viernes, 28 de enero de 2011

El gran Chiquito de la Calzada


A raíz de los comentarios en una entrada reciente ha revoloteado por este blog la figura irrepetible de Gregorio Sánchez Fernández, más conocido como Chiquito de la Calzada. Para quien no lo sepa, diré que se trata de un malagueño que durante la mayor parte de su vida vivió como pudo del arte flamenco, y que como otros muchos que no alcanzaron el estrellato y la fama pasó sus fatiguitas; incluso vivió dos años en Japón, hasta que con más de 60 años fue "descubierto" en su faceta de humorista y en los años 90 fue un ídolo, que hasta hizo películas, infumables pero taquilleras.

Quiero traer aquí un genial comentario que se hizo en esa entrada, en el más puro estilo Chiquito, ¡pero en inglés! Se trata de una declaración de amor en toda regla de Muñoz Escassion a soylapaqui.com (va por ti, Escasso):

- I can the mor and gromenauer. I can't, I can't. I Want to do the roman fall with Miss Paqui.

Sólo traduciré "I can't, I can't", que en chiquistaní es "No puedorl, no puedorl..."

Todo esto me ha recordado esos tiempos gloriosos en que el gran Chiquito de la Calzada reinaba en el habla de todos los españoles con sus grititos, con su bailecito y su vocabulario inventado, todo un prodigio de riqueza léxica. Era la época del prehistórico Windows 3.0, y recuerdo que tenía instalados en el ordenador unos sonidos, de modo que cuando pinchaba en algo que generaba error sonaba: "No pueeedorl, no pueeedorl", y cuando terminaba con éxito una instalación, en vez del típico "clinc" salía el genuino gemidito: "ahíiiiiii", y así muchos más, como el clásico "cobarde, que ere un cobarde", que sonaba cuando cerraba Windows. ¡Qué buenos recuerdos!

Otra anécdota que recuerdo de esa época sucedió en en un curso de música antigua al que asistí en Daroca, donde todos los participantes (menos yo) eran el prototipo de músico elitista que toca la viola da gamba mejor que Jordi Savall. Pues bien, había allí un grupo de cantantes que tenían formada una especie de peña a favor de Chiquito; cuando salía en televisión los tíos no se lo perdían, y reían a carcajadas. Ya de vuelta los acompañé a ver la última película del artista malagueño, y cuando terminó, se levantaron y delante de todo el cine empezaron a hacer reverencias mientras gritaban: "Mi ídolo, mi ídolo...". Todos unos señores expertos en música renacentista...

¡Qué grande, Chiquito! Aquí va un chiste de mariquitas. Es malísimo, pero lo que importa es cómo lo cuenta.


20 comentarios:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Cáspita, qué rapidez. Yo creo que, aunque los más jóvenes ya no sepan quién fue, él ha dejado su poso en el humor. Esta manera que tenemos de añadir eles y erres a las palabras es herencia suya para siempre. Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

¡Ti da cuéeeeeeeen! Tú has sido todavía más rápido que yo, cobarde, pecador, no puedoooorl, orggggr...

Dyhego dijo...

Pues a mí nunca me hizo la menor gracia. (y no es que vaya yo de progre, intelectuás ni nada de eso. Es que no me hacía ni pizca de gracia.)
Salu2, Monsieur RIDAO.

Dyhego dijo...

Ah, en la entrada anterior fui yo el que la suprimió.
Salu2.

Rafael dijo...

Su época más gloriosa me cogió haciendo la mili, y he de decir que los relevos de las guardias se detenían cuando salía en la tele, para felicidad de los que estaban en el cuerpo de guardia y disgusto de los atrapados en las garitas.

Muñoz Escasso dijo...

Muchas gracias Ridao por la alusión.Me siento muy honrado de compartir honores, yo,-(bufón nada ilustre), al lado del más ilustre de los bufones,(D.Gregorio).
Yo me rei mucho con él. No se si era genial o era burdo; si era bueno o era elemental; si era original o demencial.Yo me partí la caja hasta que el productó lo explotaron hasta la saciedad. Y aún así ,hoy, cuando lo veo, estoy esperando que rebote súbitamente de la silla, para arrancarse con un chiste en el que lo de menos es el contenido.
Para los anales quedará el relato de la vista judicial, consecuencia de la demanda que le puso por plagio a Florentino Fdez., por sus apariciones en el Misisipi, en las que plagiaba al gran Chiuito de un modo absolutamente memorable.
Cuenta Forentino que el descojono fue generalizado cuando su Señoría le preguntó si era cierto que aparecía por la noche en un programa de televisión usando de forma reterada expresiones tales como"fuistro diodenal"; pecadorr de la pradera;me vi a cagá en tus muelas"...Todo dicho en tono absolutamente formal por parte del juez, produjo un momento de corte anarquista y espiritual,-que diría el gran Arrabal.
Un abrzo y muchas gracias por tu cariñosa mención, Ridao.

Sombras Chinescas dijo...

Yo tuve ocasión de coincidir con él en un vuelo Madrid Valencia, y la consiguiente espera para las maletas (casi una hora), y, como apuntas, lo mejor de este hombre es la gracia que tiene para referirte cualquier cosa.

Saludos.

Rocío. dijo...

Er chuiquito,no tiene desperdicio,Ridao,cuándo yo era chica,vivía mu cerca de mi casa,en la calzada la trinidad,donde yo jugaba de niña,ya que mi padre estaba en el cuartel la trinidad,que de pistaaaas,doy,pero vamo nunca lo llegué a conocer allí,si que me lo encontré un día por el retiro,lo saludé y le ije que yo también era de Málaga,entonces me invitó a ir a su casa,me dijo que tenía un peazo casa en to el paseo maritimo,pero que tenía allí unos invitados,por lo que yo tendría que dormir en el ascensor,¡ que arte de tío!.
Un beso chiquilantero.

José Miguel Ridao dijo...

Dyhego: ¿Cómoooooorl? Qué no te hase grasia ese fistro de humorista? Pero si tiene más arte que la diodenal de flamenco. ¡Cobarrrde que ere un cobarde!

José Miguel Ridao dijo...

Rafael: Esas pedaso de guardia, que hasta los sargento se descojonaban, que se reían más que una jaula llena de hienas... ¡ahíiiii!

José Miguel Ridao dijo...

Ese pedaso de Escasso gromenauer, que ere un monster by the glory of my mother, er jue ese se estuvo aguantando la risa, que yo lo vi, que le salió una hernia diodenal...

Seven horses come from Bonaaaanzaaaa...

José Miguel Ridao dijo...

Cuanto tiempo españó, sombra, que te deja caé meno que un mono en una parmera, cobarde, me acuerdo de lo de las maleta, por la gloriamimadre, que casi nos queamo allí a dormí, y no llegué a la gala española. I candemoorr...

José Miguel Ridao dijo...

Esa pedaso de Rocío, que toavía testamo esperando, el ascensó era pa verlo, tenía hasta cama de matrimonio, porlagloriamimadre, que tiene meno de malagueña quer reno de papá noé. ¡Jooorrl!

soylapaqui.com dijo...

Escasso,cariño que nos estamos haciendo famosos en el blog,tenemos que quedar y ver como te funciona el fistro,si es pecadoooooor, o no,a mi me gustan mu pecadores.Que peazo artista el Chuiquito,pero yo prefiero que el salto duodenal me lo haga otro.

José Miguel Ridao dijo...

¡¡Jooooorl!! No puedo, no puedo, no puedooorr

Bea. dijo...

Chiquito me parece entrañable la Paqui una bestia.

Un concejal de Cuenca dijo...

Solo traduces el I can´t, pero creo que lo mejor del comentario de mi primo es el the roman fall... es que me mondo nada más que pensarlo.

Lo que tenemos que hacer es dejarnos de mariconás y darle el mercurial de plata, que este seguro que no nos da una larga cambiá.

Sara dijo...

Gracias por esta información, José Miguel. A mi el "fenómeno Chiquito" ya me cogió fuera (desde el 91), por eso andaba tan despistada en tu entrada anterior. Ahora no pasaría lo mismo, pues desde la época del Chiquito las cosas han cambiado: por ejemplo, puedo ver cualquier programa de TVE cuando quiera y donde quiera (aunque tampoco haya mucho donde elegir, que vaya mierda de TV que tenéis ahí!) Pero antes, como no tuvieras TVE internacional via satélite, pues ibas apañao. Sigo sin estar segura qué es el "Roman Fall" pero me lo imagino! ;-) Un abrazo.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Genial y además me da la sensación que tiene que ser un taco de buena gente.
Saludos.

José Miguel Ridao dijo...

Leña ahí, Bea, se nota que sois amigas.

Concejal Muñoz: yo me apunto a ese premio, pero hay que aligerarse, no vaya a ser que la diñe.

Sí es eso mismo, Sara. ¡Desde el 91! Ya eres más Irish que Spanish... seguro que no.

A mí también, Rafael. A éste podrías invitarle a montar en tu regalo de Reyes.

Abrazos.