miércoles, 23 de marzo de 2011

Trapielleando

Llevo un tiempo metiéndome mucho con Trapiello, pero en realidad es de boquilla; estoy enganchado a sus diarios, que escribe con un estilo desenfadado y muchas veces cáustico. Casi siempre habla de su relación con la literatura, con editores, con otros autores... (¿de qué iba a escribir si no, él que confiesa trabajar dieciséis horas diarias?). No deja títere con cabeza. Aunque de vez en cuando hay palabras amables para algunos de los que se cruzan en su camino, casi siempre les dedica párrafos cargados de veneno. Me pregunto qué sentirán los retratados cuando lean el diario, unos años después del suceso que se relata. Algunos son encuentros muy esporádicos, por ejemplo con el propietario de un negocio que no le trató con la consideración debida a su plebeya excelsitud, con el señor de Baeza que ha consagrado su vida a reproducir a escala pétrea los monumentos de su ciudad o con unos operarios municipales a los que ofreció sin éxito diez mil pesetas si trepaban a un árbol para cortarle una flor de magnolio (también habla de que su quehacer literario es "pobrete", por lo que a uno le sorprende tamaña magnanimidad). Uno piensa que a más de uno le entrarán ganas de estrangularle, por muchas iniciales que ponga para camuflar sus víctimas, porque ésa es otra, utiliza unas letras supuestamente misteriosas y después da pelos y señales del retratado. Por ejemplo, pone a parir sin piedad a un tal O.P., dice que es mejicano, que recibió el Nobel y que ha creado un estilo octaviopacístico. Y así con muchos personajes, a los que somete a tortura diarística con efectos retardados, recreándose no sólo en sus defectos literarios, sino también cebándose en detalles personales como lo gordos que están o el dinero que gastan en antidepresivos. Uno, qué quieren que les diga, se lo pasa pipa leyendo estas lindezas, y tratando de adivinar, wikipedia en mano, quién se esconde detrás de cada inicial, eso sí, todo con un estilo impecable (dejando aparte la abundancia de unos), pero también siente uno cierta tristeza ante el muestrario de miserias desplegado, que confirma la podredumbre del gremio de los que enarbolan la pluma, los que critican a los plumíferos y los que consagran sus dineros a revestir de celulosa las ocurrencias del personal. Y uno tiene la certidumbre de que el autor de estos diarios no es ajeno, ni mucho menos, a tanta purulencia. Ante este panorama, uno no siente demasiados remordimientos al dedicar al ínclito escritor leonés estas humildes entradas, fruto (y no es coña) de la admiración de uno por su obra.

7 comentarios:

eres_mi_cruz dijo...

yo te untaré mis obras con tocino
porque no me las muerdas, Gongorilla,
perro de los ingenios de Castilla,
docto en pullas, cual mozo de camino...


cierto nivel sería exigible, compañero...
lo de hoy (y desde entonces) es un puro literateo... puñaladas trapiellas entre hijos de un editor menor... comepollismo blogueriano 50+ comentarios... con lo que costó desengancharse al salsa rosa y a las tetas de Carmen Alcaide...

entonces el uno este dices que se dedica a la literatura... me lo has vendido tan bien que me voy a descargar algo suyo...
feliz año nuevo, ridao... no sé lo que me digo...

José Miguel Ridao dijo...

¡Feliz año, eres mi cruz! Un 23 de marzo como éste, hace un año, fue también un día inolvidable.

Alejandro dijo...

No hace falta que a nadie le entren ganas de estrangularle porque bien podría hacerlo uno mismo (Trapiello, no yo se entienede) con las manazas que tiene.

Lo de O.P. me recuerda a los concursos de la tele en la que piden que se mande un mensaje al 555555555 respondiendo por la ciudad del sur de España por la que pasa el Guadalquivir cerca de la Giralda.

Alejandro dijo...

Y con el permiso del propietario y moderador de esta santa casa:

Menudo mamonazo estás hecho, eresmicruz. No creo que pueda perdonarte que enlaces en mi blog con la Bermúdez y en de Ridao con la Alcaide.

Ni punto de comparación desde el modesto entender de uno (aquí da igual a que uno me refiera, porque supongo que Trapiello será de carne y hueso también).

eres_mi_cruz dijo...

completamente inolvidable, ridao... nadie daba un duro por ti, nadie creyó que lo conseguirías y lo hiciste... c2c y 1 palito... plantaste una pica en Flandes...
y que plantes muchas más, felicidades de nuevo...

lo siento, alejandro... pero yo es que veo en la divergencia el camino de la perdición... relincho cual caballo recelador... iiiiiiinhi-hi-hi!!!...

Alejandro dijo...

Aclarado lo de la divergencia, eresmicruz, y te agradezco que seas tan explícito en tus argumentaciones.

Aun así, prefiero a la otra... y creo que mi chiquillo también, porque nunca había visto a nadie bizco por partida doble.

José Miguel Ridao dijo...

Menudo intercambio. No me quedo con ninguna, hay que ver el mal gusto que tenéis, hombre, con la de tías buenas que hay por ahí floreciendo en primavera. Yo mismo estoy bastante mejor, como se ve en la foto que he puesto en los comentarios de mi última entrada.