domingo, 1 de mayo de 2011

Apuntes (XCV): De dioses, héroes y santos



El pasado está enterrado; es inútil bucear para recuperarlo, porque sólo hallaremos la sombra de lo que fuimos. No quiero reencontrarme con los que recorrieron conmigo un camino lejano; ellos no son nada para mí, y sé que si los veo me saludarán con una sonrisa cómplice, como si haber andado de la mano por unos años, unas veces más derecho que otras, me hubiera hecho contraer alguna oscura deuda. Yo sólo respondo ante mí, y mi orgullo me impide hacer ninguna reverencia.

~

No existen los santos; quizá haya dioses, y siempre ha habido héroes. Esto es algo que se sabe desde mucho antes de los tiempos de Homero, y en el siglo XXI somos tan ignorantes que lo negamos.

~

Cuando lo hayas perdido todo, cuando llegue el momento terrible en que te desprecies a ti mismo, hazlo siempre con orgullo; enorgullécete de tu miseria, y muere como un hombre libre.

~

The affluent Society, que tan certeramente describió Galbraith en su famoso libro de 1958, ha ido avanzando hasta un extremo ridículo y obsceno, que sólo puede acabar en tragedia.

~

La Economía es la ciencia más apasionante, por encima de la Filosofía, porque bebe de las fuentes de esa disciplina grande y estéril, aplicando el conocimiento al problema que nos ocupa a los seres humanos desde que bajamos de los árboles. Casi nunca acierta en sus predicciones, pero explica asombrosamente bien el pasado. No lo describe, como hace la Historia, sino que busca las relaciones causales, y además se permite el lujo de realizar experimentos trasladando circunstancias pasadas a circunstancias presentes, manejando diez variables de diez mil y, lógicamente, naufragando estrepitosamente, pero… ¡nos lo pasamos tan bien con nuestro jueguecito teórico-práctico!

13 comentarios:

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Sigo sin entender por qué hay un premio Nobel de Economía... :)
Salu2.

José Miguel Ridao dijo...

¿Y donde dejas el ingenio de los señores economistas? Lo cierto es que lo metieron con calzador en los años 60. ¡Si Nobel levantara la cabeza...!

Sara dijo...

Ah ¡pero no compares peras con manzanas, José Miguel! ¿Quién dijo que la filosofía es una ciencia? ;-)

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Entre la Economía y la Filosofía, no nos cabe naaaa!!!

José Miguel Ridao dijo...

Mira que eres mala, Sara. Chsssst, que por aquí entran muchos filósofos.

El Mani empanao y de costao, Javier.

Paco Principiante dijo...

Pos a mi la economía me parece como la meteorología. Fallan estrepitosamente en sus predicciones, y eso si, para explicar lo pasado, siempre hay alguien que lo borda.
Además, al final ambas te dejan "helao" de frío, vamos, de piedra.

El Naranjito dijo...

Po yo no he entendido ná. Será porque desde que bajé de la encina, estoy muy orgulloso de mi poca miseria (o mucha) y no respondo ante nádie ni niquiera ante los héroes.
¿Esto iba de economía?
(Ojú, que mala es la resaca)
Un saludo.

Escassodeconocimientos dijo...

Principiante ha estado impecable.
La economía es una ciencia?Que dice José Luis Sampedro al respective?. Y el Profesor Barea?.

L.N.J. dijo...

Hola José Miguel, yo nunca enterraría el pasado, indagar en él me ha ayudado comprender muchas cosas. Otra cosa es seguir viviendo en él.

Estoy leyendo mitos griegos y los dioses me están cansando un poco. Me llama la atención que no se habla tanto de diosas, heroínas y santas, será que hay pocas, jeje...

Respecto a si la filosofía es una ciencia por lo poco que he leído creo que no lo es.
Hablando de economía ¿es el paro una ciencia?, creo que son términos que debemos tomarnos (en la vida) con filosofía para poder vivir en general, medianamente bien; porque llamemos con diferentes conceptos a todo esto, al final todo apunta a lo mismo: Don dinero.

Me quedo con tu tercer apunte, sin duda, de lo mejorcito.

Saludos.

Mery dijo...

Noto un tono de dignidad en toda la entrada que no tengo palabras.
Un teólogo entablaría contigo un diálogo en un párrafo, un economista, en otro, un historiador, en otro...Hay miga para rato.

Un abrazo

El alegre "opinador" dijo...

¿Economía? Pero eso qué es...
¡Ah sí, ya me acuerdo! Un mal chiste de algunos guasones...
Un saludo.

José Miguel Ridao dijo...

Sí, Paco, y lo más gordo es que algunos se quedan de piedra, pero piedras preciosas, que se forran, vamos, porque son más listos. Para eso sí sirve saber de Economía, para forrarse. Debo de ser un economista mediocre...

Give me five, Naranjito, ya somos dos.

Hombre, Escasso, creo que Sampedro está orgulloso de ser economista, una cosa no quita la otra, pero él ve la Economía desde un punto de vista humano, como humanista que es, y no es frío, despiadado y calculador como tantos economistas-matemáticos.

Gracias, Lourdes, lo malo del tercer apunte es lo difícil que es ponerlo en práctica.

Gracias, Mery. Es lo bueno de ser tan conciso, que da la impresión de que uno sabe mucho, cuando en realidad se sueltan fogonazos.

Ojú, Alegre, la mala fama que tenemos los economistas en las crisis, y lo bien que nos miran cuando vienen bien dadas.

Abrazos nocturnos.

Mery dijo...

Me ha gustado eso de soltar fogonazos.