jueves, 10 de diciembre de 2009

Homenaje a un mercurial ausente


A Javier Sánchez Menéndez


Vivir es difícil, muy difícil. Una cosa es la literatura y otra una tertulia donde se creen que van a descubrir el mundo. Es muy triste y descafeinado, se atenta contra la esencia.

Y uno de los tertulianos se dedica a dar premios. Los premios son una gran mentira, una mentira cipotera. La creación duele, y lo demás es poesía de telechichi. La única verdad está en los pimientos, verdes o rojos. ¡No jodas más, por favor!

Todo es predecible, infinitamente predecible. La culpa es de los funcionarios, y de los poetas funcionarios, y de las academias. Sé que no os habéis enterado de un carajo, y a pesar de todo me comentaréis. No respondo, ¿para qué? Un tremendo placer.

Os oigo mientras me tomo un Mexican Mule con mi amigo dios, y vosotros milimetráis las almejas. Jurado recita y pone cachonda a la peña, a Julio se le caen las bellotas, el Profe no da señales de vida, Cotta vuela bajo como los grajos, Ridao se come hasta las rimas. ¡Que se jodan los calvos!

27 comentarios:

Alejandro dijo...

... y los funcionarios, Ridao.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
¡Parece que te ha sentado mal la cena!
¡Échate agua fresquica en la cara y en los cataplines y verás cómo se te pasa...!
jejejeje.
Salu2, gruñón.

Capitán dijo...

Genial Don Ridao, genial.

Luis Valdesueiro dijo...

La única verdad está en los pimientos, verdes o rojos. Hay toda una poética vital en esta frase genial. Me ha recordado a Caeiro, el prohijado de Pessoa.

Er Tato dijo...

Sé que no os habéis enterado de un carajo, y a pesar de todo me comentaréis. No respondo, ¿para qué? Un tremendo placer. Es curioso, pero es así, aunque últimamente ya ha rizado el rizo. A lo mejor es porque es un artista y yo nunca he entendido a los artistas. ;-)

Un abrazo

P.S.: De esta entrada sí lo he entendido todo. Ya era hora de que alguien tradujera a Javier. ;-P Otro abrazo para él

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Una entrada, estupenda. Una entrada se escribe siempre con hache. No es bueno complicarse. Y entre la rana y la almeja (que también se escribe con hache) me quedo, con el Mexican Mule. Esto es lo que hay.
Un abrachop.

Ángeles dijo...

Sr. Ridado, está muy claro lo suyo es el humor y del bueno.
Un beso

maile dijo...

¿Renovarse o morir...?
Seguramente será por lo del "calentamiento global".

Saludos mañaneros.

José Miguel Ridao dijo...

Antes de nada, aclaro que el mérito de la entrada corresponde íntegramente al destinatario del homenaje, mi amigo Javier Sánchez, pues las expresiones y la forma de redactar son suyas. Añado la dedicatoria para evitar confusiones.

Álex, al final tos calvos y funcionarios.

Dyhego, por dios, que es broma.

Genial el moustro de la espada con filo, Capitán.

Picas alto en la comparación, Luis. Pessoa es de mis favoritos. Javier estará orgulloso, pues dedicó una entrada a esos pimientos.

Un artista sí es, Tato, me consta. Me dejas consternado: si has entendido la entrada es que no he hecho bien mi trabajo. El tío es inimitable.

Todo es una gran mentira, Juan Antonio. Por cierto, he estado releyendo lo de ayer y cada vez me gusta más. Eres un genio apocrifero.

Gracias, Ángeles. Lo malo es que cuando quiera publicar algo serio voy a tener que hacerlo con seudónimo.

Sí, Maile, el calentamiento global tiene estos "efectos colaterales".

Un abrazo a todos (o varios).

marisa dijo...

Me ha parecido estar leyéndole...¡qué fuerte, te juro que he comprobado varias veces que no estaba en su bitácora,allí "al filo de la espada"!Es grande, muy grande lo que tenéis, esa complicidad, ese afecto y ese amor por la palabra y el humor.Un abrazo para los dos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

JOsé Miguel, los calvos somos mu honraos.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
¿Duda usté que mi caletre no da pa cavilar que era una broma asín de grande?
Se merece usted que la almeja ésa se cierre de golpe y le atrape a usted el prepucio.
(¡Cuán fino y elegante soy en el hablar!)
¡Que es broma, acho!

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Marisa, es como dices. Si no hubiera esa complicidad me habría sido imposible escribir la entrada, y, dicho sea de paso, tampoco habría tenido cojones de hacerlo.

Probes pero honraos, Jesús, y pagamos nuestras almejas como Dios manda.

Vaya, Dyhego, por fin te diste cuenta. Te ha costado trabajito, ¿eh? Me duele el prepucio sólo de pensarlo...

Abrazos.

Las hojas del roble dijo...

Espejos del arte...

Juanma dijo...

Estilazo total, Ridao...me quito el sombrhero...¿llevará ahí la "h"?


Querdio mío, abrazos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muchas gracias, de corazón.

Doy fe de ello al filo de mi espada.

Eres un sol, chaval.

José Miguel Ridao dijo...

Mucho arte en la espada, Julio. Pa reventá...

Gracias, querdhio Juahnma. Ayer Aurora pensó que venías. Creo que te confundió con otro Juanma que tampoco vino. Todo un lío mercurial.

Abrazos (y el espadachín sin aparecer...).

José Miguel Ridao dijo...

Joder, a esto le llamo yo compenetración. Acudo raudo al filo de la espada. Espero no cortarme...

Un fuerte abrazo, Javier. Hoy he ganado protagonismo a tu costa.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

El protagonismo lo tienes siempre.

Gracias de nuevo.

Pd. Recuerdo una entrada con decenas de álogos y de forma rápida. Me encantó, como me encantaron los haikus canallas en un tres de vuelta.

Liliana G. dijo...

Seguramente tenés razón, aunque no entiendo ni jota, pero te apoyo por compañerismo blogueril, como corresponde...

Eso sí, se palpita la presencia-ausencia de Javier, no hay dudas.

Besos José "Miguel" :)

P.S.: Gracias por absolución.

Liliana G. dijo...

Quise decir "por la absolución", de ayer, se entiende...

José Miguel Ridao dijo...

Sí, Javier. Esa entrada fue lo que Juanma dio en llamar "el chat de Ridao", y para qué dijo na...
Gracias a ti de nuevo.

Di que sí, Juliana, hay que ser solidaria con los amigos. Corporativismo bloguero, podía llamarse. ¡Me has dado una idea para otra entrada! Cómo no te voy absolver, un fallo lo tiene cualquiera...

Dos abrazos.

América dijo...

Buenos dias José Miguel.

Para los que seguimos casi a diario las entradas tuyas y de tu homenajeado sin que digas su nombre ya sabemos de quien nos escribes.

Corporativismo bloguero y Mercuarial,como una vez le comenté a Javier soy una anónima y silenciosa seguidora de los Mercuariales,tertulias que me imagino son de antología,segura de que cuando alguno de ustedes falta se estraña.

Un cordial saludo.

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, América, por tu cariñoso comentario.

Mono Burgos dijo...

Miguel,

Perdona por mi comentario, pero es que no entiendo nada de nada.

Un beso

José Miguel Ridao dijo...

Lógico, Mono. Te lo explicaré en vivo y en directo.

Un beso.

P.S. Me llenas de orgullo. ¡No te has enterado de un carajo!

Mono Burgos dijo...

Tu postdata es lo que pensaba escribir (sabes que pienso así), pero me he contenido. Gracias por ayudarme: NO ENTIENDO UN CARAJO......
Un beso