miércoles, 2 de marzo de 2011

Fe vs. Ética


Nunca he creído en la verdad revelada; en primer lugar, porque a mí no se me ha mostrado, pero es que además me río yo de esa revelación. No concibo un Dios caprichoso, eligiendo quién sí y quién no recibirá su divino mensaje, ni tampoco entiendo que se reciban revelaciones distintas dependiendo de la comunidad en donde se haya ido a nacer. La revelación me suena a patraña, a un invento de los hombres, en lugar de un don caído del cielo. Yo dudo de la existencia de Dios, y en ello baso toda mi creencia, en la duda. Si ahora mismo cayera sobre mí un rayo divino cambiaría mi discurso, pero no existen tales rayos; lo que hay son sentimientos humanos, comprensibles dado el desamparo que sentimos en este mundo absurdo y cruel.

El hombre posee un único instrumento para enfrentarse con el misterio, que no es otro que la razón. La fe es un autoengaño, un cerrar los ojos frente a lo que no se comprende, una agarradera inmaterial que permite a los hombres tomar aire, creerse parte del juego cósmico en lugar de piezas inanimadas. Nada que objetar, siempre que sea para bien, pero por desgracia se cometen tropelías en el nombre de la fe: desde la época de las cruzadas hasta los tiempos actuales de yihad la fe ha destruido más que sembrado; por eso prefiero la razón, especialmente la razón contenida por la Ética. Los buenos sentimientos son universales, y no son patrimonio de ninguna religión. La vida de Jesús fue admirable, haciendo el bien al prójimo, y sus enseñanzas son dignas de seguir, como las de tantos hombres buenos que han dejado su huella, abanderando o no una religión. Yo quisiera que no hubiese más estandartes, que no se confrontaran santos, que los esfuerzos se concentrasen en hacer el bien, y no en levantar templos ni erigir nuevos cultos. Si el hombre es lobo para el hombre, eso no lo va a arreglar ninguna religión, sino más bien al revés, porque el fanatismo es muchas veces consecuencia del culto, se quiera o no, y por cada diez creyentes nueve serán comedidos, pero habrá siempre un fanático que hará más daño que el bien de los otros nueve juntos.

Hacen falta hombres buenos, no hombres píos. Esta sociedad que tenemos que tantas protestas levanta entre los hombres justos, no se va arreglar desde el cristianismo, ni desde el judaísmo, ni desde el islam. Ninguna religión mejorará el mundo; como mucho confortará el alma de sus practicantes. En nuestras manos está cambiar la cloaca en la que a veces parece que vivimos. Educación, Ética, bondad... Eso es lo que se busca, y hay más de lo que parece: hombres buenos, intrínsicamente buenos y también educados para ser buenos. Parece una utopía, pero en ella radica la salvación del hombre, o al menos la salvación del hombre en la Tierra. De la salvación en el Cielo... que cada uno se ocupe como pueda.

30 comentarios:

Javier dijo...

Amén, Ridao, aunque mucho me temo que tu reflexión es como los mensajes en las botellas, sólo que en este caso la botella ni siquiera tiene tapón... Miles de millones de seres necesitan, como bien dices, creer, y no cabe la razón en su bagaje, porque ni saben qué cosa es ni se ha ocupado nadie, nunca, de enseñárselo. El catecismo, de cualquier religión o secta (todas sectas a la postre) sí lo han aprendido, pero el conocimiento no, y el sentido común, tampoco. No lo necesitan. Pero tienen fe en que algún día alcanzarán el paraíso.

Conozco creyentes que son buenas personas, y ateos muy malos. Y viceversa. Ser honesto y, con permiso de Machado, en el buen sentido de la palabra, bueno, no es por tanto cuestión de fe, sino de bondad. Precisamente la que ninguna religión enseña...

Un abrazo

Elías dijo...

Sí señor, Ridao, la razón ante la fe. No hay otra.
Y la bondad -esa cosa tan rara- será lo único que nos salve.
mal que les pese a muchos.
Se puede decir más alto, pero no más claro.

Chapeau.

Abrazo.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
¡Si hasta me dan ganas de meterme a la secta que estás a punto de crear!
Salu2.

José María JURADO dijo...

Como los jacobinos y los bolcheviques a la sangre por la etica. La razon no le ha dado casi nada al hombre solo tecnica y salud, te aconsejo la lectura de pascal . Queda con Dios

José María JURADO dijo...

"La fe ha destruido más que sembrado".

Esto, en el arte, por ejemplo, no es ni ha sido así.

¿Cómo se le explica esto a Miguel Ángel?

La fe no es irracional, cuando lo es, se trata de superstición.

Superstición vs Ética es un título mejor.

Abrazos.

José M. Martínez dijo...

No me j... José Miguel. La poesía de san Juan de la Cruz sólo se entiende desde su piedad y desde su fe. Esa poesía sólo la puede escribir alguien con fe en un Dios real y una experiencia real de ese Dios. Por si fuera poco Juan de Yepes era un tío con los cataplines bien puestos... Un abrazo.

NGG dijo...

Lección de su amigo Jesús( no el de Nazaret ) a Ridao ( el Bacalao )

http://www.youtube.com/watch?v=7HaQE5EcOxw

(Con cariño)
El carajazo existencial
que te acabas de dar,
querido amigo,
de calibre monumental.

Fernando Moral dijo...

Ante la mayor parte de tu razonamiento se podría estar de acuerdo o no, así que no lo discuto. Pero hay un par de cosillas que no las veo bien basadas, a saber:
La primera -en tono jocoso- es que si te cayera un rayo, no podrías cambiar el discurso (a menos que fueras un trozo de carbón discursivo xD). Y la segunda -ya más en serio-, que la razón y la ética no pueden convivir, son contrapuestas porque la razón se basa en lo que sabemos a ciencia cierta del hombre, sus orígenes y su desarrollo hasta estos días. De ahí extraemos que la leyes éticas proceden del presunto carácter social del ser humano; digo "presunto" porque todos los animales que viven socialmente -y eso incluye al hombre- en realidad buscan el beneficio individual, la garantía de transmisión de los genes propios y no la supervivencia de los prójimos. Un ejemplo de ello es que en todas las manadas de mamíferos hay machos y hembras "alfa", en las abejas y hormigas hay reinas, etc... ¿Y por qué la sociedad humana es diferente a esas? ¿Por qué no andamos todos los machos intentando copular con todas las hembras posibles -con fines reproductivos, quiero decir ;)-? ¿Por que tendemos a eliminar la Darwiniana ley del "más preparado"? Pues simplemente porque somos diferentes. La sociedad humana necesita otras leyes directivas que no sean las naturales, y estas leyes han procedido tradicionalmente de la religión. La ética no es más que una versión laica de lo mismo, de la necesidad humana de regirse por reglas no naturales y por tanto irracionales. Así que fe y ética son dos caras de la misma moneda. Ambas se enfrentan a la razón. Ahí en medio sí que está ese "versus" que apuntas en el título de la entrada.

Dicho lo cual, un abrazo y que te pique un pollo el iridaider.

Muñoz Escasso dijo...

ostia, que nivel, Maribel.A ver si no hacemos mucho el ridi.
Creo que Ridao comienza con una verdad como un templo. "No creo en la verdad revelada".Yo tampoco.La fe como don es algo inconcebible.
La fe si que creo que exige en algún momento un "salto irracional" y responde sin lugar a dudas al instinto de supervivencia del hombre; y a la necesidad de dar respuestas a campos oscuros,(aún)para el conocimiento humano.
La razón, en mi humilde opinión, a traves de la ciencia, ha ido acorralando intelectualmente a la fe.
Y el proceso por desgracia me parece irreversible.
La grandeza del Cristianismo y de Cristo, es precisamente ese intento de humanizar la religión, Dios se hace hombre y vive como hombre. Digamos que de alguna manera podríamos entender ese hecho como el momento en que fe y ética pueden llegar a tocarse.
Respecto a si la fe ha creado o a ha destruido más, creo que nunca seremos capaces de saberlo.Los efectos devastadores son de sobra conocidos; los positivos quizás pasen más desapercibidos.(Espiritualidad del hombre, influencia ética de la figura de Jesús, compromiso social que ha impregnado en muchos hombres, esperanza...)
El arte y la cultura me parecen bienes o beneficios colaterales.La iglesia no fue fundada por Cristo para ser una depositaria de un legado cultural o para inspirar a genios maravillosos.Cristo de momento no ha logrado que nos amemos los unos a los otros como él nos amó.
A Dios en todo caso no se le puede felicitar por su trabajo como Creador.
Solo veo algo de luz en el discurso de Moral.
Siempre digo lo mismo:mi esperanza es la sabiduría de algunos creyentes.

José Miguel Ridao dijo...

Javier: lo que comentas sobre la irracionalidad de algunos creyentes y la atracción que ejerce el paraíso prometido es por desgracia muy común en el islam, y lleva al fanatismo más destructivo, como estamos comprobando. Y desde luego hay personas buenas de todos los credos o no credos, no veo una relación entre fe y bondad.

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Elías. Esperemos que llegue esa salvación; lo más que se puede hacer, en mi opinión, es dar ejemplo.

Abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Pues apúntate, Dyhego, y ven preparado, que al que no piense como nosotros lo vamos a liquidar, y sólo vamos a quedar los buenos.

Un abrazo sectario.

José Miguel Ridao dijo...

José María: los jacobinos y los bolcheviques fueron mucho más dañinos que los cruzados, y más crueles que los oficiantes en los autos de fe. Yo no quiero una revolución, Dios (o dios) me libre, sino que la bondad y los buenos sentimientos se vayan extendiendo como una mancha de aceite. Ya sé que es una utopía, pero es el único camino, y creo que sólo se llega a él a través de la educación, en la escuela y, sobre todo, en la familia, la institución más importante y más influyente en el hombre.

Me dejas con la intriga sobre Pascal...

José Miguel Ridao dijo...

Se me olvidaba lo del arte: por supuesto que ahí no es así, me refería a otros campos. No he visto nada más fructífero para el arte y la inspiración que la fe.

Cuando digo que la fe es irracional me refiero a que no parte de la razón, sino que tiene un origen externo, divino. Vamos, que es un don que sólo alcanza a algunos. No equiparo fe a superstición, por supuesto.

Suerte en Moguer, y mucho cuidado con el fantasma de Platero...

José Miguel Ridao dijo...

José María 2 (por orden de aparición): estoy de acuerdo en que sin una fe auténtica San Juan de la Cruz no podría haber escrito su magnífica obra, pero esa fe era auténtica para él, su autenticidad universal es más discutible, ¿quién lo sabe? Los creyentes están seguros, los agnósticos como yo dudamos, y los ateos están seguros de que no. Las certezas me escaman.

Un abrazo, estoy tomando nota de tus reseñas.

José Miguel Ridao dijo...

Amo a ve, NGG, el hortelano ése no me da a mí lecciones. Bueno, de Economía un poquito, pero ya está, que va de sobrao por la vida. Hoy no me he puesto existencial; al revés, cuando hablo de estos temas siempre estoy lúcido, y conduzco sin salirme de la carretera. Otra cosa son algunos poemas, y algunos apuntitos que ni Sartre...

Un abrazo, todavía me acuerdo del burro del vídeo. ¡Qué dolor!

José Miguel Ridao dijo...

Fernando: no estoy de acuerdo: los rayos divinos no matan, sino que iluminan, trascienden, elevan, te llenan de gozo... ¡son rayos orgásmicos!

Me convence tu discurso sobre razón y ética en cuanto a que la ética no procede de la razón, pero discrepo en que fe y ética sean dos caras de la misma moneda, que la ética proceda casi siempre de la religión, o de la fe. Veo una separación clara entre ambas. Pero vamos, que como lo has argumentado muy bien, por esta vez te perdono la vida, y hasta puede que te preste mi i-ridáider la próxima vez que nos veamos.

José Miguel Ridao dijo...

Me quito el sombrero de la foto, Escasso, que ahí todavía tenía pelo. No puedo estar más de acuerdo. Ahí queda tu comentario, que merece rango de entrada. ¡Ábrete un blog!

Un abrasso.

Fernando Moral dijo...

Je, je, je, más leña al fuego:

Este es un curiosísimo caso que ejemplifica lo que decía antes. Ese señor, que según Darwin solo cumplía con su obligación, fue repudiado socialmente (no podía ser de otra forma, claro) y sentenciado a cinco años de prisión. Que alguien con la razón por delante me explique por qué.

Rocío. dijo...

Ridao chiquillo,aquí ya me está dando corte escrbí,porque escribe gente e muuuucho nivel,y ya me veo desnivelá,pero bueno intentaré dar mi opinión,opinativa,yo en dios,no creo,será poruq nunca lo he visto,y porque cuándo lo he necesitado,nunca asomó la cabeza,ni siquiera pa decirme:hasta luego,lucas,tengo un tío que es monseñor,al que un día preginté quien era dios,y me dijo:ese al que cuando llamas,te dá la callada por respuesta,así que eso es lo que hay,de todas formas,creo que la gente que cree en dios,tiene a donde agarrarse,yo solo me agarro a mi misma,eso sí,me dá mucha fuerza,ya estoy como super-woman.
Lo de la gente buena,creo que eso se lleva en los genes,o en la manera de entender la vida,y por supuesto,no hay que ser piadoso,para ser buena persona,sinó serlo sin más,sin tener que creer,en ningun vínculo religioso,ni moral,se es bueno,porque se lleva en la sangre,y ná más.
Bueno,Ridao,solo decirte que me encanta como escribes,los temas que tocas,como los despliegas,y como nos aguantas,eres un fenómeno,Ridao.
Un beso católico,apóstolico y romano.

José Miguel Ridao dijo...

Fernando: ese tío es un moustro, un pichabrava, lástima de valores imperantes ahora, en la Edad Media sería el rey de la tribu.

Afueraparte bromas, la ética va evolucionando. Estoy de acuerdo contigo en que no es razón, pero de ahí a que provenga de la fe... La ética es mayormente laica, y emana del comportamiento social del hombre, como tú bien has dicho. Yo la veo mucho más cerca de la razón que de la fe, la fe lo que quiere es imponer su propia ética a todo el mundo, por su cara bonita, y no por evolución social.

¡Los muertos de Savonarola!

José Miguel Ridao dijo...

Rocío, te iba a decir que me agarres el banano, pero como queda muy basto no lo digo, ea. Que sea la última vez que acabas un comentario en "ano". Después te contesto, que estoy mu liao...

José Miguel Ridao dijo...

Bananos romanos aparte, veo que sintonizas conmigo 100%, y que eres de las buenas, como yo, jeje (ser bueno no quita para hacer de cabroncete de vez en cuando). Yo no soy superman, pero lo intento. Con quedarme en macho-man me conformo.

Un beso machomanero.

José Miguel Ridao dijo...

Ah, y gracias por las flores; las pongo ahora mismo en remojo en un jarroncito.

soylapaqui.com dijo...

Ridao,cariño,yo si que creo en dios,por eso estoy to el día rezandole a ver si me toca la primitiva,y tengo una fe,en que me toque,que cualquier día doy el campanazo y me presento en tu pueblo,montá en la limusina,y hasta te dejaré montarte,y darte un paseo por to el pueblo,yo es que soy mu buena.

eres_mi_cruz dijo...

con la fe del tamaño de un grano de mostaza moverías montañas...

yo, que he movido unas cuantas, te diré que sólo cambiarle la punta a la máquina de pilotaje sale a 400€ la hora, y no estamos hablando de la broca de un black&decker...

vale, ni para mover una montaña da mi fe...
pero el Tío existe... casi seguro, ridao...

Mery dijo...

QUé materia tan difícil y a la vez apasionante para una buena discusión.
El lunes pasado estuve en una conferencia sobre "La existencia de Dios através de las Matemáticas" que en realidad hubiera dado para 20 conferencias.
En ella se habló de algún matemático que tuvo una revelación y transformó su vida, etc, etc.
Sea como sea, imposible de tratar en un simple comentario en tu blog.

Eso sí, la sociedad debe avanzar y mejorar con hombres buenos, sean píos o no. Que se imponga el sentido común, la bondad y la excelencia antes que cualquier creencia religiosa.

José Miguel Ridao dijo...

Paqui: la limusina no entra por las calles, pero lo que hacemos es dejarla aparcada en toa mi puerta un día enterito, y yo venga a entrar y salir.

eresmicruz: me acuerdo de esa emocionante entrada. En ese "casi" está la madre del cordero.

Qué interesante, Mery, Dios y matemáticas. Me habría encantado asistir.

Besos y tal...

Rodolfo Plata dijo...

LA PAIDEIA GRIEGA DE CRISTO: La semana santa es tiempo de recogimiento, meditación, ejercicios espirituales y rectificación: La paideia griega tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), a fin de prevenir y curar las enfermedades del alma. El educador, utilizando el discurso filosófico y la discusión de casos y ejemplos prácticos, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo coincide cien por ciento con el currículo y objetivo de la filosofía griega. Y por su autentico valor pedagógico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el currículo y la metodología de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). Meta que no se ha logrado debido que la teología judeo cristiana fruto de la unión de la paideia de Cristo con Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ Es tiempo de rectificar y retomar la paideia griega de Cristo, separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su teología fantástica que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

José Miguel Ridao dijo...

Gracias por la aportación; es muy interesante.