martes, 16 de febrero de 2010

Nubes y más nubes


- La lluvia en Sevilla es una pesadilla.

- The rain in Spain boosts consumption of cocaine.

No es que mo me guste la lluvia ni el frío; al revés, el otoño y el invierno son mis estaciones preferidas, pero... ¿no está pasando esto de castaño oscuro? Lo que peor llevo son los nublados, sobre todo cuando estoy con los cuatro niños, que se vuelven más malos que un nublao (ya entiendo el por qué del dicho). Eso de estar días y días con el cielo gris desanima al más pintado; ahora entiendo por qué hay tantos suicidios en Suecia, me imagino ese país nublado once meses al año. Por otro lado, es muy distinto este tiempo en la ciudad que en el ámbito rural. Recuerdo que el año que viví en Alájar no me molestaba la lluvia ni las nubes; el campo tenía un olor especial, y se tomaba todo como algo natural, propio del ciclo de las estaciones. Aquí se nota una vez más lo artificial y artificioso de la vida en las grandes ciudades: lo queremos tener todo a cualquier precio, incluso el buen tiempo, y al final no tenemos nada auténtico.

Foto: caserío de Alájar en un día nublado (a la derecha la torre de la iglesia, y al fondo la peña de Arias Montano).

24 comentarios:

Ramón Simón dijo...

"Tienes más razón que un santo, José Miguel".
Un abrazo.
Recuerdo mis días, los años que trabajé en Huelva.Llegué a conocer toda la provincia onubense como la palma de mi mano, y entre ellas la sierra. AY!!!que tiempos aquellos.
Todo esto ocurría cuando apenas calzaba veinticinco abriles.
Otro abrazo.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Conozco yo a cierta persona que, cada vez que está nublado o llueve siempre dice:
"Hace tarde pa follar o pa coser...
¡y no tengo ganas de dar ni un punto...!"
Salu2 nubosos

Liliana G. dijo...

Es verdad, José Miguel, todo lo que abunda en demasía, termina cansando.
Me encanta la lluvia y toda es magia que desprende cuando uno está detrás de los cristales de su casa. Pero si sigue y sigue y sigue... aburre y molesta, llega un momento donde no se sabe qué cuernos hacer.
Es cierto eso de que en las ciudades donde siempre está nublado y desapacible hay más suicidios (palabras de experta en la materia).
Ojalá salga el sol en Sevilla, si señor, y que tus niños y todos los niños puedan disfrutar del aire libre.

Besos

Paco Gómez Escribano dijo...

La verdad es que este invierno está siendo un coñazo. En Madrid ya ha nevado cuatro veces, que se dice pronto. Ahora no para de llover, y yo tengo una tristeza que te pasas. Y el finde estuve en Algeciras a recoger un premio de poesía y lo mismo, lluvia y frío. Joder, a ver si llega ya la primavera y el verano, que quiero sentarme en las terracitas a leer.
Saludos.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Contaba Lázaro Carreter la anécdota de aquel señor que se llamaba "Porras y Porras" de apellido. En Portugal, una porra es lo que te imaginas (aquí es uno más d sus muchos nombres). A un antiguo rey portugués le presentaron a este hombre y el rey puso cara de disgusto, antes de afirmar: "Lo que molesta es la insistencia". Pues con las nubes, me temo, pasa igual.
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ay yo me acuerdo de aquellos días en que mi casa se convertía en una jauría encerrada en una jaula porque llovía. Fuerza.

mangeles dijo...

¡Que foto más bonita¡ En Madrid, son complicadísimos los días de lluvia. Hoy está imposible...atascos...nadie llega a ningún sitio...no se puede andar por las aceras sin que te aticen con el paraguas abierto...los pantalones se chupan todo el agua, y se mojan hasta las rodillas....los autobuses y los coches te ponen empapado a menos que te descuides ...

Y los maestros acaban de los nervios porque los niños no pueden salir al patio, y como no se desfogan se vuelven "más malos que un nublao"...

Ridao...comprales unas botas de agua y un chubasquero a cada crio...y mándalos a dar unas carreras a la calle...¡MANO DE SANTO...SE VUELVEN ANGELITOS¡...

Eso si...pueden coger una pulmonía...y la señora, lo mismo te dá...pero...

Besos

Enrique Baltanás dijo...

Un abrazo, José Miguel.
Ya llegará el verano... y medraremos.

Miradme al menos dijo...

Pedazo de foto, Ridao.
¡Qué te voy a decir...! Hasta el monho, como diría el portugués ese de Juan Antonio. Yo pensaba que a primavera estaba a la vuelta de la esquina, pero sería otra de más lejos.
Me quedo con la frasecita de Baltanás.
Un abrazo

Carlos González dijo...

Pues yo estoy en Las Vegas con unas temperaturas muy buenas. Espero que cuando vuelva para Madrid se haya pasado el temporal, que no veas las veces que hanevado y hemos estado a bajo cero.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Conocía eso de the rain in Spain stays mainly in the plane, pero la frase que pones, no, será del "montaje del director". Un abrazo.

maile dijo...

Venga...venga... que por no decir que se me esta poniendo cara de besugo y me estan naciendo branquias detras de las orejas, por si acaso ( que quedaria muy feo)... propongo redactar un manifiesto para que deje de llover de una vez por todas y dejarselo al que tenga mas conversaciones con Dios para que se lo pase.
Me temo que lo de la "costa del sol" este año es un pufo.

Fernando Moral dijo...

Totalmente de acuerdo, la visión que tiene la gente del campo sobre este particular, muy contagiosa gracias a Dios, es diferente, mucho más allegada a la realidad.

Qué bonita imagen de la Peña de Arias Montero.

Un abrazo.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Aquí lo que hace falta ya es calor y sol, hasta que estemos más negros que el Biri Biri.
Abrazos mojados

Las hojas del roble dijo...

Qué asco de lluvia, Ridao.
La foto, preciosa.

José Miguel Ridao dijo...

Otro abrazo para ti, Ramón. La sierra de Huelva es única, y tú estás hecho un chaval.

No sabe na tu amigo, Dyhego. Así cualquiera...

A ver si es verdad, Liliana; estoy harto de ciudad y de nubes, y lo primero mala solución tiene.

Bueno, Paco, si recogiste un premio de poesía al menos se te habrán alegrado las pajarillas a pesar de la lluvia algecireña. Enhorabuena.

Abrazos mientras llueve en Sevilla.

El alegre "opinador" dijo...

Yo, aun siendo de Bilbao, estoy hasta los coj... de la lluvia en Sevilla. De verdad que es una pesadilla. Y para rematar la crisis, con las pocas obras que están funcionando, todas paradas por el agua de las narices. ¡A ver si para ya!
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Sí molesta, Juan Antonio. No sé qué es peor, si la lluvia o las porras.

Gracias, Jesús, necesito que la fuerza me acompañe.

Estudiaré tu propuesta chubasqueril, mangeles. By the way, he encontrado el poema de Auden que me dijiste y es magnífico. A ver si lo traduzco y lo cuelgo en una entrada.

Otro para ti, Enrique, se te echa de menos. Acuérdate de que en verano éramos de los pocos que seguían al pie del cañón. Ya queda menos.

Abrazos con más lluvia.

José Miguel Ridao dijo...

Es otra, Miradme. La de la marmota famosa, diría yo.

Coño, Carlos, en Las Vegas na menos, en el desierto y con calorcito. Ten cuidado que si te despluman pasarás frío.

Sí, tocayo, el director es un cachondo. Cocaine rima con plain.

¿También hay nubes en la Costa del Sol, Maile? Inaudito. Redacta el manifiesto ya, que yo busco al mensajero.

Abrazos archilluviosos.

José Miguel Ridao dijo...

Fernando, agárramela que luego te espero. Amos, ome, esquivar el premio montanero... Fueraparte, la foto hace honor a la realidad.

Pues sin que sirva de precedente te doy la razón, Rafael, y eso que no me gusta el verano. ¡Viva Biri Biri! ¡Viva el Sevilla!

Gracias, Julio, por la foto, no por el asco de lluvia.

Hombre, Alegre, creía que los de Bilbao estabais por encima de eso. Aguantais lo que os echen, joder...

Abrazos ydaleconlalluvieros.

mangeles dijo...

Es el poema que se recita en la película de Mike Nevell, Cuatro bodas y un Funeral, en el funeral del personaje que hace de histrionico y rudo hombre gay...y lo lee su pareja.

Al personaje de Hugh Grant le corre una lagrimilla por la mejilla...

Hugh Grant, jamás llora en sus películas, solo en esta (una lagrimilla, solo una) y en Remando al Viento de Gonzalo Suarez, en que a Lord Byron también se le caen unas lágrimas en una escena.

Yo los versos que fuí incapaz de traducir bien fueron los de la cuarta estrofa...y imposible del todo ...el último.

Espero como agua de Mayo tú traducción (del agua de Febrero...no hablemos)


Más besos..

Pd. me sé el poema en inglés..y cuando lo recito, yo también lloro...¡soy muy vergonzosa para recitar en público¡ ...pero además, me emociona mucho

José Miguel Ridao dijo...

Vi la película, pero no recordaba el poema. Como las cuatro estrofas tienen rimas en pareados voy a tratar de mantenerlas aunque sea sacrificando la literalidad.

Besos.

Mery dijo...

Es que por Andalucía estáis poco acostumbrados a estos nublados y aguaceros.
Pero ¿y el encanto melancólico que traen consigo? (desgracias aparte, claro está).

Un beso

José Miguel Ridao dijo...

Poquísimo acostumbrados, Mery. Y eso que me encanta la melancolía. En eso coincidimos. Un beso.