lunes, 21 de diciembre de 2009

Blogueros vs. blogueras

Estimadas blogueras:

Sospecho que al leer un comentario en vuestro blog pensáis con frecuencia: ¿Qué querrá decir con eso? Seguro que le ha molestado lo que he dicho en la entrada.

Estimados blogueros:

Sospecho que al escribir una entrada o un comentario y dárselo a leer primero a la parienta, la hermana, la madre o la cuñá, os ha dicho: ¡Por favor, no se te ocurra poner eso! Se lo van a tomar a mal, como lo lea fulanita se va a creer que lo dices por ella.

Sospecho que hay una diferencia entre los blogueros y las blogueras, tanta igualdad ni igualdad...

21 comentarios:

Capitán dijo...

Cómo se nota que tu Reina Mora y la mía son amigas.

La mía no piensa en fulanita, si no en mí: "cómo eres capaz de escribir eso, parece mentira ..."

Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
He borrado mis dos anteriores entradas motu proprio y para que así conste...
Diego Morales.

maile dijo...

Se ofendió alguien???? Yo no tuve motivos... nunca enseño nada de lo que escribo, simplemente lo hago.
En lo del bar, creo que tiene razón mi querido señor Dyhego... pero en los dos sentidos.

maile dijo...

Si el señor Dyhego borró sus entradas, me dejó sin argumento.
No conozco mucho personal interesado en los blogs, y menos en el mio.

Dyhego dijo...

MAILE:
Me dió de pronto una ventolera y lo borré.
Tampoco se ha perdido nada interesante.
Un saludo a ti, y al Ridao.

Paloma dijo...

Jajajaja... si hay diferencias, serán las mismas que entre hombres y mujeres. No creo que seamos iguales, la igualdad no se refiere a eso, pero creo que eso tú ya lo sabes ;-)

Besos.

zim dijo...

Segurísimo que somos distintos, muy distintos por suerte (tanto como en la vida, que dice Paloma). Reconozco que es más sencilla la relación laboral con 'ellos' (no tienes que andar pensando qué habrá pensado ni interpretando qué habrá querido decir), aunque cuando se da esa especial sintonía con alguna de 'ellas' la comunicación da enormemente de sí y es altamente gratificante.
En cuanto a los blogs, todavía tengo poca experiencia para juzgar (y los contados que me han honrado con supresencia han sido 'ellos')
Saludos.

José Miguel Ridao dijo...

Si es que son todas iguales, Capitán...

Dyhego, ya me vuelves a dejar intrigado. ¿No habrá habido censura de la parienta?

Maile, porfi, dinos lo que ha escrito Dyhego, que no me estoy enterando de na...

Pues no será interesante, Dyhego, pero desde luego estás creando expectación...

Sí, Paloma, ya lo sé. Al menos somos iguales en el humor.

Es verdad, Zim, pero cuesta sintonizar, hay tantas interferencias... Oye, que de vez en cuando también sabemos conversar, ¿eh?

Abrazos provocadores.

Olga B. dijo...

Yo sí he notado que alguna vez alguien se "enfadaba" y, es cierto, era bloguera. Y no iba por ella, es lo curioso. Quizá deberíamos mirarnos la hipersensibilidad... No lo sé, creo que la igualdad apunta hacia otros lados, como dice Paloma. Tal vez escribimos poniendo demasiado y eso nos hace más vulnerables. De todo habrá, como en botica.
¿Y que habrá escrito este Dyhego?, ¿no iría por mí? jeje.
Saludos para los blogueros y blogueras (ag, parezco al lehendakari!)

Rafael Lucena dijo...

Los blogueros que frecuento tienen su punto de atracción, pero donde esté una bloguera curiosa y discreta de carne carne, con una doble sonrisa franca y ancha, que se quiten los dimes y diretes de blogolandia.

José Miguel Ridao dijo...

Hay de todo, Olga, pero abunda lo que yo digo. Yo creo que Dyhego se refería veladamente a ti en los comentarios que ha borrado. A ver si Maile se chiva y nos saca de dudas.

Es verdad, Rafael, pero tiene que ser de carne carne de verdad. Deberíamos exigir foto en tres dimensiones en los perfiles.

Un abrazo pinchauvero.

maite mangas dijo...

Jose Miguel, ¿Qué has querido decir,entonces, en esta entrada?¿Te has asegurado antes de publicarla de que el contenido era el adecuado para que ninguna nos molestáramos?.

José Miguel Ridao dijo...

Qué va, Maite, la he publicado sin que la leyera antes ninguna mujer, si no nunca habría visto la luz. Tengo comprobado que si una mujer se tiene que molestar lo hará, independientemente de lo que le digas.

Un abrazo, si no es molestia.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Menos lobos!

Al menos eso creo.

José Miguel Ridao dijo...

Como decía Forges, menos lobos, Barrimore.

Máster en Nubes dijo...

Hay de todo y de-pende de si vas a lo tuyo básicamente o estás pen-diente de los y las demás.

Para buscarle 3 pies al gato a veces puede no haber sexos, uno hace algo con la mejor intención y le sale el tiro por la culata, hasta aquí puedo leer. Se me ocurre lo siguiente...

Primera ley bloguera: la capacidad de algunas personas por elucubrar sobre lo que otro escribe puede llegar al infinito y mucho más, como Light Buzzyear ese.

Segunda ley bloguera: la elucubración es indirectamente proporcional a veces al conocimiento directo que se tenga sobre la persona que escribe, su situación y sobre lo que su blog o la entrada al final va (hay private jokes entre blogueros y blogueras, que dicen los británicos; y luego hay también otras cosas: todo blog y toda entrada puede ser un mensaje genérico en una botella, por supuesto, pero también alguna vez son mensajes con destinatario final, específico. Un poner: hay literatura bloguera que sirve en alguna ocasión para un específico "hazme caso, por favor", "mira todo lo que hago por ti y cómo sufro", etc. Quienes están en el ajo lo saben, los demás no, y ocurre lo que ocurre: que se pueden dar por aludidas o aludidos quienes no tienen por qué. Es elemental y se ve a la primera lectura, o a la segunda, o a la tercera).

Tercera ley bloguera: la capacidad de elucubración en cualquier caso es directamente proporcional al tiempo de que se tenga para leer blogs y pensar en lo que los demás escriben. A menos tiempo, menos elucubración, vas a tu bola.

Cuarta ley bloguera: la elucubración puede adquirir tintes insospechados rayanos en la obsesión en algunos casos, todo es posible, de escaso contacto con el exterior, de cierta soledad, donde un blog puede sustituir el contacto humano, el contacto visual incluso, la voz, etc. con resultados inciertos. Suma esta ley al caso dos y tendrás una combinación curiosa.

Quinta ley bloguera: También la elucubración o incluso el mosqueo pueden arraigar en el caso de que el interesado o la interesada no hayan recibido la atención que él o ella demandan del bloguero o la bloguera en cuestión, comentando a su comentario, o visitando a su blog como debieran, etc., etc., etc.

Perdón por la extensión, Ridao y cia.

José Miguel Ridao dijo...

Muy acertadas tus leyes blogueras, Aurora. Pones el dedo en la llaga. De todos modos, sigo pensando que hay diferencias entre los blogueros y las blogueras. Son diferencias de intensidad en el grado de cumplimiento de las leyes.

Un abrazo, y feliz Navidad again.

Mery dijo...

Ay, estas mujeres, siempre empeñadas en controlarlo todo.
Tanta neurona en plena actividad resulta agotador...
Un beso

José Miguel Ridao dijo...

Sí, Mery, yo estoy reventao.

Abrazos.