viernes, 13 de mayo de 2011

T.S. Eliot: The Waste Land. I. The Burial of the Dead


Impresionante arranque del gran poema épico de Eliot.

El mes más cruel es el de abril; engendra
lilas de la tierra muerta; mezcla
la memoria y el deseo, remueve
raíces apagadas con lluvia de primavera.
Nos abrigó el invierno con su manto, cubriendo
la Tierra de nieve sin memoria, alimentando
un hálito de vida con tubérculos secos.
Nos sorprendió el verano, llegando al Starnbergersee (1)
en medio de la lluvia; descansamos en la columnata,
y seguimos bajo la luz del sol, hacia el Hofgarten,(2)
y bebimos café, y hablamos durante una hora.
Bin gar keine Russin, stamm' aus Litauen, echt deutsch.(3)
Y cuando éramos niños, y nos quedábamos en casa del archiduque,
mi primo, él me montaba en un trineo,
y yo me asustaba. Él decía, Marie,
Marie, agárrate fuerte. Y nos deslizábamos pendiente abajo.
En las montañas se siente uno libre.
Yo leía la mayor parte de la noche, y marchaba al sur en el invierno.

¿Qué son esas raíces que se agarran, qué ramas crecen
de esta basura pedregosa? Hijo del hombre,
tú no puedes decir, ni adivinar, porque sólo conoces
un montón de imágenes rotas, donde el sol golpea,
y el árbol muerto no da sombra, ni el grillo da tregua,
y por la piedra seca no resuena el agua. Sólo
hay una sombra bajo esta piedra roja,
(ven bajo la sombra de esta piedra roja),
y te mostraré algo diferente, bien
tu sombra persiguiéndote por la mañana
o tu sombra elevándose para encontrarte al atardecer;
Te mostraré el miedo en un puñado de polvo.
Frisch weht der Wind
Der Heimat zu,
Mein Irisch Kind,
Wo weilest du?(4)
"Tú me diste jacintos por primera vez hace un año;
"me llamaban la joven de los jacintos."
–Pero cuando volvimos, ya tarde, del jardín de los Jacintos,
tus brazos colmados, y tu pelo húmedo, no pude
hablar, y mis ojos naufragaron, no estaba
ni vivo ni muerto, y no sabía nada,
mirando al centro de la luz, al silencio.
Oed' und leer das Meer.(5)

Madame Sosostris, famosa vidente,
tenía un fuerte resfriado, y sin embargo
se dice que es la mujer más sabia de Europa,
con una siniestra baraja de cartas. Aquí, dijo ella,
está tu carta, el navegante fenicio ahogado,
(esas perlas fueron sus ojos. ¡Mira!)
Aquí está Belladona, la Dama de las Rocas,
la dama de las circunstancias.
Aquí está el hombre con tres báculos, y aquí la Rueda,
y aquí está el mercader tuerto, y esta carta
que está en blanco, es algo que transporta a sus espaldas,
que no me está permitido ver. No encuentro
el Ahorcado. Teme a la muerte en el agua.
Veo multitudes de personas, caminando en círculo.
Gracias. Si ves a la querida Mrs. Equitone,
dile que llevaré yo misma el horóscopo:
hay que tener cuidado en estos días.

Ciudad irreal,
bajo la niebla ocre de un amanecer de invierno,
Una multitud cruzó por el Puente de Londres, tantos,
que no pensaba que la muerte había desecho a tantos.
Se exhalaron suspiros, cortos e infrecuentes,
y cada hombre fijaba la mirada en sus pies.
Subieron la pendiente y bajaron hacia King William Street,
a donde Saint Mary Woolnoth guardaba las horas
con un sonido muerto en el último toque de las nueve.
Allí vi a un conocido, y le paré, gritando: "¡Stetson!
"Tú que estuviste conmigo en los barcos en Mylae!(6)
"Ese cadáver que plantaste el año pasado en tu jardín,
"¿ha empezado a germinar? ¿Florecerá este año,
"o la helada repentina ha perturbado su lecho?
"!Oh, mantén el Perro lejos de aquí, que es amigo de los hombres,
"o de nuevo lo desenterrará con sus uñas!
"¡Tú, hypocrite lecteur!—mon semblable—mon frère!"(7)


April is the cruellest month, breeding
Lilacs out of the dead land, mixing
Memory and desire, stirring
Dull roots with spring rain.
Winter kept us warm, covering
Earth in forgetful snow, feeding
A little life with dried tubers.
Summer surprised us, coming over the Starnbergersee
With a shower of rain; we stopped in the colonnade,
And went on in sunlight, into the Hofgarten,
And drank coffee, and talked for an hour.
Bin gar kine Russin, stamm' aus Litauen, echt deutsch.
And when we were children, staying at the archduke's,
My cousin's, he took me out on a sled,
And I was frightened. He said, Marie,
Marie, hold on tight. And down we went.
In the mountains, there you feel free.
I read, much of the night, and go south in the winter.
What are the roots that clutch, what branches grow
Out of this stony rubbish? Son of man,
You cannot say, or guess, for you know only
A heap of broken images, where the sun beats,
And the dead tree gives no shelter, the cricket no relief,
And the dry stone no sound of water. Only
There is shadow under this red rock,
(Come in under the shadow of this red rock),
And I will show you something different from either
Your shadow at morning striding behind you
Or your shadow at evening rising to meet you;
I will show you fear in a handful of dust.
Frisch weht der Wind
Der Heimat zu,
Mein Irisch Kind,
Wo weilest du?
"You gave me hyacinths first a year ago;
"They called me the hyacinth girl."
–Yet when we came back, late, from the Hyacinth garden,
Your arms full, and your hair wet, I could not
Speak, and my eyes failed, I was neither
Living nor dead, and I knew nothing,
Looking into the heart of light, the silence.
Oed' und leer das Meer.
Madame Sosostris, famous clairvoyante,
Had a bad cold, nevertheless
Is known to be the wisest woman in Europe,
With a wicked pack of cards. Here, said she,
Is your card, the drowned Phoenician Sailor,
(Those are pearls that were his eyes. Look!)
Here is Belladonna, the Lady of the Rocks,
The lady of situations.
Here is the man with three staves, and here the Wheel,
And here is the one-eyed merchant, and this card
Which is blank, is something he carries on his back,
Which I am forbidden to see. I do not find
The Hanged Man. Fear death by water.
I see crowds of people, walking round in a ring.
Thank you. If you see dear Mrs. Equitone,
Tell her I bring the horoscope myself:
One must be so careful these days.
Unreal City,
Under the brown fog of a winter dawn,
A crowd flowed over London Bridge, so many,
I had not thought death had undone so many.
Sighs, short and infrequent, were exhaled,
And each man fixed his eyes before his feet.
Flowed up the hill and down King William Street,
To where Saint Mary Woolnoth kept the hours
With a dead sound on the final stroke of nine.
There I saw one I knew, and stopped him, crying: "Stetson!
"You who were with me in the ships at Mylae!
"That corpse you planted last year in your garden,
"Has it begun to sprout? Will it bloom this year?
"Or has the sudden frost disturbed its bed?
"Oh keep the Dog far hence, that's friend to men,
"Or with his nails he'll dig it up again!
"You! hypocrite lecteur!—mon semblable—mon frère!"


NOTAS

(1) El Starnbergersee es un lago cercano a Munich.

(2) Hofgarten son unos jardines en el centro de Munich.
(3) ”Bin gar keine Russin, stamm' aus Litauen, echt deutsch” es alemán: “No soy rusa en absoluto, procedo de Lituania, soy una alemana auténtica”.
(4) Frisch weht der Wind / Der Heimat zu, / Mein Irisch Kind, / Wo weilest du? Son unos versos que aparecen en la opera de Wagner “Tristán e Isolda”:
Sopla fresca la brisa
Hacia nuestro hogar.
Mi niña irlandesa,
¿dónde te vas a quedar?
(5) Oed' und leer das Meer : Otro verso de Tristán e Isolda:
Desolado y vacío está el océano
(6) Mylae fuen una batalla naval entre romanos y cartagineses en la primera guerra púnica. Tuvo lugar cerca de Sicilia.
(7) "You! hypocrite lecteur!—mon semblable—mon frère!" Pasaje del prólogo de “Les fleurs du mal”, de Baudelaire.

4 comentarios:

José María JURADO dijo...

Dear Ridao, ¿Ha cambiado tu opinión de Baudelaire? Este es, con las elegías rilkeanas, el gran poemas del s.xx. Me resulta extraño que la traducción no empiece por "Abril es el " ¿qué te ha movido a ello? Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Pues no mucho, José María, volví con él un poco y nati bacalati. Estas cosas pasan, creo yo, fíjate el Ulises. Ahora bien, si sirvió de inspiración para Eliot en este poema, me merece la pena intentarlo en el futuro.

"April is the cruelest month" suena muy bien en inglés, pero "Abril es el mes más cruel", a mi oído, está un poco desafinado. Al decir "El mes más cruel es el de abril" el acorde vuelve a funcionar, aunque tampoco es que me convenza del todo. ¿A ti te suena bien empezando por abril?

Un abrazo.

José María JURADO dijo...

Sí, Abril es el mes más cruel, tiene más fuerza, empieza por abril, acaba por cruel, no todo son los acentos.

Ánimo con Charles B.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, bueno es saberlo. Voy a dejar reposar a Charlitos y volveré a la carga, que me estoy empezando a preocupar. Esto me recuerda a mis intentos con el Ulises, pero en corto.