domingo, 7 de febrero de 2010

El verbo


Vale más un renglón que mil palabras.
Un verso que atraviesa los sentidos
y hiere más allá de los recuerdos,
clavándose en la vida primigenia
que nació del agua y de la roca.

Es el verbo divino que nos dicen
que hubo en el principio de los tiempos.
Un canto que nunca se podrá escribir
porque ha sido grabado en nuestros genes.

12 comentarios:

marisa dijo...

me ha gustado mucho, mucho...El fuego y la palabra, los dones prometeicos .En fin, nada más y nada menos que poesía.un beso

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, Marisa. Eso sentía al escribir. Un beso fuerte, y que tengas un buen inicio de semana.

El alegre "opinador" dijo...

Un tanto críptico, José Miguel, pero hermoso poema.
Un saludo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Muy hermoso poema. Yo siento esa llamada del verbo divino y a veces me digo que si está grabada en los genes quizá no sea más que un fallo evolutivo y otras veces me digo que quizá sea una necesidad que será colmada. ¿Has leído el Hacedor de estrellas? Por cierto, yo, en vez del "clavándose" diría "y se clava", pero, en fin, cosas mías. No me gustan los gerundios. Un abrazo.

Alejandro dijo...

El primer verso es una sentencia, José Miguel. Tiene valor propio más allá de tu poema.

Me ha gustado mucho, de verdad.

Por cierto, Jesús, ayer leí un poema de Roger Wolfe en el que afirmaba que la vida se le hacía tan insoportable como tres gerundios al comienzo de un poema... que no es el caso, José Miguel.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y el verbo se hizo poema.

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Alegre. Yo no lo veo tan críptico.

No me lo he leído, Jesús. ¿Quién lo escribió? Te agradezco mucho tus palabras y el consejo.

Álex, tienes buen gusto, creo que es mi entrada más eximia de los últimos meses. Ah, y al Roger Wolfe que le vayan dando, zurrando y porculeando.

Abrazos gerúndicos.

José Miguel Ridao dijo...

Te colaste, Javier. Otro abrazo fuerte para ti.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alejandro, la verdad es que la frase es estupenda. ¿Y qué me decís de esta, creo que de Foxá: La buena poesía es la que hace llorar a las mecanógrafas. Un abrazo a todos.

José Miguel Ridao dijo...

¿Y qué me decís de ésta, de JM Ridao?:

Un mal poema es aquél que al leer los tres primeros versos en el blogroll no lo abres.

También se puede sustituir "mal" por "una mierda de".

MAROCHA dijo...

Hola!
Entro a tu blog por recomendación. He comenzado por el principio, tal y como deberían hacerse las cosas,
pero he llegado a esta poesía y me he quedado prendada de ella. Así que, me voy a quedar un ratico contemplandola.

Un saludo.

José Miguel Ridao dijo...

Pues bienvenida, Marocha, más aún con tan agradables palabras. Un saludo.