miércoles, 17 de febrero de 2010

"Funeral Blues": un poema de W.H. Auden


Hace poco mi compañera de bloguerías mangeles me habló de un poema de W.H. Auden cuyo primer verso comienza así: "Stop all the clocks...". Se trata de un canto muy emocionante, una elegía al amante muerto, que se hizo famoso al ser recitado en la película "Cuatro bodas y un funeral". Para su traducción he procurado mantener las rimas pareadas del original, por lo que lógicamente he tenido que sacrificar el sentido literal del poema, aunque espero haber conservado su espíritu. Éste es el resultado.

Parad los relojes, cortad la comunicación;
no dejad ladrar a los perros, por compasión.
Silenciad los pianos; con el murmullo del tambor
sacad el féretro; canten las plañideras el dolor.

Dejad a los aviones sobrevolar nuestra cabeza
dibujando el mensaje de la muerte, su certeza.
Adornad las palomas con lazos desafiantes,
Vestid a los guardias de tráfico con negros guantes.

Él era mi este, mi oeste, mi sur, mi norte,
llenaba mis semanas, ya no hay nada que me importe.
Mi día claro, mi noche oscura, mi habla, mi canción;
creía en el amor eterno, y acabó sin remisión.

Ya no necesito estrellas, las podéis apagar.
Envolved la luna y el sol, para después vaciar
el océano, talad el bosque agonizante;
nada tendrá sentido de ahora en adelante.

Y ésta la versión original, magnífica:

Stop all the clocks, cut off the telephone,
Prevent the dog from barking with a juicy bone,
Silence the pianos and with muffled drum
Bring out the coffin, let the mourners come.

Let aeroplanes circle moaning overhead
Scribbling on the sky the message He is Dead.
Put crepe bows round the white necks of the public doves,
Let the traffic policemen wear black cotton gloves.

He was my North, my South, my East and West,
My working week and my Sunday rest,
My noon, my midnight, my talk, my song;
I thought that love would last forever: I was wrong.

The stars are not wanted now; put out every one,
Pack up the moon and dismantle the sun,
Pour away the ocean and sweep up the wood;
For nothing now can ever come to any good.



Por último, ofrezco el video con la escena de la película donde Matthew, interpretado por John Hannah, recita el poema en el funeral de su amante Gareth (Simon Callow).

20 comentarios:

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
¡Mather my! Si me recitan una cosa así en mi funeral... me levanto de la caja y me la como a besos!
Salu2 silenciosos.
¡Ah, pasé la ITV pero me dijo el tío -robotizado como el tuyo- que tenía que arreglar el "silembló", ¿qué pijo será el silembló? y no sé que unos muelles!
Resalu2 con silenciador

maite mangas dijo...

El poema es precioso, y la traducción conserva todo el sentido, pero es verdad que algunos versos como ese de "my working days and my sunday rest", son dificilmente encajables en español.
La peli la he visto en español, claro, y no me había llamado la atención este fragmento, al menos no lo recuerdo.
Besos.

José María JURADO dijo...

No me había fijado en que este poema, que me impresionó mucho, estaba en esta magnífica película.

Aunque has hecho lo que has podido y muy bien, este es el clásico caso en el que la traducción rimada se aleja, creo, del tono.

Lo hacen mucho al traducir del inglés poemas en las películas, pero parece que en español esta estrofa le cuadra a Berceo y al Arcipreste de Hita.

El inglés es más flexible, por eso tu traducción es más que meritoria, en estos casos es bueno acompañar a la recreación literaria, otra traducción literal.

En cualquier caso enhorabuena, sigo muy atentamente estos magníficos ejercicios.

El poema, espectacular.

marisa dijo...

Yo sí recuerdo la escena de la película. Gracias por traer con este poema todos los recuerdos que van unidos a ella...;)Besos

Liliana G. dijo...

Ay, José Miguel, qué tristeza...

Cuando es tanto el dolor, la belleza del poema se me atora en la garganta.

Besazos.

Fernando Moral dijo...

Tremenda tercera estrofa, aunque no sé si por ti o por Auden ;-)

Y tremendo a su vez, y por ello apasionante, trabajo este de traducir lírica.

Un translatabrazo.

mangeles dijo...

Muchas gracias...preciosa tú traducción...muchos besos.

José Miguel Ridao dijo...

En este caso es "me LO como a besos", Dyhego. Aquí al silentbloc le dicen sinebló. Me has dado una nueva palabra para mi diccionario, gracias.

José Miguel Ridao dijo...

Ese verso es el que he traducido menos literalmente, Maite, y lo intenté, pero no me cuadraba con la rima. Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, José María. Mantener las rimas en un poema en inglés es rizar el rizo, y se cambia totalmente el ritmo, la "música". Te agradezco mucho tu comentario sincero que me hace mejorar.

José Miguel Ridao dijo...

Me alegro de haberte evocado buenos recuerdos, Marisa. Eso no tiene precio. Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Eso es verdad, Liliana. Es difícil mantenerse sereno para disfrutar de un poema como éste. Yo lo consigo a base de melancolía. Un beso.

José Miguel Ridao dijo...

En efecto, la tercera es trofa es brillantísima, Fernando. En mi versión, of course, ¿quién es ese Auden?;-) Es verdad que me apasiona la traducción. Un transembrace.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias a ti por traerme este gran poema que desconocía, mangeles. También me gusta el tratamiento que se da en la película a los homosexuales (Auden lo era, y la pareja protagonista). No se les muestra como locas, sino como lo que son, personas normales capaces de enamorarse.

Un fuerte abrazo.

Mery dijo...

Me gustó mucho esta escena en su día y ahora la vuelvo a recordar, con poema incluído y su oportuna traducción.
Gracias.
Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Bien que me alegro, Mery. Gracias a ti por venir, como siempre.

gmb dijo...

Desde la primera vez que vi la pelicula, esta escena me cautivó, por la dulzura del amor absoluto expesada, tanto de quien recita el poema y su circunstancia, como la del autor mismo del poema, Auden... Ayer tuve un pena grandísima,solo el que ama a un perro sabe lo que es perderlo ...murio mi perrita, una fox terrer pelo de alambre; muchas veces este tipo de amor es mas profundo, puro y bueno y solo el poema de Auden, que lo busqué expesamente para ella, puede decir lo que yo ya no logro expresar. Gracias por tu magnifica traduccion, que agrega más a la subilme obra de Auden y por el consuelo que me trae,
GAB

José Miguel Ridao dijo...

Si mi entrada ha servido para aliviar tu pena la doy por buena. El objeto de la pena no es importante; lo es la pena en sí. Un abrazo, y gracias por venir.

Kathy Cruz dijo...

Me encanta ese poema

URU dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.