenor que me ha emocionado y me emociona. Literalmente, puedo llorar mientras lo escucho.

Un abrazo, querido José Miguel.

Parsimonia dijo...

El año pasado fui a una zarzuela, La tabernera del puerto, y conté un poco mi experiencia en el anterior blog que tuve (Mery seguro que se acuerda).
No tuve ocasión de escuchar a Krauss, sino a otro tenor cuyo nombre no recuerdo, pero me gustaría dejarte una de las partes más famosas y con la que me emocioné mucho. Para que disfrutes te la dejo con la voz del maestro.
Un beso.

Parsimonia dijo...

Se me escapó una -s, en Kraus, ups!

José Miguel Ridao dijo...

Juanma, a mí esa emoción sólo me entra con Kraus y alguno de los antiguos (Gigli, Fleta, a veces del Mónaco...). Un abrazo.

Gracias por el enlace, Parsimonia. La romanza de La Tabernera esra de las preferidas de Kraus, la cantó en el recital del 99. A mí me trae muy buenos recuerdos; mi abuelo, que era tenor aficionado, me la cantaba con frecuencia. Si la oíste hace poco seguramente la cantaría Josep Bros, que vino el año pasado al Maestranza con ese papel. Gracias de nuevo y un abrazo.

Parsimonia dijo...

Efectivamente, Josep Bros! Lo había olvidado.
Qué bueno tener un abuelo tenor, debe ser fantástico.

Mery dijo...

José Miguel, te entiendo perfectisimamente. Kraus era especial, nació con un don para el canto y creo que, como bien apuntas, los tres tenores no viven -o vivian- la música con el sentimiento , con la sensibilidad tan fina de este hombre.Como ya te comenté, "Una furtiva lácrima" de la ópera L´elixir d´amore" no la canta nadie como él, para mi gusto, que ya se sabe que esto del Arte es muy subjetivo.

Me llevas la ventaja de entender lo que es un sí bemol, por ejemplo, y de haber cantado en un coro, con lo cual tu conocimiento musical es mas profundo y admirable. Me encanta descubrir estas arias de tu mano.

Un beso y feliz domingo

José Miguel Ridao dijo...

Gracias. Mery. Escucha esta versión de la furtiva lágrima por Gigli.

Buen domingo, amiga.

Mery dijo...

Bueno, amigo José Miguel, acabo de oir la versión que acabas de recomendarme interpretada por Gigli y estoy emocionada.
¡Qué voz! sumada al encanto del sonido del gramófono la hace única.

Gracias por el regalo, un abrazo