domingo, 27 de diciembre de 2009

Ovillejo navideño con estrambote


¿Has comido bogavantes?
¡Bastantes!
¿Y almejas de Carril?
¡Diez mil!
¿Y turrón, y polvorones?
¡Millones!

Para alimentar glotones
al llegar la Navidad,
que es tiempo de santidad,
no bastan diez mil millones.

¡La cosa tiene cojones!

12 comentarios:

Capitán dijo...

¿Y dónde dejas las setas, eh, y las setas?

Que nos conocemos, ¡hombre!

Fernando Moral dijo...

Plas, plas, plas, muy bueno. Me encanta lo de "que es tiempo de santidad".

Por cierto, la cosa suele tener cojones siempre, a menos que hablemos de un canco xD

Cita dijo...

Percebes! Gambones! y la santidad?? pero si reina la gula!!!! jejeje muy original si señor!!

Besitos!!

Juanma dijo...

Y yo, comedido en el yantar,
del trono no me pude bajar.


Abrazos.

América dijo...

Buenos dias José Miguel.

Bueno por estos lares tenemos sabores diferentes de navidad que van desde las hallacas,el pan de jamón y el pernil,dulce de lechoza entre otrassss cosas!...

La gula ya esta que no tiene horario,lo mismo desayunas a estas alturas dulce de lechoza que almuerzas turrón antes de una hallaca.

Felicies fiestas nuevamente!

Liliana G. dijo...

Más bien parecen tiempos de atracones... que si la santidad pasa por el estómago habrá santos por doquier, jajajaja

Besazos, José Miguel :)

Alejandro dijo...

Pedazo de estrambote.

Las hojas del roble dijo...

LOs premios hechos arte, sí señor.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Se ve que las comilonas no perturban sus sentidos poéticos, vaya que no...
Salu2

José Miguel Ridao dijo...

Perdonad que no haya contestado antes, pero vengo de una comilona familiar donde me he puesto púo. He comido como un cerdo, y no puedo ni moverme.

¡Burrrp! Perdón.

Capitán, las setas las dejamos para un ovillejo de otoño, que tiene buena rima.

Muchas gracias, Fernando, y bienvenido (creo que es tu primera visita). Con lo del canco me has pillao in albis, pero vamos, que más le vale a la cosa tener cojones.

La gula no casa mucho con la santidad, ¿verdad, Cita? Y menos en Navidad...

No veas la que he liao en el trono hace un rato, Juanma, después de tor día comiendo.

Se me hace la boca agua con esos manjares tan sonoros, América. Cuando vaya a Venezuela los voy a pedir.

Sí, Liliana, esto está lleno de santones tragones.

Álex, agárrame el cipote. Mira que eres inocente...

Gracias, Cuniculario.

No sólo no los perturba, Dyhego, sino que los potencian.

Abrazos glotoneros.

Libros Gratis dijo...

Jaja genial! Muy original sin duda! Y muy real que es lo peor de todo :P

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Libros. Tan real como la Navidad misma.