sábado, 27 de febrero de 2010

Bach según Glenn Gould

Para mí Bach representa la cumbre de la música, y las variaciones Goldberg son a su vez una de sus obras cumbre. Fueron compuestas mientras residía en Leipzig por encargo de un noble de Dresde, y toman su nombre del clavecinista de su corte. Constan de un aria y treinta variaciones armónicas, para concluir de nuevo con el aria da capo. Compuestas para clave, en la actualidad es muy frecuente oírlas tocadas al piano. Se pierde el sabor dieciochesco del original pero a cambio se gana en sonoridad y dinámica musical, pues el clave es un instrumento mucho más plano.

El vídeo que sigue es una de las dos grabaciones que hizo Glenn Gould, excéntrico y genial pianista canadiense que abandonó muy joven los conciertos para centrarse en los trabajos en estudio. Las variaciones Golberg fueron la única pieza que grabó en dos ocasiones: en 1955 y en 1981, y ambas interpretaciones son totalmente distintas. Aquí se ofrece el aria y las siete primeras variaciones en la segunda versión, grabada un año antes de su muerte. Si no quieren escuchar todo el video, por favor no se pierdan el aria (desde el comienzo hasta 2'54''). Gould desgrana las notas morosamente, tardando en tocarla el doble que en las versiones convencionales. Se "mete" literalmente en el piano para comulgar con una de las obras musicales más bellas jamás escrita, donde aparece el Bach más trascendente. La escala que comienza en 2'20'' es prodigiosa, y culmina en 2'41'' en lo que un amigo pianista me describió una vez como el "la" más maravilloso de la historia de la música.


16 comentarios:

Joaquín dijo...

La vida, y personalidad, de Glenn Gould, también da para mucha reflexión. Fue un desequilibrado, como hay tantos en las artes, ciencias, o en la poesía. No pongo ningún ejemplo porque hay mucho donde elegir. Es el precio por superar los límites y fronteras.

Saludos

José María JURADO dijo...

Esto es el absoluto.

Gracias, José Miguel.

Esti sí tiene ya su almanaque:

http://www.jmjurado.org/?q=node/227

José Miguel Ridao dijo...

Joaquín: he leído que se cree que tenía el síndrome de Asperger.

Corro a leer tu página, José María.

Abrazos ventosos.

mangeles dijo...

Lo escuchado varias veces...emociona, impresiona...y llega...Bellísimo.

(por supuesto, no lo conocía, ni al pianista, ni tampoco conozco mucho la obra de Bach)

Y me pregunto, si el hecho de no dar conciertos, tiene que ver, con su forma "entusiasta y sentida"...en comunión con el piano, como tú dices....lo que le apartara de ellos...No quedaría muy bonito en una sala de concertos jejeje...

Aunque supongo que a la gente amante de la música, le hubiera dado igual, pero...

Besos, y gracias por ponernos algo tan hermoso.

Máster en Nubes dijo...

¡Qué gozada, JM!
Uf, Bach es mi favorito, por encima de todos... de cualquiera. Y a Gould que yo recuerde no le había oído, me encanta esa lentitud. Impresionante. Y le va mucho a esta tarde de sábado. Muchas gracias, JM.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Sublime, tocayo. Bach es también mi favorito. Me pasa como a Tarkovsky, que cuando quería música en sus películas recurría a Bach. Un abrazo.

Las hojas del roble dijo...

Relajante y turbador a la vez.
Buena elección, Ridao

mangeles dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=qB76jxBq_gQ

Mira que alucine....no es igual de bello...pero es ¡¡pura pasión¡¡¡

Besos

mangeles dijo...

tato

veamos

mangeles dijo...

¡¡¡Es que se me había olvidado que el Tato me había enseñado a poner enlaces en los comentarios¡¡¡...en el anterior enlace..pincha en Tato..y vas directo a lo que quiero que veas y escuches...

Ainsss...que dura es la vida de los novatos de internete...

Miradme al menos dijo...

Desconocía esta versión. La he escuchado ya tres veces y cada vez me gusta más. Pongo el megaupload a trabajar...
Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

mangeles: estoy deseando oír tu recomendación. Sucede que estoy en Alájar con la mierda de pinganillo y bastante tengo con abrir mi blog.

La caña, Miradme. Ya me contarás qué es el megaupload.

Abrazos pinganilleros.

Mery dijo...

Creo haber comentado ya alguna vez contigo, en tu blog, que la música de Bach parece inspirada directamente por los Angeles.

Fíjate que a mí me acaba gustando mas el sonido en piano que en clave.
Una entrada muy de agradecer.
Un beso

José Miguel Ridao dijo...

Sí que lo hemos hablado hace un año, Mery. Hay puristas que dicen que el piano traiciona el original, pero es maravilloso.

Un beso.

El alegre "opinador" dijo...

Las Variaciones Goldberg quizás sean una de las obras musicales que más veces he escuchado en mi vida. Me transportan a otro mundo. Me reconfortan y calman... He escuchado muchas versiones, pero esta versión que traes a tu blog, me ha resultado muy extraña. En serio. No sé si mejor o peor, pero muy extraña. La versión que a mí me encanta es la de Wilhelm Kepmff grabó para la serie Galleria de la Deutsche, en 1994.
Un fuerte abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

No conozco esa versión, Alegre, a ver si la busco. También merece la pena escuchar versiones al clave. Para mí la de Gould es brillantísima.

Un abrazo.