martes, 8 de marzo de 2011

Scènes de la vie de politique


Ofrezco hoy cinco entrañables escenas, a modo de cuadros costumbristas de nuestra clase política.


1. Ese pedazo de político municipal en la oposición que aparece con unos papeles en la mano rodeado de unos vecinos a los que va a resolver en un periquete los inveterados problemas del barrio, o en un parque convertido en yoncódromo asegurando que lo va a mutar en un vergel donde podrán ir a solazarse sus señores votantes.

2. Ese fistro de jefe del político anterior en una entrevista televisiva enumerando uno a uno los problemas del país, de los que conoce con absoluta precisión las soluciones correspondientes y cómo llevarlas a cabo, en un escenario más parecido a un teorema matemático que a la realidad económica y social.

3. Ese torpedo de político, ahora en el ejercicio del poder, que ofrece una rueda de prensa con las medidas económicas que tomará el gobierno para salir de la crisis, y que insulta a la inteligencia de los estudiantes de primer curso de la facultad de ciencias económicas, pero que el público, lego y complaciente, se traga sin pestañear.

4. Ese cobarde de la pradera de político que aún no se ha enterado de que Marx se ha muerto, y también Lenin, y Stalin, y Trotski, y el que asesinó a Trotski, pero sigue erre que erre con que el capitalismo es una lacra, y que llegará un día en que todos los hombres serán iguales (de pobres), y en esto que le pillan in fraganti jartándose de langostinos con dinero público.

5. Ese pecadorrr de político-cacique que lleva en el poder desde el día después de la muerte de Franco que contrata a sus tíos, sobrinos, cuñados y concuñados en la empresa pública que dirige su hermano, y que tiene como único proveedor a una empresa fundada por su padre con una subvención de cien millones de pesetas de la época... Y lo va contando a quien le quiere oír... Y sale por televisión, el tío, desmintiendo las acusaciones de corrupción... Y todo porque sabe que le seguirán votando, caiga quien caiga.

C'est pas adorable, ça?

6 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Así(n) na más.
Un abrachop.

José Miguel Ridao dijo...

Mirmamente...

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

No puedor, no puedor.
¡Cobarde!

José Miguel Ridao dijo...

Jandemooooorrrrr

Mery dijo...

¡Por la gloria de mi madrerr!
Te digo trigo por no llamarte Rodrigorr

José Miguel Ridao dijo...

Se me había olvidado, porlagloriamimadre, que a los políticos los enchironaba a todos.