sábado, 8 de enero de 2011

Mariconadas blogueras (II): Los seguidores

Ayer hablé de los contadores, pero... ¿qué me dicen del módulo de seguidores, eehhhn? Eso sí que es una cagada como la copa de un pino. Y pensar que hay quien se cree que tiene mucha gente pendiente de él por el número de fotitos que decoran su blog...

Vamos a ver: en primer lugar está la ley no escrita de que si alguien te pincha como seguidor tú debes corresponder siguiéndole a él. De este modo hay blogueros que pinchan en to lo que se mueve en la blogosfera y acaban teniendo un panel de seguidores más poblado que las páginas amarillas. Y tan contentos, pues mejor para ellos. Y después está otra cosa: ¿alguien piensa de verdad que detrás de ese nuevo icono que ha aparecido en su panel con la imagen de un cyborg colorado hay alguien muy interesado por lo que escribe? Y sin embargo esos seguidores-spam cuentan como los otros. Un poné: yo, que voy por 99 seguidores, podría celebrar en breve mi seguidor número 100, pero eso es un mojón pa mí, no hay más que pasar revista a mi tropa para encontrar unos pocos de esos topos. Después tenemos a los que llevan a gala seguir a muy pocos blogs, yo mismo mismamente, que no cumplimos la ley no escrita que dije antes. Os digo confidencialmente que eso es para hacernos los interesantes: a ver quién tiene mejor ratio (blogs que te siguen / blogs seguidos) que yo. Y cuando mi sombrero aparece en el módulo de otros blogs, como me hago de rogar pensarán: "jo, sí que debe de ser bueno mi blog, si hasta el Ridao me sigue". Siguiendo con la fauna bloguera nos encontramos con esos seres elevados que osan no poner el módulo de seguidores. ¿Falsa modestia? ¿Torpeza informática? ¿Minimalismo bloguero? Ellos sabrán, pero el caso es que a muchos de estos blogueros, generalmente eximios, no les falta quien les siga pinchando, a falta de módulo, a través del perfil. Me puedo imaginar la satisfacción que debe de producir el que alguien se tome esa molestia para seguirte. Debes de ser poco menos que su ídolo. A lo mejor me lo pienso y un día de éstos retiro el módulo.

Se han descrito muchos más comportamientos, como el de los blogueros, otra vez generalmente eximios, que abren al cabo de un tiempo un módulo de seguidores pero ¡jamás siguen a nadie! Digo yo que si no crees en esto del seguimiento tiene que ser ni p'alante ni p'atrás, ¿o es que no les gusta ningún otro blog?
Ahora mismo no se me ocurren otras argucias para alimentar nuestra vanidad usando el módulo de seguidores, pero seguro que hay muchas más. No sigo que con esta entrada corro el riesgo de hacerme algún enemigo o perder algún amigo (es broma, ¿cómo era? Ah, sí: ;-))))) - otra mariconada). Aquí lo dejo abierto, para que mis ilustres seguidores hagan las aportaciones pertinentes.

P.S. Como veo que estos temas dan para mucho queda inaugurada la etiqueta "Mariconadas blogueras".

57 comentarios:

maite mangas dijo...

Y qué me dices de ese día en el que abres el blog y ves que en vez de 55 seguidores tienes 54!!!...para la cosa del ego eso es mu malo...igual por eso algunos se quitan el módulo de seguidores.

Alejandro dijo...

Me estaba partiendo de risa porque me había parecido leer "el número de fofitos que decoran su blog..."

Ya veo que es un lapsus, pero habría quedado dabutem (¿consta ya en el Andurrialero?).

Ah, que se me pasaba, cuando termines de leer tu e-book me lo pasas, que jamás había tenido los dientes tan largos.

... y supongo que en estas mariconadas hablarás algún día de los premios que adornan algunos blogs y otras cosas por el estilo.

Alejandro dijo...

... y tiene razón Maite, que yo hasta he pensado hacerme una tabla excel con los seguidores que tengo para pasar lista, que hace poco tenía 41 y todavía no sé quién ha desertado.

José Miguel Ridao dijo...

Maite: una vez perdí dos de golpe, y lo malo es que no tenía ni idea de quiénes eran, porque no se guarda copia de lo que había. Yo me consuelo diciendo que el nivel de mi blog es demasiado elevado para ellos.

Hombre, Álex, cuanto tiempo (en el blog). No cambio lo de fofitos porque ya lo habéis leído, pero es mucho mejor. ¡No tenía dabútem! Te vi a pasá el e-book por las cajilas. Ese libro es infinito. Anoto lo de los premios, y se admiten más sugerencias. No sé dónde me meto, me van a correr a gorrazos. Seguidores pierdo seguro.

Un beso y un abrazo.

Alejandro dijo...

Por cierto, ¿qué me dices de la nueva manía de poner una lista de los libros que cogen polvo en vuestras mesillas de noche?

Vale que Ulises de para seis meses, pero ¿cómo puedes tardar tánto en acabar con el libro de Javier, que se devora en un par de sentadas (o acostadas)?

Yo también pensé hacer otra que adornara mi blog... donde presumiría de abrazarme con Morfeo cada noche en La Divina Comedia, que sería del todo falso pero quedaría muy bien. Al final decidí no hacerlo, qué necesidad de seguir perdiendo eximios seguidores por las vulgares lecturas que realizo cuando se me antoja.

Un poquito de autocaña, querido amigo.

José Miguel Ridao dijo...

Pues anda que el de Jurado... Bastante autocaña me doy, pero es que eso es cierto, están en mi mesita de noche, ¿qué le voy a hacer? ¿O es que no sabes que nos hemos quedado sin muchacha?

José Miguel Ridao dijo...

Ah, y no te lo creerás, pero hace un rato se me había ocurrido hacer una entrada sobre el particular, titulada libros blogueros, mesitas de noche blogueras o algo por el estilo.

José Miguel Ridao dijo...

Oye, Álex, esto de no pensar bien las cosas y tener que hacer un nuevo comentario no está nada mal, ya voy por 8 en la entrada. "Comentarios blogueros" ya está en la agenda.

José Miguel Ridao dijo...

Y 9...

José Miguel Ridao dijo...

Ya para redondear, que queda muy feo una sola cifra, son cosas de eximios (otra entrada: "eximios blogueros", que no "blogueros eximios").

maile dijo...

Pues como me ha dedo "un ataque de mala uva" por lo del e-libro, le descuadro los comentarios... once, y porque no creo que tenga premio... je je... ahora, que si quiere quitar lo de los "seguidores", lo quita y ya esta. Como lo de las visitas. Yo, a menos que cierre usted el blog, voy a seguir viniendo si no le importa, aunque la mayoria de las veces no diga ni esta boca es mia.

Felicidades por el regalito. ¿Era lo que queria, no?

Alejandro dijo...

Claro que lo sabía José Miguel, pero desconocía que leyera tanto tu muchacha.

A ver si le encalomas el de Joyce al tapicero y el de Coffey con leche al ruso (o al camarero) del restaurante de Fuenteheridos, que te queda más cerca de la mesilla de Aájar.

Para el e-book, siempre te quedará algún amigo dispuesto a adoptarlo.

maite mangas dijo...

Muchas veces los comentarios son mucho más interesantes que la propia entrada, que no quiero decir que sea este el caso. Me ha gustado el fenómeno braimstormig.

José Miguel Ridao dijo...

Álex: otra entrada: "El amigote bloguero", ése que trata de reventar las entradas y dejar a su amigo con el culo al aire, jeje. ¿Se te ocurre algún amigote común?

Maite: "brainstorming bloguero", gracias.

José Miguel Ridao dijo...

Perdona, Maile, no te había visto, me había atrapado la soga de Alejandro. Muchas gracias, es el mejor regalo (de adulto, claro) que me han traído los Reyes. Yo seguiré dándote la bienvenida, por supuesto.

José Miguel Ridao dijo...

Tiene guasa, que nadie se anima a pincharme como seguidor número 100... Venga, hombre, aunque sea con un perfil nuevo, cohone...

Elías dijo...

Buena, venga, va.
Ya me he hecho seguidor tuyo.
Que lo había pensao, no te creas, epro es que soy mu perro.
Pero ahora me lo has puesto a huevo.

Hala, ya somos cien. Te vamos a poner los andurriales que no va a caber el gentío.

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

¡Ole ahí, Elías! No creas, que esto tiene su importancia, cuando mis andurriales conquisten fronteras y reciban el óscar bloguero tú siempre podrás decir: ¡¡Yo hice el número 100!! Porque no sé diseñar premios de ésos que veo en muchos blogs (otra mariconada), que si no te endoso uno.

Gracias, y a ver si nos vemos con Mercurio de testigo.

Fernando Moral dijo...

Hay que ver la que has tenido que liar para ponerme en evidencia. Vaaale, ya me he hecho seguidor. Que jartible.

Un follo wer abrazo.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Ridao, ¡eres una maricona! y llevas dos días vacilando de blog.
A partir de hoy ni vengo más por aquí, ni te dejo comentario ni, por supuesto, me hago seguidor tuyo.
Me voy a mi blog, que aunque chiquitito, con pocas entradas, pocos comentarios y pocos seguidores es una monería, o sería mejor decir, una mariconada.
No sé, no sé, ya me he liado.
Venga ya, vacilón.

Alejandro dijo...

No sabrás diseñar premios, pero los otorgas como nadie... ¿y a ver quién osá hecerse el seguidor número cientocinco?

Alejandro dijo...

... y me siento ninguneado por alguno de tus comentaristas, querido José Miguel. Claro, es que he de reconocer que no tengo esa mirada.

¿Eras tú el cuarenta y uno, querido Fernando?

José Miguel Ridao dijo...

Joder, Fernando, pues yo hubiera jurado que ya eras seguidor mío, y lo digo sin coña. Claro, como te pasaste al lado oscuro...

¿Ti da cuén, Rafael? Bueno, para que no te enfades te doy otro premio cuando aprenda a hacerlos. Os vais a enterar todos...

Coño, Álex te vas a parecer a eresmicruz con los enlaces. Te respondo en un comentario aparte porque si abro el enlace de los cojones se me borra el texto, y así de paso tengo un comentario más.

José Miguel Ridao dijo...

Álex, no me entero de na. Explícate en público. ¿Quién te ningunea? ¿Y ese viento de arena? Está pa que te entierre enterito. Ira er Fernandito cómo le sopla. Ya me cuentas.

Te iba a dar un abrazo, pero estoy pensando que eso es otra mariconada. Ya tengo otra entrada: abrazos blogueros.

José Miguel Ridao dijo...

¡La que estamos montando! Y acabo de perdonar un premio al comentarista 24+1.

Alejandro dijo...

Yo también pensé que Fernando era seguidor mío y acabo de comprobar que ya no lo es.

¿Has visto bien el enlace?
Fernando es su primer seguidor... y con esos argumentos no podemos competir.

Ah, y cuando apague hoy el ordenador date por comentado para los próximos tres meses.

¿Te das cueén? Este es el comentario número veinticinco...

Alejandro dijo...

Eres un cacho de pan. Te has sacrificado para que no me lleve el premio.

¡Venga ese abrazo!, aunque sea una mariconada.

José Miguel Ridao dijo...

Ahí va, apañero. Uno está en todo.

José Miguel Ridao dijo...

He mirado el enlace un poco mejor. Así por la pinta debe de tratarse de la nieta de Fernando. Dale la enhorabuena cuando lo veas, escribe muy bien.

Fernando Moral dijo...

A ver, por partes:

Alejandro, deglúteme el bálano.
José Migel, deglútemelo a su vez.

Y ahora las explicaciones. Nunca me había llamdo la atención lo de seguir los blogues, así cada vez que me daba el punto seguía a alguien -tiene cojones que me apunté a Chop Poetry pero no a los Andurriales-. Ese fue el caso también de "Viento de Arena", que demostró su buen gusto pasándose por mi blog y claro, había que corresponder...

Ah, y yo no ninguneo a nadie, y menos a ti, uhmmm, ¿cómo era tu nombre? Ah sí, Alfredo, o no, Alejandro xDDDD

Abrazos a ambos,

Alejandro dijo...

Un abrazo, querido Armando.
Tampoco tienes tú mal gusto, hombre.

Ruben M. M. dijo...

Tienes mucha razón en lo que dices, pero es que la vanidad es difícil de alejar de la escritura. En el caso de los blogs, creo que de lo que más nos podemos fiar es de los comentarios...

Saludos.

José Miguel Ridao dijo...

Fernando, a ver si aprendemos a dar premios, te voy a tener que dar un curso intensivo. Oye, a ver si hacéis algún comentario a viento de arena, que he visto que la chiquilla está fartita.

Yo creo que ni eso, Rubén. Hay muchos blogs muy leídos sin comentarios apenas, bien porque las entradas no dan mucho pie o porque sus dueños nunca comentan en otros blogs, y como somos como somos...

Abrazos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

101 pichilla, 101¡¡¡

eutelia dijo...

Coño, ¿como es que no eres seguidor de mi blog?....¡Tienes de plazo hasta el lunes a las 12 de la medianoche o las fotitos de tus seguidores se convertirán en calabaza!

L.N.J. dijo...

He pensado varias veces en quitarlos a todos de un plumazo, pero claro, resultaría ingrata y desagradable. No por ello desprecio a nadie, todo lo contrario, mi adoración por el ser humano va más allá que una lista de seguidores.
Curioso que los quitara de un plumazo y dejara los pajarillos.

Por cierto, si sigues así ¿acabarás hablando de los contenidos de los blogs?...

Besos de una ingrata:

http://www.youtube.com/watch?v=oorDJZhQh1c

Me gusta esta canción, no viene a cuento, pero la dejo.

L.N.J. dijo...

Dices muchas verdades, camufladas, pero verdades como un piano. No te preocupes que no voy a poner la canción "El hombre del piano" de Ana Belén.

En fin...

José M. Martínez dijo...

José Miguel, en el caso de los módulos de seguidores, el límite numérico es de medio millón. El mío ha dado ya cuatro vueltas y ahora tiene 15 seguidores más. En total, cuatro millones quince... Y eso no es nada, ya te contaré cuando escribas la entrada dedicada a los seguidores a través de Facebook y Twitter.

El Naranjito dijo...

Amigo Ridao: lo mejor de los seguidores es cuando los concoces personalmente y te dicen eso de Quillo mamón, que te pasa que no escribes nada ultimamente. Y encima los muy siesos no se atreven a poner la fotito en el blog.
Ea, apunta la visita de hoy.

Alejandro dijo...

¡Coño, Fernando!... que no hacía falta que te hicieras seguidor mío, hombre.

Total, si estaba pensando en eliminar dicho módulo después de la caña que le estamos dando.

A ver cuándo alguien le echa huevos al asunto y elimina el módulo de entradas en su blog.

Alejandro dijo...

¡41 comentarios!... ya empatas con mis seguidores.

José Miguel Ridao dijo...

Hay que ver, yo poniendo a parir el módulo de seguidores y vosotros venga a decir que cuántos seguidorees tengo, que si ya llevo ciento uno, que si me siguen, que si no me siguen... Señores, aquí hemos venido a hablar de mi entrada, coño, joder, y como no se hable de mi entrada cierro el chiringuito y me voy.

José Miguel Ridao dijo...

¿Ti da cuen, Javier? Ya sentirás mi aliento en tu nuca...

Me vuelves a dejar acojonado, Eutelia, y más después de leerte lo de las religiones africanas ésas...

Menos mal que tú te refieres de pasada a la entrada, Lourdes. De los contenidos también puedo hablar, pero no sé si tendré cojones.

Creo que estás mintiendo, José María. Un tío que no es capaz de multiplicar medio millón por cuatro no puede tener tantos seguidores.

Es que no nos dejan escondernos, Naranjito. Tomo nota, es la visita 123.791 del día.

¡Eliminar el módulo de entradas! Qué gran idea, Álex. Eso sólo está al alcance del eximio entre los eximios, no me atrevo a tanto.

Abrazo número 254.192.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Jo, me pongo a ver el fútbol, luego de cena con mi mujer (ayer mis niñas fueron todas de fiesta de pijamas), me levanto, desayuno tranquilo y cuando abro bloguilandia, me encuentro cuarenta y tres comentarios en una entrada de sábado. Esa es otra, Ridao, que los sábados esto está más parao que el sueldo de los funcionarios, y hoy, bueno, ayer, has roto con otro tópico.
Por cierto, creo que me voy a quitar como seguidor de tu blog, para que experimentes qué se siente cuando alguien deja de seguirte...
Un abrachop.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Oh, has bajado a 100 seguidores. Yo sigo estando. ¿Qué habrá pasado?
Jejeje

José Miguel Ridao dijo...

¡Cooooooñó! Pero deja que piense... Creo recordar que había un bloguero tuyo, ex-compañero, de Marbella... Me llama la parienta, pero después corro a confirmar mis sospechas.

José Miguel Ridao dijo...

¡Te pillé, malandrín!

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

No basta con decirlo, hay que demostrarlo...

José Miguel Ridao dijo...

Mamón, has borrado las pruebas...

José Miguel Ridao dijo...

Qué coño, me voy a quedar yo sin mis 50 comentarios...

Alejandro dijo...

Estoy indignado. Vuelvo a tener cuarenta seguidores y esta vez no ha sido Fernando.

Todavía no me he confeccionado la tabla de Excel, pero a este creo que lo he pillao.

Estos seguro que antes figuraba la foto de un tal Virgilio, que creo era amigo de alguien que figura por ahí arriba.

Es una pena perderlo, pues nos lo pasamos en grande hace casi dos años, aquella gloriosa tarde con Lord Byron y Rosita de Pitiminí.

José Miguel Ridao dijo...

Desde luego, estos modernos se llevan todo por delanre. Es como derribar el Acueducto de Segovia.

Liliana G. dijo...

Pero Ridao, no hay una que te venga bien... que si te siguen es por figurar, que si no te siguen es porque no siguen a nadie, menos prejuicios, hombre, que esto de los seguidores es un cariño al ego nada más, eso sí, sin condicionamientos.

A propósito, a ver cuándo veo tu sombrero apuntado entre los míos, que no me siga el Ridao es un bajonazo.
Ah, y lo de las mariconadas, me encanta ;)

Besotes.

(Ridao, estos blogs deberían tener audio para que podiéramos dejar los comentarios hablados, sería genial.)

José Miguel Ridao dijo...

¿Cómo, que no te sigo? ¿Qué no está mi sombrero en tus dominios? Eso no pue sé, ahora mismo voy p'allá y desfago el entuerto.

Oye, lo del audio sería un punto, yo cuando te leo me parece estar escuchando el acento argentino.

Besos.

Liliana G. dijo...

Y yo te escucho españolísimo, cosa que me encanta. Claro que si tuviéramos audio deberías escucharme reír como una gallina clueca, jajajaja

edy dijo...

Verdades como puño Jose Miguel,jajaja.

Yo los llamo los figurantes en lugar de seguidores,suelen comentar los no seguidores ,que los que estan,un saludo,el articulo está muy bueno.

José Miguel Ridao dijo...

Bueno, Liliana, lo ecualizamos y sale un ruiseñor.

Bienvenida, Edy. Está bien eso de figurantes. Alguien podría inventar un tiro al blanco con el módulo de seguidores, con sus ruiditos al caer y demás parafernalia. A mí me tendrían que acertar en el sombrero.

Besos.