jueves, 3 de diciembre de 2009

La puerta olorosa

Me manda mi compañero mercurial José Manuel Gómez esta foto tan curiosa. Se trata de una placa atornillada en una puerta de la estación de trenes de Utrera.

Para no perder las buenas costumbres, voy a organizar un concursillo entre mis pacientes lectores para ver si adivinan a qué estancia da acceso esta puerta. Como premio, los acertantes obtendrán una réplica exacta de este objeto que tuvo a bien regalarme hace un tiempo Mery, todo un detallazo por su parte.

La puerta conduce a uno de estos tres lugares:

1. A un horno donde se cuece pan.

2. A una tienda de perfumes.

3. Al área de reciclaje de residuos sólidos.

Para dar alguna pistilla, diré que el dibujo capta perfectamente la magia del instante o los instantes que se pasan ahí dentro, y ya habréis comprobado que consigue evocar efluvios inolvidables.

14 comentarios:

Juanma dijo...

The number one...que no es lo mismo que the number Juan.

Ojú, hoy no es mi día...

Abrazos.

maile dijo...

Y yo que creí que era la Sala del Trono.......
En fin... sus pistas me despistaron... y el premio no va con mi mobiliario.

Que tenga un buen día señor Ridao.

Máster en Nubes dijo...

¿El 3? A ver si me toca la ráplica del regalo de Mery que fue todo un detalle bonito. A ver...

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
¿Es un horno donde se cuecen tortas de pascua y cruasanes , oh, pardon, croissants?
Jejejejejejejejeje

Liliana G. dijo...

1. Si fuera un horno donde se cuece pan, sería una pan-acea poder disfrutar tan novedoso diseño.

2. Si fuera una tienda de perfumes, debería especializarse en fragancias para el enemigo...

3. Si fuera un área de reciclaje de residuos sólidos, tendría que averiguar en qué se podría convertir lo que allí se deposita, no sea luego nos encontremos con tapas de libros, de esas recicladas, que nos parezca una panacea de novedoso diseño y que perfumen como al enemigo...

Muy difícil, Ridao, muy difícil, es como para irse al trono a pensar un rato, jajajaja

Besos.

zim dijo...

Ridao, parece que sus amigos piensan que Vd. es 'monárquico' de toda la vida ... aunque yo, ese reino (y el regalo), bien lo cambiaría por un caballo (vamos, sin mirar).

PS: si tuviera ocasión te regalaría un 'caganer', por si te falta en la 'cole' (cción)

Saludito.

Alejandro dijo...

Hermosa imagen de la luna descansando sobre dos almohadones.

Abrazo premiado, querido amigo.

JESUS FIDELIS dijo...

Yo diría que es la entrada de un aserradero...donde echan troncos...

Juanma dijo...

Y a todo esto: ¿en la estación de Utrera? ¿Y hay allí horno de pan, tienda de perfumes o reciclaje de residuos?

José Miguel Ridao dijo...

Bueno, me parece que la he cagado una mijita, nunca mejor dicho. En realidad la puerta de marras es del servicio de caballeros de la estación, por lo que el dibujo es un hermoso mojón fragante y calentito. Resulta que ninguna de las tres opciones habla del WC. Creía que es algo parecido a un área de reciclaje de residuos sólidos, pero varias conversaciones con conocidos me han hecho ver que allí no se recicla, sino que SE FABRICA.

Mis disculpas, pues, y os quedáis sin regalo, aunque no tenía tapa, e igual os quedabais encajados.

Gracias a todos por participar, espero que al menos os hayáis reído.

Un abrazo vayacagadero.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Por un momento había pensado en la respuesta "correcta" pero me parecía de tan mal gusto que no me cabía en la cabeza que alguien pudiera colocar semejante cosa en la puerta de semejante sitio.
Se cumple una vez más eso de "hay gente pa tó".
Salu2

José Miguel Ridao dijo...

¿Mal gusto? Ese tío es un genio, Dyhego. Hace falta creatividad y buen humor en este país, home.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Pues a mí me sigue pareciendo de mal gusto, qué quieres que te diga.
He visto puertas de aseos mucho más graciosas: las fotos de chicas que miran hacia abajo en los urinarios, una puerta con los dibujos de una mujer y un hombre desnudos y de espaldas, el símbolo masculino y el femenino... en fin.
Salu2.

José Miguel Ridao dijo...

Hombre, Dyhego, reconozco que la placa no es el epítome del buen gusto, pero a mí estas guarradillas es que me hacen gracia. Como decían en aquella película, nadie es perfecto...

Un abrazo.