miércoles, 23 de marzo de 2011

Setas indigestas


Por si alguien no lo sabe, en Sevilla están terminando de instalar una especie de setas mastodónticas y ultramodernas en pleno centro histórico, junto a edificios centenarios. Esto podría ser más o menos discutible, con un debate entre los mal llamados vanguardistas y los bien llamados rancios sevillanos, pero cuando conocemos el coste de los puñeteros honguitos, con un presupuesto inicial de cincuenta millones de euros que se ha multiplicado por dos por arte de birlibirloque ("imprevistos", le llaman nuestros amados políticos municipales), hasta la bonita cifra de cien millones de leuritos, ya no hay debate que valga. No hay más que comparar el pretendido "valor añadido" de esta obra para la ciudad con su coste de construcción más el de mantenimiento de tamaño engendro, que como es tan moderno requerirá unos cuidados propios de cirujanos plásticos. A todo esto hay que sumar la lamentable situación de muchos servicios públicos indispensables para los ciudadanos, así como el creciente desempleo causado por la crisis. Las setas de la Encarnación no son otra cosa que un monumento a la obscenidad, a la incompetencia y a la impunidad de unos mandamases públicos que gastan el dinero de los sevillanos en algo que sólo beneficia a la empresa constructora y al ultralaureado arquitecto alemán que las diseñó, que el pobrecito no tiene para comer.

P.S. Digo yo que alguien se llevará algún regalo calentito (y no churros, precisamente), pues son muchas manos las que se encargan de contratar tantos detalles de una obra como ésta. Con el manejo de cien millones de euros habrá algunos leaks, que goterán lentamente en las relucientes calvas de los munícipes. Que baje Julian Assange y lo vea.


P.P.S. Se me olvidaba: los políticos están gastándose un pastón en turnos dobles y horas extraordinarias para inaugurar las setas justo el día que marca como límite la ley electoral. Eso sí, después continuarán las obras durante al menos tres meses.

12 comentarios:

Ignacio dijo...

http://arkesis.blogspot.com/2008/08/y-mirar-lo-hecho-y-decir-dios-mo-es-el.html

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
¿Serán setas con "ERE"?
Salu2

José Miguel Ridao dijo...

No había caído en lo de los áticos, Ignacio. Lo más gordo es que, ahora que falta poco para que se terminen, oigo a muchos sevillanos alabarlas, y olvidan todo: el coste, el impacto, el perjuicio a vecinos... Muchas veces pienso que tenemos lo que nos merecemos. Tengo pendiente de lectura tu novela, no creas que lo he olvidado.

Unos gilipollas sin ERE es lo que son, Dyhego. Ojalá hicieran un ERE en el ayuntamiento. Se iban a acabar por un tiempo nuestros males.

Abrazos.

Liliana G. dijo...

Pero... ¿están hechas de oro 24? ¿O por dentro tienen confiterías, shopping, galerías de arte y misceláneas varias?
¡Qué abuso! Para colmo son horribles... (en Buenos Aires, tenemos una flor gigantísima, que supuestamente se cierra y se abre con el sol, tan horrible como las setas)
Yo creo, Ridao, que los políticos deben regirse por el ESINCO, Estatuto Internacional Corrupto. No hay país que se libre de estos sujetos ni de sus manejos.

Besos.

Mery dijo...

No me digas que están estropeando el centro de Sevilla con estas setas venenosas.
Me dejas de piedra.

Alejandro dijo...

Desde hace tiempo le debo otra entrada a las dichosas setas de la Encarnación, pero la pereza (propia y la que me da dedicarle parte de mi tiempo a los mangamases mucicipales) me ha podido.

Pronto caerá, que manada huevos que ahora anuncien su inauguración confirmando que los harán dos meses antes de que concluyan las obras.

José Miguel Ridao dijo...

No creo, Liliana, el material es mucho más caro que el oro, vista la factura. Tienes razón, no se libra nadie.

Pues sí, Mery, en la mismita plaza de la Encarnación. Las setas se codean ahora con la iglesia de la Anunciación.

A ver si te lanzas, Álex, y las despellejas con conocimiento de causa arquitectónica.

Abrazos faloideos (por la seta, no penséis mal).

Sara dijo...

Cuidaito, José Miguel, que uno de los arquitectos berlineses cradores de este proyecto es mi cuñao!!! ;) Pero bromas aparte (y lealtades familiares) creo que tienes toda la razón...

José Miguel Ridao dijo...

Vaya nivel, Sara. Es el que menos culpa tiene; se presentó a un concurso y lo ganó. Dile de mi parte que diseñe unas setitas tamaño farola y las plante delante de la casa de Monteserrín, con un mirador en lo alto para que la gente vaya a verle en calzoncillos.

Sara dijo...

Jajajaja! Qué gamberrada más buena!!

Rocío. dijo...

Hay que vé Ridao,el peazo seta,que os van a poné en Sevilla,que envidia me dá,yo voy a vé si ponen una tambén en Málaga,aquí en la puerta de mi casa,pa que me sombra,cuándo yo salga,¡que pechá de chorradas Ridao!,gastarse ese dineral en la seta,pero como dicen por aquí:hay gente pa tó.
Un beso setero.

José Miguel Ridao dijo...

El Monteserrín se merece eso y mucho más, Sara.

Rocío: hay gente pa to, con el dinero de tos, que es lo malo.

Dos besos.