sábado, 6 de febrero de 2010

La Reina de la Noche


La flauta mágica (die Zauberflöte) es una de las óperas más fascinantes de W.A. Mozart. Estrenada pocos días antes de su muerte y escrita en alemán, está llena de simbolismo, alusiones esotéricas y referencias a la masonería. Uno de sus personajes, la malvada Reina de la Noche (Königin der Nacht), simboliza lo oscuro y se asocia a la luna. Pero estas interpretaciones son lo de menos, lo importante es la música, que alcanza las cumbres más altas de la madurez del genio de Salzburgo a sus 35 años. Toda la partitura es de una belleza que eleva la música muy por encima de su argumento aparentemente trivial. El personaje de Papageno resulta entrañable, así como la pareja formada por Tamino y Pamina. La madre de ésta, la Reina de la Noche, tiene únicamente dos apariciones en toda la ópera, sendas arias endiabladamente difíciles de cantar. En la primera, "O zittre nicht", promete a Tamino la mano de su hija, sembrando de paso el odio en su corazón. La segunda, "Der Hölle Rache kocht in meinem Herzen" es quizá la más famosa de toda la ópera, y requiere una soprano de agilidad capaz de emitir un ¡fa sobreagudo! sin perder la fuerza dramática que requiere el papel en la tesitura media.

De entre todas las versiones que he oído de este aria, y son muchas, me quedo con la de la soprano eslovaca Lucia Popp, de timbre nítido y cálido, de las mejores sopranos de coloratura del siglo XX, como se puede comprobar en el siguiente vídeo.



El ataque resulta extraordinario, y el inicio del aria es de una gran fuerza dramática, hasta llegar a las partes de coloratura (0'43''), alcanzando el famoso fa sobreagudo en 0'54'' y en 0'56'', y luego en 1'14'' y 1'16'', con una facilidad y nitidez asombrosas. Allí donde otras cantantes llegan estranguladas, la Popp emite la nota como si estuviera cantando en la ducha de su casa. Toda la interpretación es una maravilla, y resulta un gran placer poder escuchar las notas inmortales de Mozart en un instrumento vocal tan privilegiado.

Imagen superior: Queen of the Night, por Anne Smith.

23 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

He tenido una semana mala de trabajo y no había venido por aquí, veo que te ha sido productiva.
Me he hartado de reir con el vocabulario y he disfrutado con la opera. El blog me está culturizando.
Un abrazo

mangeles dijo...

Impresionante, bellísimo.Emociona.

Un beso de fin de semana.


Pd. Nunca había pensando en un mundo sin ricos ni pobres....

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
¡CAGOENLAPUTA! Dos veces que me he puesto a escuchar el aria y dos veces que me han interrumpido a la mitad. ¡JODER!
Vallejo-Nágera en su libro "Locos egregios" desmonta la teoría de la masonería de Mozart explicando que aunque, efectivamente, lo era; en aquella época no tenía tanta importancia como para suponer un peligro para la autoridad. Era algo incipiento, como anecdótico y que el tiempo ha ido inflando esa "importancia" y sobrevalorando y multiplicando referencias masónicas...
Eso lo que dice este señor. Ni entro ni salgo porque no sé nada al respecto. Simplemente quería contarlo.
Por otro lado, este mismo autor explica el por qué de estas dos intervenciones: Resulta que el papel estaba pensado para un familiar (cuñada o yo qué sé) y como estaba embarazada y no podía estar mucho tiempo en el escenario, le puso dos arias para que se luciera, y bien lucida.
También habla este autor de que los genios saben hacer eso, utilizarlo todo a su alcance y sacar el mejor partido a las circunstancias.
En fin, que gracias por invitarnos a escuchar este momento de apoteosis musical.
Un saludo y a ver si la escucho por tercera vez sin interrupciones.
Salu2 en dorremi...
MECACAGOENLARREQUETEPUTA, no te lo vas a creer, tercera interrupción...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ridao, muy bello, muy culto, y muy acertado.

Máster en Nubes dijo...

Ridao, vaya entrada, es una de mis favoritas La flauta mágina, llena de símbolos masónicos, dicen ¿no?, pero me dejas impresionada con lo de "coloratura" y otras cosas de persona que sabe, qué envidia, disfrutarás más... En fin, yo me quedo con eso que cantan de "Pa, pa, pa, pa..." y responde la otra "pa pa pa pa" ese duo entre Papageno y Papagena en plan loritos... (creo que he escrito los nombres mal, pero bueno)

Liliana G. dijo...

¡Mi Dios! Ese a sobreagudo parece sobrenatural, y no es una metáfora, me ha parecido más el sonido de un instrumento musical, que la voz de esta extraordinaria mujer.

Gracias, José Miguel, un gusto comenzar el día con tanto arte.

Besazos.

Liliana G. dijo...

Fe de erratas: quise decir "fa" :)

maite mangas dijo...

Como todas tus entradas musicales, un aprendizaje para mí.
En un ratito me voy a trabajar, que hoy me toca, pero mira, hoy me llevo el CD de la flauta mágica en el coche. ¡Por tu culpa!.
Besos.

José María JURADO dijo...

Gracias, José Miguel, por enseñarnos siempre las mejores versiones, ya sé cuál será mi preferida.

Luis Valdesueiro dijo...

¡Braaavó!
¿Y por qué será que, pese a ser una de las óperas que, dentro de mi ignorancia general, mejor conozco, siempre me deja muchas dudas respecto a su significado? ¡Será que se me escapa el esoterismo!, supongo.

José Miguel Ridao dijo...

Eso está bien, Rafael. Te advierto que lo que más culturiza es el diccionario andurrialero. A ver si tú, que eres de Triana, me das alguna sugerencia. Lo del goyú lo confirmas, ¿no?

Muchísimas gracias, mangeles. Buen fin de semana para ti también. Ese mundo que dices es difícil de imaginar.

Dyhego, espero que al fin la hayas escuchado tranquilo. No conocía ese estudio de Vallejo Nágera; es muy intresante. En cuanto a la masonería, creo que nunca ha sido muy peligrosa que digamos. Muchas gracias por tu interesante aportación.

Abrazos.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Pone el vello de punta. Maravilloso. Demuestras tener conocimientos de iniciado en la música. Eso me produce una sana envidia, con eso lo disfrutas más. Un fuerte abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias por tus palabras, Javier.

Aurora, el dúo de los Papagenos es genial, y lo has escrito perfectamente. En cuanto a lo de disfrutar más, a veces una exigencia alta hace que se disfrute menos la música.

Gracias a ti, Liliana. Es cierto, parece milagroso.

Tres abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Esa culpa es un honor para mí, Maite. No tendré ningún remordimiento.

Espero estar a la altura, José María. Es tan subjetivo..

Muchas gracias, Luis. Más bien ¡Bravá! Me pasa lo mismo que a ti con ese libreto. Lo he leído "cienes de veces" escuchando la ópera y al final lo que me queda es la música. Yo soy poco esotérico por naturaleza.

Tocayo: no tengo estudios musicales pero sí soy aficionado de antiguo e hice mis pinitos cantando. A pesar de lo que dije antes a Aurora, en general es verdad que disfruto más de la música.

Gracias a todos por comentar. Abrazos.

Joaquín dijo...

De la Flauta mágica me gusta hasta los recitativos, y eso que de alemán no sé ni decir los buenos días (¿gutten morgen?).

Pues eso, que buenos días, Ridao.

José Miguel Ridao dijo...

Guten Morgen, Joaquín. De Mozart, con perdón, hasta los andares.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Lo de goyú no te lo puedo confirmar, pero boyú sí lo he escuchado más de una vez.
No sé de donde sacas que soy de Triana, en todo caso de la orilla opuesta. En San Julían tengo mi morada aunque andurreo má por la Alfalfa, San Nicolás y Pta. La Carne.
Un abrazo

P.E.
¿Se puede tomar como haiku?
¿Cómo quererte?
Sólo devuelves odio.
Recordándote.

José Miguel Ridao dijo...

Perdona, creía que eras de Triana por lo de "miarma". Tu poema tiene la métrica del haiku, pero la esencia de una soleá. El haiku trata de captar un instante, y la soleá suele hablar de amores. Podemos denominarlo "soleaiku". Me ha gustado. ¡Acabas de inventar un género nuevo!

Un abrazo.

El alegre "opinador" dijo...

Bellísima y conocidísima aria. No la había escuchado nunca interpretada por esta soprano. Simplemente maravillosa. Gracias por otro buen rato musical.
Un abrazo.

Alejandro dijo...

Tus imprescindibles entradas musicales de los sábados se están convirtiendo en un clásico de mis domingos que escucho mientras todos duermen en mi casa, en ese irrepetible momento de paz.

Impresionante sobreagudo de coloratura... e impresionante cómo han caído mis dos chiquillos después de la paliza de parque que se han dado. Como siempre, habrá que repetirlo.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias a ti por acudir, Alegre.

Álex, llevamos dos horas y media con los níños acostados. Te gano, ¿eh? IM-PREZIONANTE.

Abrazos momentosdepazados.

Mery dijo...

Ahora voy a oir-ver el vídeo.
¿Quién se resiste a Mozart?
Besos

José Miguel Ridao dijo...

Nadie. Espero que te gustara, Mery.