jueves, 5 de mayo de 2011

Apuntes (XCVI): De tapadas y binládenes


No veo mucha diferencia entre el hecho de dar caza durante años a Osama bin Laden para pegarle un tiro en la cabeza y hacer lo propio con un etarra sanguinario, pongamos por caso Troitiño, condenado a 2500 años por 22 asesinatos. La diferencia está en las consecuencias: si en España hubiéramos asesinado a Troitiño, nos echan de la ONU como mínimo, aparte de que se arma una guerra civil. ¿O es que si el número de víctimas del terrorista se multiplica por cien ya hay licencia para matar?

~

Y eso sin olvidar que se engañan los que se creen que se ha descabezado al terrorismo islámico, que si por algo se caracteriza es por ser unos cabezones.


~

Este año, entre unas cosas y otras, me quedo sin feria, y eso que por primera vez soy socio titular de una caseta. Ya vendrán tiempos mejores, digo yo.

~

Leo en las estupendas crónicas sevillanas de los siglos XVI y XVII de Manuel Chaves Nogales la referencia a las denominadas "tapadas", mujeres andaluzas que seguían teniendo la costumbre de ir cubiertas con mantos, herencia sin duda del largo período de dominación árabe en Al-Andalus. Las autoridades del momento promulgaron bandos y ordenanzas prohibiendo esta costumbre, con severas multas para las damas que lo incumplieran e incluso la pena de destierro, pero ellas se resistieron a perder un signo de identidad de su cultura, sintiéndose desnudas al salir a la calle con el rostro descubierto, y resistieron largos años; de hecho, el manto fue dejando de utilizarse no por las leyes de prohibición, sino por su caída en desuso. Todo esto me ha recordado inevitablemente a las prohibiciones actuales en las sociedades occidentales, cuatrocientos años después, sobre el velo y el burka. No tengo muy claro las conclusiones que se sacan de este paralelismo; nada bueno, seguro.

~

Y hablando de bin Laden, hago saber que uno de cada cuatro billetes de 500 euros que circulan por Europa está en España, y que del total del efectivo atesorado por los españoles, el 65% está en billetes de 500 euros. Será que los mileuristas van al banco el día de cobro de su nómina y retiran dos binládenes. Como la cosa se ponga peor, me veo a más de uno empapelando sus paredes con puentecitos de color lila.

9 comentarios:

Sara dijo...

Esta idea que planteas en tu primer apunte estuvo precisamente debatiéndose ayer en la BBC radio: ¿Cómo habría reaccionado el mundo si el gobierno británico hubiera dado caza a un líder del IRA, pegándole un tiro en la cabeza y tirándolo al mar? Y si el asesinato de uno se considera justo y el del otro no, ¿cuál es la diferencia exactamente? ¿el número de víctimas? ¿el tipo de terrorismo que practican? Interesantes cuestiones...

Mery dijo...

Madre mía, espero que a estas alturas nadie crea que se ha descabezado nada, que una cosa es el deseo mas profundo y otra la ingenuidad mas estúpida.

Lo de las "tapadas" me ha parecido muy curioso, porque demuestra una vez mas el peso de nuestra Historia y nuestras mezclas de culturas.
Un abrazo

Liliana G. dijo...

La pregunta a tu primer apunte te la contesto ahora:
Eso se llama HIPOCRESÍA, así, en letras bien grandes. Además, la licencia se la toman los yankis que siempre viven en una película. ¿O nadie vio el discurso de Obama anunciando al mundo su "hazaña"? Vamos, yo me preguntaba si lo había grabado en Jóligud...

No sabía lo de las "tapadas", es curioso que quisieran prohibir el manto, es decir, un país obliga a que se lo use, otro a que se lo quite. ¡Pobres mujeres! (Yo no, porque hago lo que me viene en gusto y gana, seguramente me hubieran desterrado o apedreado).

Lamento que te quedes sin feria. Habrá muchas más para difrutar, José Miguel.

Besazos.

El alegre "opinador" dijo...

Por qué será que me estoy acordando de "El príncipe" de Maquiavelo desde hace un par de días...
Un abrazo.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Sobre más de uno sobrevuela una terrible pregunta: si el poderoso se salta la ley a la torera y si un país escrupulosamente legalista aplica la ley y un terrorista se escabulle amparándose en los recovecos de esa ley humanitaria ¿qué ocurre? En un caso el terrorista está muerto sin juicio. En el caso español el terrorista está en la calle y desaparecido. No sé qué pensar, la verdad.
Salu2.

Fernando Moral dijo...

No sólo se pueden invertir en empapelar las paredes. Me han contado que un tío se gastó un Binladen en tapizar un sillón xD

Un abrazo.

Rocío. dijo...

Pozí Ridao,si en España le hubiesemos pegao un tiro en la cabeza al Troutiño,seriamos unos salvajes,pero yo lo tengo mu claro,si alguien asesina a un familiar mio,así a sangre fría,yo misma creo que le pegaría el tiro.
Así que te han hecho socio de una caseta,Ridao,uy.....,eso es e gente mú importante,lo mismo a partir de ahora tengo que llamarle de usted,¡que barbaridad!,yo viví 2 años en Sevilla,y mire usted por donde,nadie me hizo socia de ninguna caseta,y pa un año que fuí a la feria,y que conste que no megusta,pero bueno ya que estaba allí,y la feria de Sevilla es famosa en el mundo ebtero,como el Gaitero,me fuí a verla,y no pude entrar en ninguna caseta,existía un elitismo total,y si no eras persona muy conocía en Sevilla,o marquesa o millonaria,ná de ná,te tienes que patear la feria a casi 40º,tomarte los rebujitos en la arena,con toa la caló y el polvo,mientras los caseteros como tu,disponían de su buen aire acondiccionao,así que ese fue el primer y último día que fui a la feria,y eso que hasta me puse una flor en el pelo,pa está acorde con el recinto ferial,pos na,tu debe sé múuu importante chiquillo.
Lo e taparse la cabeza,yo lo he vivío en mis tias las del pueblo,iban siemnpre con un pañuelo en la cabeza,y si ya se moría alguien,vamos parecían moras,con el pañuelo negro to el día,y que no se les viera na,que eépoca aquella,si me toca a mi vivir así me dá un patatú.
Un beso feriante.

Mery dijo...

Y a todo ésto ¿cómo es que no puedes disfrutar de la Feria?
¿Ni un poquito poquitín?

José Miguel Ridao dijo...

Sara: me temo que mi opinión no es muy original. Cuando la escribí no había leído ni oído ninguna noticia, y después comprobé que muchos coincidían conmigo. Por algo será...

Desde luego, Mery, van a salir muchas cabezas nuevas, más que a la hidra. Lo de la feria es una mezcla de salud y trabajo, que de amor vamos bien despachados, pero nada grave, el año que viene me resarciré.

Toda la razón, Liliana. Es una película del oeste. Bush estará reconcomiéndose por no haber hecho él el papel, que se la habría dado mejor, y a Reagan no digamos. Obama no es muy creíble, pero se está esforzando mucho el mushasho...

Y yo, Alegre, y yo...

Dyhego: la verdad es que las tripas nos acercan peligrosamente a los yankies.

Qué escándalo, Fernando. A saber cuántos binládenes más tendrá guardados el sinvergüenza...

Eso es que no me conocías por entonces, Rocío. Yo te habría introducido en las élites sevillanas, y habrías podido contemplar a la plebe piojosa paseando por el Real desde el lujoso entarimado de mi caseta...

Abrazos desferiados.